La transformación del sistema educativo venezolano

El Sistema Educativo Bolivariano (SEB) transita hacia la construcción del modelo de la nueva República, donde el estado ejerce la acción de máxima rectoría, garantiza el acceso a los derechos esenciales como principio ético y político, para construir ese nuevo modelo de sociedad plasmada en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela; y un pilar fundamental para lograr la educación, concebida como un proceso indisolublemente ligado a las fuerzas que impulsan el crecimiento cualitativo y el desarrollo del país, alcanza un valor estratégico de vital importancia. La búsqueda de fórmulas que contribuyan a la solución de los problemas que afectan de manera sensible al país identificando al Sistema Educativo Bolivariano como fuente de las principales respuestas relacionadas a la transformación que todos(as) los(as) venezolanos(as) aspiran a producir. El Sistema Educativo Bolivariano requiere su consolidación, solicitada desde el proceso de transición hacia el socialismo del siglo XXI que apuesta a la construcción de un diseño curricular que dé respuestas y concretice los procesos de enseñanza y aprendizaje acordes con las necesidades e intereses de la nueva sociedad revolucionaria. Durante cinco años (2002-2007) el Sistema Educativo Bolivariano ha estado signado por políticas (Plan de Desarrollo Económico y Social de la Nación 2001-2007 y el Plan Estratégico Simón Bolívar 2007-2013) para dar cumplimiento a las metas de asegurar la inclusión, permanencia, prosecución y culminación de todos y todas en éste, de aumentar la cobertura y de entrar en un proceso curricular que implica transitar hacia una educación emancipadora y dignificante en el marco de los principios constitucionales.

El sistema educativo venezolano se ha ido reestructurando y a la vez proponiendo grandes cambios e innovaciones para transformar a través de propuestas una nueva educación bajo un sistema bolivariano. Para todo esto la organización que se ha desarrollado plantea modificaciones en cuanto a toda la estructura educativa, su propósito, finalidad y hasta del currículo Bolivariano, para elevar la calidad de la enseñanza por medio de una constante revisión de la visión académica y del contexto social de la misma

De igual modo Sistema Educativo es un conjunto orgánico y estructurado, conformado por subsistemas, niveles y modalidades, de acuerdo con las etapas del desarrollo humano. Se basa en los postulados de unidad, corresponsabilidad, interdependencia y flexibilidad. Integra políticas, planteles, servicios y comunidades para garantizar el proceso educativo y la formación permanente de la persona sin distingo de edad, con el respeto a sus capacidades, a la diversidad étnica, lingüística y cultural, atendiendo a las necesidades y potencialidades locales, regionales y nacionales. Así mismo el Sistema Educativo Bolivariano constituye un elemento primordial para la construcción del modelo de la nueva República; en la medida en que está compuesto por un conjunto orgánico de planes, políticas, programas y proyectos estructurados e integrados entre sí, que orientado de acuerdo con las etapas del desarrollo humano, persigue garantizar el carácter social de la educación a toda la población venezolana desde la rectoría del Estado venezolano, ejercida por intermedio del Ministerio del Poder Popular para la Educación.

Así mismo el Sistema Educativo Bolivariano favorece la progresividad curricular y pedagógica entre los diferentes subsistemas; de allí que, tenga la responsabilidad de formar a las nuevas generaciones de republicanos y republicanos, en una sociedad caracterizada por contradicciones propias de la realidad venezolana, con impacto a nivel nacional e internacional. Por ello, el mismo está dirigido a la concientización de la nueva ciudadanía, orientado por los principios éticos y emancipadores del pensamiento Robinsoniano, Bolivariano y Zamorano y la formación para la defensa de la soberanía nacional.

La integración de estos subsistemas permite crear, en el marco del proceso revolucionario, un modelo de equilibrio social que hace posible cumplir el precepto constitucional de garantizar una educación integral para todos y todas asegurando, desde las primeras edades, la atención de los niños y las niñas hasta lograr su formación para la vida como seres comprometidos con la transformación de la sociedad en que se desarrollan. para alcanzar éstos propósitos, se generaron dos grandes estrategias: en primer lugar los proyectos Bandera que abarca los Simoncitos, Escuelas Bolivarianas, Liceos Bolivarianos, Escuelas Técnicas Robinsonianas y Educación Intercultural Bilingüe y, en segundo lugar, las Misiones, como medio para garantizar la inclusión de todos los grupos sociales.

Igualmente las políticas que rigen el sistema educativo venezolano avanzan hacia la formalización y consolidación de una nueva concepción reforzada en lo integral, humano, lo socio productivo, articulando el hecho educativo con las necesidades de las comunidades donde actúan, fortaleciendo la atención a los jóvenes con proyectos y estrategias de aprendizaje holísticas. La educación en por y para el trabajo liberador, para el desarrollo tecnológico y endógeno, es una de las premisas más potente que tiene el subsistema de educación media general, pues la visión de una transformación educativa y postmoderna debe responder a los requerimientos de su entorno, donde el papel preponderante será el del docente el cual debe accionar y ser creativo para garantizar el logro de los objetivos propuestos. La educación se tomó como un factor importante dentro de la política del gobierno, se crean dos circuitos de escolaridad paralelos creando un sistema escolar denominado bolivariano que segmenta a las instituciones de la siguiente forma: los Simoncitos, Escuelas Bolivarianas, Liceos Bolivarianos y las Universidades, por la otra tenemos las Misiones Educativas: Robinson I y II, Rivas, Sucre, Alma Mater y las misiones.

En este modelo bolivariano para la educación se destacan los postulados de Bolívar, Miranda y Rodríguez sobre la construcción política-histórica de los ciudadanos libres de la América, ello implica la posibilidad del desarrollo de una pedagogía republicana, como proyecto original para la formación de ciudadanos y ciudadanas libres, con conciencia propia y con compromiso histórico y social, con conciencia democrática, valoración ética del trabajo y con participación activa en el proceso de transformación social que el país requiere. Esto se fundamenta en una voluntad férrea de identidad venezolana y venezolano con una conciencia ciudadana de soberanía, que reconoce sus derechos y responsabilidades en el carácter participativo, protagónico y corresponsable que se expresa en el ámbito social, en la gestión pública y en el respeto y valoración a la diversidad étnica y cultural, capaz de vivir y convivir con una visión completa y compleja del mundo, logrando un desarrollo armónico del ser humano; así como de la realidad económica, social y cultural, regida por la ética social e impregnada de valores de libertad, justicia, igualdad, equidad e integración

Del mismo modo el currículo del sistema educativo reconoce a la familia y comunidad como parte inherente al logro de los objetivos educativos, lo que permite afirmar que el Sistema Educativo Bolivariano, es una perspectiva humanista social, orientada hacia el desarrollo humano y la formación del ser social, lo que implica garantizar la universalización de los derechos fundamentales, esta concepción, implica que la educación integral y de calidad constituye un derecho y un deber social para el desarrollo de la persona, desde una perspectiva de género y en un contexto de transformación social y humanista, atendiendo a los principios de diversidad, participación y solidaridad, en un marco de equidad y justicia social, como lo establece la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 541 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter