Alquimia Política

El Proyecto Factible: herramienta de diagnóstico y propuesta

Tengo desde 1987, leyendo año a año temas relacionados con la filosofía de la ciencia, la metodología de la investigación y la elaboración, formulación y evaluación de proyectos. He participado en importantes Seminarios con autoridades como Carlos Sabino, Fidias Arias y el colombiano Mario Tamayo y Tamayo; y puedo decirles, con toda propiedad, que soy un simple aprendiz metodológico. No me creo tener el conocimiento integral y total, de los procesos de indagación científica, menos de la verdad objetiva y universal. Ejerzo la función de indagador heurístico, con visión holística y con percepción paradigmática clara, según sea el objeto de investigación a cubrir; pero de algo siempre he estado claro: cada investigador tiene su forma y modo de abordar la realidad y descubrirla.

Hoy día se ha dado a la tarea, algunas Comisiones Técnicas de nuestras universidades, de revisar la figura del proyecto factible como modalidad que encara el compromiso del Trabajo de Grado en las ciencias humanas, sociales y educativas. Según los miembros de estas instancias (que se la creen saber todas más una), el proyecto factible se queda solamente en el diseño y no cubre las expectativas del nuevo egresado que aspira modelar las universidades. Pero es que el asunto no es la modalidad o tipología de investigación, el asunto es la confrontación de ideas para develar nuevas estructuras organizativas y sociales que brinden a las comunidades bienestar y calidad de vida. Si es una propuesta, es necesario para llegar a esa propuesta unos pasos metodológicos que indican, al dominarlo los estudiantes de postgrado, que hay un nivel profesional bastante aceptable y que luego puede convertirse dicha propuesta es un proyecto acción o en una investigación explicativa que venga a mejorar el perfil de estudio que se haya hecho acerca de una realidad determinada.

En este aspecto, el proyecto factible, que se hace desde la instrumentalización de la investigación descriptiva, es una modalidad que propone la elaboración de una propuesta viable, destinada atender necesidades específicas de algo que indagamos, partiendo de un diagnóstico. Según el librito que se cita en todas las tesis y que pareciera tener un compromiso comercial e ideológico con las universidades venezolanas, sobre todo en el área de postgrado, “El Manual de Tesis de Grado y Especialización y Maestría y Tesis Doctorales de la Universidad Pedagógica Libertador” (la última versión es del 2013), plantea que consiste en “…la investigación, elaboración y desarrollo de un modelo operativo viable para solucionar problemas, requerimientos necesidades de organizaciones o grupos sociales que pueden referirse a la formulación de políticas, programas, tecnologías, métodos, o procesos. El proyecto debe tener el apoyo de una investigación de tipo documental, y de campo, o un diseño que incluya ambas modalidades”.

En razón de esta postura, acá tomando ideas de Fidias Arias, el proyecto factible se trata de una propuesta de acción para resolver un problema practico o satisfacer una necesidad. Es indispensable que dicha propuesta se acompañe de una investigación, que demuestre su factibilidad o posibilidad de realización. Para abordar el proyecto factible, lo primero que debe realizarse es un diagnóstico de la situación planteada; en segundo lugar, determinar la factibilidad administrativa, técnica y operativa, de que una propuesta tenga la potencialidad de ser aplicada; y tercero, el diseño formal de la propuesta, con sus elementos descriptivos y explicativos correspondientes. Entre algunos ejemplos de la modalidad del proyecto factible destacan: programas de actualización, capacitación, planes, manuales de organización, perfiles profesionales, curso de gerencias, creación de instituciones y carreras, modelos innovadores de estrategias instruccionales de evaluación y administración curricular de un plan de estudio, entre otros. Se presenta en fases o etapas son: diagnóstico, factibilidad y diseño de la propuesta. El diagnóstico es una reconstrucción del objeto de estudio y tiene por finalidad, detectar situaciones donde se ponga de manifiesto la necesidad de realizarlo; la factibilidad, indica la posibilidad de desarrollar un proyecto, tomando en consideración la necesidad detectada, beneficios, recursos humanos, técnicos, financieros, estudio de mercado, y beneficiarios; y el diseño implica modelar una propuesta que pueda llegar a las personas sin tanto tecnicismo ni lenguaje complicado. Debe ser una propuesta vistosa, estéticamente creativa y sobre todo consustanciada con la información necesaria para que logre el atractivo requerido que la materialice en la organización objeto de estudio.

En cuanto a los verbos en infinitivo que encaran el alcance de los objetivos del proyecto factible, “proponer” es el más usado; la constante y repetición de este verbo o de otros, no incide sobre el carácter auténtico y original de la investigación, todo lo contrario, la identifica en el rango adecuado comprensivo (tercer nivel de complejidad de la investigación científica), que hace considerar que el proyecto factible se conforma con los siguientes aspectos: Introducción, Planteamiento del Problema-objetivos-alcances, marco teórico, marco metodológico, factibilidad de la propuesta, propuesta, conclusión-recomendaciones, anexos.

A todas estas, hay autores que hacen referencia, en el rango comprensivo de la propuesta, a una evaluación de propuestas, en este caso ya no se trata de un proyecto factible, sino de un proyecto acción, y no se trata de incorporar la descripción de los procesos, los resultados, las conclusiones y recomendaciones, sino de darle un sentido metodológico totalmente distinto, donde la investigación es analítica-evaluativa.

Considero necesario que las Comisiones Técnicas dejen su preocupación por la forma y los garabatos que le dan orden a una investigación y se ocupen del fondo, del aporte y de la heurística de asuntos más trascendentales que mirar la “paja en el ojo ajeno y no la viga que tiene en el suyo”.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 14462 veces.



Ramón Eduardo Azócar Añez

Doctor en Ciencias de la Educación/Politólogo/ Planificador. Docente Universitario, Conferencista y Asesor en Políticas Públicas y Planificación (Consejo Legislativo del Estado Portuguesa, Alcaldías de Guanare, Ospino y San Genaro de Boconoito).

 azocarramon1968@gmail.com

Visite el perfil de Ramón Eduardo Azócar Añez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: