Educadores al borde de la indigencia

No es solo un título para llamar la atención, es la realidad que viven miles de educadores en el país con los sueldos más bajos de LATINOAMÉRICA. Los docentes desde la educación inicial hasta las universidades están pasando calamidades con sueldos paupérrimos, muchos no llegan al salario mínimo. Para lograr sobrevivir a la inflación, desabastecimiento, acaparamiento y especulación generada por las políticas erradas del gobierno y la guerra económica de la burguesía parasitaria, han tenido que dedicarse a taxistas, vendedores de cosméticos, ventas de dulces, negocios de comida rápida, venta de helados y hasta al bachaqueo. Esta situación de desmejora salarial impide la actualización de conocimientos pues el dinero no alcanza para asistir a cursos, congresos, encuentros científicos o simplemente para comprar libros. Tampoco hay oportunidad de acceder a las nuevas tecnologías como: computadores, cámaras, grabadores, microscopios y ni se hable de los insumos de laboratoriopara realizar investigaciones. Pero el Ministro Héctor Rodríguez en su incompetencia se atreve a decir que la solicitud de aumento salarial es demasiado alta, cómo puede ser demasiado un salario digno para quienes forman el futuro del país. Los salarios de los docentes a todos los niveles deberían ser los mejores del país, pero vemos que no es así, por encima de ellos están los Militares, PDVSA, CORPOELEC, Tribunales, entre otros. El Ministro Rodríguez debería enfrentar la Contratación Colectiva de los docentes y no seguir dando vueltas, pues ese aumento inicial de 50% no resuelve en nada la situación crítica que viven los educadores del país.

La misma situación enfrentan los docentes universitarios que forman a los profesionales que absorberá la industria, el comercio y las instituciones del Estado, pues sus salarios no alcanzan ni para pagar los alimentos. Un profesor dedicación exclusiva titular (última categoría) tiene como sueldo base 15.000 bs eso luego de por lo menos 12 años de labores, cuatro trabajos de ascenso maestría y doctorado. Pero vemos que el Ministro para la Educación Universitaria Manuel Fernández le viene dando largas a la discusión del Contrato Colectivo, amparado en los sindicatos gobierneros. Pero eso no queda allí los docentes estamos en la orfandad, indefensos ante un gremio como FAPUV que no pone los pies sobre la realidad del país y lanza propuestas absurdas que no aceptaría ningún gobierno de izquierda o de derecha. Los docentes exigimos una Contratación Colectiva coherente y que equilibre nuestra situación financiera. Los gremios en disputa deben deponer sus actitudes anti universitaria y luchar verdaderamente por las reivindicaciones detodos sustrabajadores. Basta de una FAPUV conspiradora y de una FTUV patronal, pues ambas traicionan las verdaderas reivindicaciones universitarias.

Sin un salario decente no puede existir calidad en la educación. La salida debe ser dignificar la educación y no transformar a los docentes en indigentes que realizan cualquier actividad para sobrevivir, menos educar.

Docente/investigador. Universidad del Zulia. Licenciatura en Antropología

jalarconxxi@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1890 veces.



Johnny Alarcón Puentes

Docente/investigador. Universidad del Zulia. Licenciatura en Antropología.


Visite el perfil de Johnny Alarcón Puentes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: