El horror de ellos ante la Consulta Nacional Educativa

“Yo cifro mi gloria en servir bien y no en mandar; en vencer a los enemigos y en ceder en todo la palma a mis conciudadanos”. Simón Bolívar

Salir a la calle a protestar y destruir tras conocerse el Gobierno Bolivariano emprende una nueva participación que va en procura de brindar beneficios, garantizar seguridad, estimular la paz y alcanzar la felicidad parecen son las únicas medidas tipo motín con que el sector de la oposición famélica criolla se pretende hacer dueña de la razón.

Nuevamente vemos las caras llenas de odio que se abren paso por la fuerza en claros intentos se conozca que ellos están incómodos con el gobierno. Ni que usen la bandera como la usen en sus humanidades, lo que se traduce es que andan vestidos –primeramente- es de cólera.

Con el nuevo escarceo político -siguiendo la perenne fórmula- que es más mediático que otra cosa, se nos muestra a rajatabla en dónde se disparará nuevamente el flash del reportero gráfico y para quién escribirá la pluma de la periodista tarifada de la prensa mercantilista.

De nada vale un buen proceder. Si accionas por iniciativa propia te critican y si haces una consulta también. Como decía un tío: “Ni preñas ni dejas preñar, entonces ¿pa´qué la quieres besar?, sería el caso con lo que realmente sucede en el inicio de la Consulta Nacional por la Calidad Educativa, que ha sido lanzada y es dueña de una gran expectativa en diversos sectores no solo vinculados a la docencia sino a otros gremios y áreas del saber como el cultural, académico, la sociología, la historia que saben y reconocen la ocasión como una valiosa oportunidad que se tiene para asumir criterios en torno a la efectividad del estudiantado que convive en sociedad en estos tiempos. Pero también va lo propio con saber la realidad del docente y hasta dónde llega el compromiso de la comunidad.

Por ello se ha definido de esta manera hacer una serie de cuestionarios (consulta) con lo cual en ningún momento se pretende cambiar una idea, un tipo de pensamiento ni siquiera una forma de sentarse o caminar de la población estudiantil.

Sin embargo, con esa angustia trasnochada, con esa excusa que de vez en cuando terminan en una algarabía sin fundamentos se han acercado a dependencias educativas a presentar sus quejas y peticiones con el fin de anular la nueva medida con que el gobierno Nacional desea conocer las impresiones de los planteles educativos de toda Venezuela.

En materia educativa, dentro de la nación, hemos avanzado; eso es una verdad que no se puede tapar el sol con un dedo. Entre las consignas y embustes se mantienen varias. Y es ¡que cosa más grande!, todavía el cerebro no les da para decir otra cosa que no sea es una forma de cubanizar Venezuela, sin que esto lleve, desde luego, a despertar en ellos el más mínimo rechazo de lo americanizado de sus protestas que hasta terrorismo made in USA han aplicado en todo este tiempo y desde que llegó la Revolución con sabor a pueblo a Miraflores.

Más que un clamor hay un miedo ¿Cuál es el miedo de estos señores? Que en vez de un Bolívar despierte cada 100 años como lo dijo Pablo Neruda, el Libertador despierte en 5 ó 37 líderes más? Claro, un pueblo entero despierto: El horror de ellos ante la consulta educativa.

Bridator2@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1479 veces.



Brígido Daniel Torrealba


Visite el perfil de Brígido Daniel Torrealba para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: