Día del Estudiante: una cátedra

El pasado viernes 21 de noviembre se celebró el Día del Estudiante Universitario y con una marcha esplendorosa y multitudinaria recorrimos calles y avenidas de la ciudad de Caracas hasta finalmente llegar a Miraflores donde nos recibió nuestro presidente obrero y chavista Nicolás Maduro. Cuando digo que nos recibió el Primer Mandatario es porque como seres humanos, y en mi caso muy particular, nunca dejamos de estudiar y siempre andamos en esa búsqueda permanente del conocimiento para entender la palpitante verdad de los tiempos y así ayudar a construir otra realidad que nos permita enrumbarnos definitivamente hacia el socialismo. Así pues, somos estudiantes.

De allí que hoy más que nunca es necesario retomar las fuerzas y gritar a todo pulmón: ¡Estudiantes Revolucionarios, uníos! El momento presente nos llama a consolidar el pensamiento para ir desmontando el plan macabro que todos los días preparan los grupos criminales y reaccionarios de la oposición. No es que queramos quedarnos sólo en estas palabras de llamarlos así por puro placer, sino que queremos seguir avanzando, pero los grupos opositores se empeñan en llevar a este país por una situación de guerra y terrorismo permanente. Y el Estado y el gobierno están en la obligación constitucional de enfrentarlos con todas las armas legítimas.

Precisamente, las universidades revolucionarias han asimilado la trascendencia de ese reto, de allí la gran demostración de alegría, de entusiasmo y de fuerza demostrada este viernes 21 de noviembre. Esa es la gran diferencia con los estudiantes de la derecha, quienes hace rato perdieron el rumbo y ahora se dejan manipular por grupúsculos violentos y asesinos que poco a poco los han ido arrastrando hacia los terrenos fangosos de la irracionalidad. Dejaron los libros y las aulas de clase para irse por los caminos verdes de la violencia.

Mientras los estudiantes de la derecha andan entrampados en sus luchas irracionales, marcadas por la violencia, los estudiantes revolucionarios están construyendo un nuevo movimiento estudiantil más comprometido con la patria. Así quedó demostrado con ese encuentro de Caracas, donde las consignas eran de compromiso, de seguir luchando en cada trinchera y hacer de la universidad un espacio de verdadero debate sobre los proyectos que requiere el país para convertirse en una potencia en todos los aspectos.

Desde la Universidad Bolivariana de Venezuela creemos en esa posibilidad cierta de avanzar hacia una nueva y mejor sociedad. En los estudiantes tenemos una profunda fe, porque creemos que allí está la esencia de la revolución que a su vez permitirán consolidar todos los cambios y transformaciones que necesita el país. Así que aprovecho la oportunidad para darles las gracias a todos los estudiantes de la UBV-Táchira que viajaron a la ciudad de Caracas a cumplir con ese compromiso de demostrar que la mayoría estudiantil venezolana está con la revolución y que las universidades revolucionarias también están comprometidas con el proyecto nacional y que más temprano que tarde las universidades guarimberas serán conquistadas por las corrientes liberadoras. Desde adentro ya se escuchan las voces que claman para que las universidades tradicionales sean rescatadas de las garras de la derecha depredadora.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1038 veces.



Eduardo Marapacuto


Visite el perfil de Eduardo Marapacuto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /educacion/a198933.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO