Aristóbulo y el "emiferio" de VTV en el Día mundial de los docentes

Con motivo de celebrarse el 5 de octubre el Dia mundial de los docentes, la fecha se ha convertido en todo un acontecimiento en Venezuela, en virtud del pésimo y prácticamente nulo ingreso salarial que reciben los maestros y profesores en un contexto donde semejante realidad no es distinta para el resto de quienes ejercen otras profesiones, así como para todos los trabajadores y con máxima de perversión social también aplicable para los jubilados y pensionados.

En tal sentido, el salario mínimo actual que es de apenas 0,88 dólares no permite en el mejor de los casos que los ingresos de los docentes supere los dos dólares mensuales, independientemente del nivel en el cual el profesional pedagógico ejerza la educación: inicial, básica, bachillerato o universitaria, lo que coloca a toda la población activa en una situación de hambre y miseria.

No son pocos los agremiados de la docencia que además del plano salarial viven en carne propia la situación de deterioro en sus diferentes espacios, cuando carecen de agua, electricidad o gas, lo que también influye de manera directa en las escuelas, liceos y universidades, aunado con el grave problema de infraestructura que también afecta a tales instituciones.

Si con semejante realidad sumamos el problema del suministro de la gasolina que afecta directamente al transporte público, y con la terrible crisis de la pandemia del coronavirus, es obvio que aunque apareciera una vacuna contra esta terrible enfermedad, no habría condiciones en el corto plazo para retornar a clases.

Sobre nuestras condiciones laborales y de vida resultan lamentables y condenables las recientes palabras del ministro de educación, Aristóbulo Istúriz, quien reconoció el inexistente salario que reciben los educadores venezolanos, siendo prácticamente una bofetada a los maestros y profesores cuando dice que semejante tragedia social no es culpa del actual gobierno sino de una abstracta "guerra económica" (1).

En consecuencia, las afirmaciones de Istúriz podemos interpretarlas palabras más, palabras menos: "mientras exista está guerra, ya saben que deben vivir en la más absoluta pobreza", sin obviar que jamás el madurismo como parte de tal "guerra" ni siquiera nos asoma cuánto tiempo durará esta terrible historia para los docentes y los venezolanos.

Y si tal situación es la degradación del sistema educativo en su máximo nivel, cada vez observamos con mayor preocupación el cómo los egresados de las distintas universidades, en especial los que laboran en medios oficiales, como el caso de Venezolana de Televisión (VTV) llegan al paroxismo de escribir "emiferio" (2) por hemisferio, lo que demuestra la destruida ortografía y nula lectura de quienes ejercen el periodismo y la "comunicación social" en los canales y portales maduristas.

¡Claro! El sempiterno ministro de educación ni se inmuta porque la educación venezolana haya llegado a tal estado de deterioro, lo único importante es justificar que tales hechos son producto de la "guerra económica" que ha originado incluso que exista una barbarie ortográfica en todas las instituciones del Estado. O será verdad que uno de los principales propósitos de Aristóbulo Istúriz es eliminar las fallas de redacción y ortografía, razón por la cual desde los despachos oficiales y regionales de "educación", como la zona educativa de Yaracuy escriben por redes "pasifica" en vez de pacifica (3).

Este 5 de octubre los docentes venezolanos junto con el pueblo debemos levantar las banderas de la protesta social, sin hechos violentos que permitan a los intolerantes del madurismo llevarnos a su terreno de innecesaria confrontación.

Las demandas salariales y sociales de los educadores y los ciudadanos son justas y están en la exigencia constitucional. Por ello, desde Miraflores están obligados a proponer soluciones a las necesidades de un país, y no seguir con excusas y fatuas justificaciones sobre la realidad que vivímos.

5 de octubre, día mundial de los docentes reiteramos nuestra disponibilidad al diálogo para resolver en paz nuestros problemas porque ignorar a los maestros y profesores es ignorar al país.

Regenerar el pensar es comprender que la educación en Venezuela vive el momento más aciago de su historia contemporánea ¿Qué opina el presidente de la República?

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3548 veces.



Javier Antonio Vivas Santana

Más de 6 millones de lecturas en Aporrea. Autor de la Teoría de la Regeneración del Pensar. Dr. en Educación (UPEL). Maestría en Educación, mención Enseñanza del Castellano (UDO). Lcdo. en Educación en las menciones de Ciencias Sociales y Lengua (UNA). Profesor de pre y postgrado tiene diversas publicaciones y ponencias internacionales acreditadas y arbitradas por editoriales, universidades e instituciones de España, Rusia, Estados Unidos, Alemania, Francia, y naciones de América Latina.

 jvivassantana@gmail.com      @jvivassantana

Visite el perfil de Javier Antonio Vivas Santana para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: