Los Abuelitos de la Patria Bolivariana y Socialista

Ring, Ring, Ring, suena el despertador al lado de mi cama, mamá me da un beso en la mejilla y me dice, -Samarita hija, es hora de levantarte, hoy es tu primer día de clases. -Entre sueños la escucho y aún medio dormido me levanto, estoy por comenzar el segundo grado, me digo mientras me lavo los dientes y la cara, hoy conoceré nuevos amigos, nuevas amigas, pienso con alegría y entusiasmado. De la mano de mi abuelito José, quien me recibe con un beso y un abrazo, marchamos rumbo a la escuela caminando está cerquita de mi casa, un edificio de la Misión Vivienda.

Como un sueño ha pasado estas vacaciones escolares, me dice abuelito. Diciendo: -nuestros nietecitos marchan felices ¡es su primer día de clases!

Los abuelitos bolivarianos nos sentimos orgullosos de que nuestros nieticos tan queridos por nosotros y nuestros hijos, puedan disfrutar del amor, y los cuidados con los que sus abuelitos nunca contamos en el pasado cuando éramos niños. Hoy nuestros nietos son el futuro de la Patria bolivariana.

Alegres, sonrientes caminamos llenos de sueños, -dice entre dientes mi abuelito, -mientas caminamos vernos un hermoso araguaney lleno de flores amarillas, -como el color de nuestra bandera y un cielo azul intenso como el color de nuestra bandera, el rojo lo llevamos todos en nuestros corazones, llenos de amor patrio.

En la escuela ¡que alegre estoy!, mi primer día de clases. En este día nuestro querido presidente Maduro Moros y su esposa Cilia inauguran mi escuela, los recibimos con patrióticos y alegres cantos y con bonitos poemas a Maisanta, izamos la bandera de la patria, azul como el cielo, amarilla como las flores del araguaney, roja como nuestros corazones, cantamos a coro el himno nacional con los maestros y el presidente, ¡Gloria al Bravo Pueblo! es la inauguración de mi escuela, llamada unidad escolar integral Pedro Pérez Delgado "Maisanta" en ciudad Caribea Estado Vargas.

Samara vive con su mamá y su hermano, en uno de los cientos de apartamentos que entregó a las familias venezolanas, nuestro gobierno socialista bolivariano a través de la Misión Vivienda.

Nuestros nietos hoy son los pioneros de esta revolución bolivariana y socialista que los llena de amor y cariño. -Hoy para todos nuestros niños será un día inolvidable. Nuestros nietos cuentan con una beca para tres millones de familias que así lo requieran, por la cantidad de 250.000 bolívares. Aparte con la ayuda del PAE escolar, se les dan 25.000 comidas diarias en los comedores de las escuelas integrales bolivarianas, les asignan además a cada uno gratuitamente sus computadoras, las famosas canaimitas con su software educativo incluido, además de un millón de uniformes escolares y sus morrales llenos de cuadernos, lápices y libros. Atención médica y odontología es gratuita para nuestros niños de la patria. Así como la escuela y la Universidad.

La cultura, la verdad y los principios, los hará verdaderamente libres.

Cuanta felicidad vimos hoy refejadas en sus caritas angelicales de nuestros nietos, cuanta alegría, cuanto cariño para nuestro presidente –Maduro hace que todo esto y más si le es posible para continuar los sueños de nuestro eterno comandante Chávez.

Los abuelitos bolivarianos nos sentimos muy felices y honrados pues hoy es de nuevo nuestro primer día a clases en compañía de nuestros nietecitos, al compartir junto con ellos y nuestro presidente Maduro Moros, la sana alegría de este primer día de clases en nuestra Venezuela hoy Bolivariana y socialista.

Nuestros amados y queridos nietos son el futuro de esta patria, su tesoro más preciado, nuestra proyección al infinito del tiempo, el por esto nuestro presidente Maduro, al igual que nos enseña la parábola de la Sagrada Biblia Mateo 13. Siembra en tierra fértil.

Parte de la semilla cayó en buena tierra, y dio fruto, cuál a ciento, cuál a sesenta, y cuál a treinta por uno.

-Al ver tantos niños y niñas y a la sonriente maestra, me decía para mi, ¡Samara anímate hoy! es tu primer día de clases, en esta escuela nuevecita recién inaugurada por nuestro presidente Maduro.

De repente, siento ganas de correr a los brazos de mi abuelito José, para despedirme y me dice con su alegre sonrisa estas dulces palabras - ¡Ánimo Samara!, -que desde hoy, estudiaremos juntos las lecciones.

Esto solo es posible en Socialismo y en una patria bolivariana libre y soberana como la nuestra.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1055 veces.



José Juan Requena


Visite el perfil de José Juan Requena para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Juan Requena

José Juan Requena

Más artículos de este autor