Formación para una educación virtual de calidad en Venezuela en tiempos de pandemia

La formación virtual, es formación centrada en el estudiante donde existe una separación espacio-temporal con el tutor virtual, estableciéndose una comunicación didáctica, motivadora de un aprendizaje significativo, independiente y colaborativo, realizándose este proceso, a través del ecosistema tecnológico provisto por el desarrollo de las Tecnologías de la Información y de la Comunicación (TIC) en el aula virtual.

Generaciones de la formación virtual

La formación virtual ha evolucionado considerablemente en los últimos años pudiéndose definir tres grandes generaciones como son (García Peñalvo & Seoane Pardo1):

(1) Primera generación. Marcada por el surgimiento de los Sistemas de Gestión del Aprendizaje (LMS, Learning Management System), centrados en los contenidos digitales y menos en la interacción, con mayor inclinación por el entorno tecnológico que por las connotaciones pedagógicas. Define la formación virtual, como una enseñanza a distancia caracterizada por una separación tutor virtual-estudiante, con encuentros puntuales, en los que predomina una comunicación bidireccional asíncrona, utilizando Internet como medio de comunicación y de distribución del conocimiento, de tal manera que el alumno es el centro de una formación independiente al tener que gestionar su propio aprendizaje.

(2) Segunda generación. En alianza con el paradigma de la Web 2.0, pone énfasis en el factor humano privilegiando la interacción entre pares y la comunicación entre tutor virtual-estudiantes. Se desarrollan la interacción y el trabajo colaborativo como elementos catalizadores del aprendizaje, lográndose de manera efectiva mediante la colaboración entre los estudiantes. Una mayor interacción produce una mayor cantidad de información que puede ser utilizada en provecho de la toma de decisiones. Por otra parte, los LMS evolucionan para soportar la flexibilidad, movilidad, interoperabilidad y socialización, a nivel de la información y el conocimiento.

(3) Tercera generación. Rompe con el concepto de LMS como elemento monolítico y único responsable de la funcionalidad para la formación virtual. Con la aparición de la Web 2.0 y las herramientas de carácter social, aparece el concepto de ecosistema tecnológico de aprendizaje, que permita facilitar al máximo la interacción, ofreciendo una mayor flexibilidad didáctica para el tutor virtual. Los servicios web de estos ecosistemas se ponen a la disposición de los diferentes actores involucrados en los procesos de enseñanza y aprendizaje, integrándose de una forma transparente en los diseños instruccionales y en las diferentes actividades de aprendizaje.

Tipos de formación virtual

Los elementos que favorecen la formación virtual son (Seoane Pardo &García Peñalvo2): autoformación, como formación virtual sin tutorías mediante el autoaprendizaje, que tiene su mayor expresión en los Cursos en Línea Masivos y Abiertos (MOOC, Massive Open On Line Courses), definidos como cursos a distancia con una participación ilimitada, flexible, abierta y accesible a cualquier usuario vía Internet; teleformación o formación en línea, como formación virtual con tutoría, que otorga una gran importancia a la función del tutor virtual, en el diseño de la actividad, la monitorización del aprendizaje, la evaluación de las competencias adquiridas, así como la evaluación de la propia actividad formativa. Finalmente, la formación mixta, como formación virtual-presencial, con secciones presenciales previamente acordadas entre el tutor virtual y los estudiantes.

Elementos que garantizan la formación virtual

Los elementos que garantizan la formación virtual quedan definidos de la siguiente manera (AENOR3): acción formativa; como la actividad, producto o proceso de enseñanza y aprendizaje, cuya finalidad es que los estudiantes adquieran conocimientos y habilidades; contenidos digitales, que contempla el desarrollo de los temas objeto de una acción formativa a través de elementos textuales, gráficos, animaciones, audiovisuales, entre otros; así como, plataforma de educación virtual (LMS), como el conjunto de herramientas informáticas que sirven de soporte a la formación virtual.

Adicionalmente, en el proceso de diseño y desarrollo de una acción formativa de calidad es indispensable contar con un diseño instruccional (DI), que establezca las etapas y criterios a tener en cuenta en los procesos de construcción del conocimiento, acorde con las metas a alcanzar y con el uso de los medios que viabilicen el logro de estas. El DI es el proceso sistémico, planificado y estructurado que debe llevarse a cabo para producir cursos en línea. Se fundamenta en las teorías del aprendizaje y va desde la definición de lo que el tutor virtual quiere que el estudiante aprenda, los objetivos de aprendizaje, hasta la evaluación formativa del proceso. En un sentido más amplio, el DI permite detallar las actividades del proceso de diseño, desarrollo, implementación y evaluación de propuestas formativas. Las fases que los componen son: análisis, diseño, desarrollo, implementación y evaluación.

El DI es la base para garantizar que la tecnología no se sobreponga al aprendizaje y para reafirmar, que en todo proceso educativo la dimensión pedagógica es y será siempre lo fundamental. Para viabilizar esto, el diseñador instruccional debe prepararse en el campo de la pedagogía, la psicología del aprendizaje, la psicopedagogía, los entornos virtuales de enseñanza y aprendizaje, la formación a distancia y los entornos colaborativos, entre otros (Teijero4). Para contribuir al éxito de toda iniciativa de formación virtual, el DI debe apoyarse en un espacio privilegiado que favorezca la comunicación e interacción entre los actores del proceso de formación. De esta forma, se resalta el papel del tutor virtual como el responsable de adaptar todos los instrumentos a su disposición a un modelo formativo, objetivos, herramientas tecnológicas, conocimientos y con los estudiantes, que están al otro lado en el centro del proceso de aprendizaje, en un contexto en el que todos estos elementos interactúan recíprocamente.

Papel del tutor virtual en la formación virtual

El papel del tutor virtual en la formación virtual se ha modificado, desde una perspectiva constructivista, dejando de ser fuente de todo conocimiento para convertirse en el guía y facilitador del aprendizaje de los estudiantes. El tutor virtual, es un facilitador que actúa como asesor, organizador o moderador, creando los entornos de aprendizaje y utilizando las tecnologías adecuadas, que permitan cubrir los objetivos pedagógicos del curso, logrando la motivación del estudiante. Este papel se pone de manifiesto a través de la tutoría ajustada y personalizada entendida como una herramienta, que permite dinamizar pedagógicamente cada curso y tener, en línea y en el tiempo, la información necesaria para su control y seguimiento, ayudando al estudiante interactuar con los contenidos y con todos los miembros de la comunidad virtual de aprendizaje.

En la formación virtual los contenidos pueden dividirse en pequeñas partes auto contenidas que a través de la implementación de algún estándar de Internet pueden ser reutilizadas. Estas partes son conocidas como Objetos de Aprendizaje (OA) y se definen como archivos o elementos digitales con cierto nivel de interactividad e independencia, que podrían utilizarse o ensamblarse, sin modificación previa, en diferentes situaciones de enseñanza y aprendizaje, sean éstas similares o desiguales entre sí y que deberían disponer de las indicaciones suficientes para su referencia e identificación.

En tal sentido, los OA son reutilizables, en diferentes contextos de aprendizaje; interoperables, con capacidad para poder integrarse en plataformas tecnológicas; accesibles, con facilidad para ser identificados, buscados y encontrados, gracias al correspondiente etiquetado a través de diferentes descriptores (metadatos), que permitan su catalogación y almacenamiento en repositorios; duraderos, permaneciendo intactos a las actualizaciones tecnológicas y en caso de requerir cambios en los contenidos no se necesiten grandes esfuerzos; así como, educativos, ya que deben ser diseñados con una estructura didáctica y con un comportamiento secuenciado que guíe al estudiante en la adquisición del conocimiento para un aprendizaje significativo (Teijero5).

Al utilizar OA los cursos en línea pueden ser diseñados como agregados de componentes que pueden reutilizarse en otros cursos, organizándolos de diversas formas para lograr el aprendizaje personalizado. Sin embargo, para que esto sea posible es necesario que se cumplan dos condiciones básicas: (1) que el diseñador sea capaz de identificar cuál es el material que debe ser reutilizado, de acuerdo con el contenido educativo en el que va a ser utilizado, así como (2) ensamblar las partes recuperadas de forma tal que el resultado obtenido tenga sentido desde el punto de vista de los procesos de instrucción.

Finalmente, resulta de interés señalar la importancia de reutilizar los OA diseñados y almacenados en repositorios, a la hora de dictar nuevos cursos en modalidad en línea, permitiendo personalizar el aprendizaje. Sin embargo, es preciso velar por los cuidados que deben tenerse en cuenta a la hora de diseñar un OA, sobre todo que la estructura de los formatos utilizados para presentar la información sea la adecuada, utilizar segmentos de objetos ya elaborados, que el contenido sea el adecuado para garantizar los aprendizajes, mantener un lenguaje adecuado, no utilizar textos muy largos y denso, así como diseñarlos acordes a la tecnología disponible e independiente de la plataforma a utilizar.

 

Bibliografía

1García Peñalvo, Francisco & Seoane Pardo, Miguel, "Introducción al e-learning". Salamanca, GRIA. 2015. Disponible en: http://www.slideshare.net/odiefer/1introduccin-al-elearning-francisco-j-garcapealvo (consultado el 23 de mayo de 2021).

2Seoane Pardo, Miguel & García Peñalvo, Francisco, Criterios de calidad en formación continua basada en eLearning. Una propuesta metodológica de tutoría on-line. Actas del Virtual Campus 2006. V Encuentro de Universidades & eLearning (pp. 37-48). Barcelona, España, Clay Formación Internacional, 2006.

3AENOR, Norma UNE 66181:2012 Gestión de la calidad. Calidad de la formación virtual, Madrid, AENOR, 2012.

4Teijero Páez, Sergio, Entornos de comunicación para la educación a distancia, Alemania, Editorial Americana Española, 2017.

5Teijero Páez, Sergio, Educación a distancia en tiempos de COVID-19, Alemania, Editorial Americana Española, mayo de 2021.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 384 veces.



Sergio Teijero Páez

*Doctor en Educación. Post Doctor en Ciencias Sociales. Profesor e Investigador Titular UCV / UNEXCA

 steijero@gmail.com      @steijero

Visite el perfil de Sergio Teijero Páez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: