Necesario es transformarnos

FAPUV y autoridades rectorales: el paro universitario es anti-popular y anti-democrático

Como docente universitario expreso mi más enérgico rechazo al paro desarrollado por las autoridades de las universidades autónomas y a los profesores minoritarios que aun continúan con esa actitud a pesar de haberse firmado un Convenio Colectivo histórico. Se ha logrado un aumento salarial mayor al 75 %, el cual llegara en algunos casos al 120 % con los beneficios de cesta ticket, primas por hogar e hijos, útiles escolares para los hijos de los docentes, becas de estudio para nuestros hijos e hijas, programas de viviendas para los docentes universitarios y de recreación. Y paremos de contar. Recordemos que las universidades autónomas representan el 15 % de la matricula estudiantil del país y consumen el 55 % del presupuesto universitario nacional. Agrego que no todas las autónomas están de paro. El paro paso de un justo aumento salarial a una lucha política disfrazada bajo el ropaje de la defensa de la autonomía universitaria.

Entre las razones adicionales para rechazar este paro menciono lo siguiente:

1. Es un paro anti-popular pues los principales afectados son los estudiantes universitarios. Vemos que el gobierno bolivariano ha venido aumentando la matrícula universitaria desde 700.000 estudiantes hasta llegar a 2.500.000 estudiantes en 2012, en el sector oficial. Esta huelga Dana totalmente la matrícula de las universidades denominadas “autónomas”.
2. Este paro es anti-democrático, pues ha sido apoyado por autoridades rectorales que han agotado su mandato por irrespetar el Tribunal Supremo de Justicia quien les ha ordenado `` Elegir y nombrar sus autoridades con base en la democracia participativa, protagónica y de mandato revocable,...''. Ver el Numeral 34.3 de la Ley Orgánica de Educación (LOE).
3. Las autoridades rectorales y la FAPUV esgrimen la defensa de la autonomía universitaria como si el gobierno bolivariano estuviese atropellándola. Falso, pues ha sido con la aprobación de nuestra Carta Magna en el año 1999 que se estableció como un principio constitucional, dejando de ser un concepto etéreo por primera vez en nuestra historia política. Recordemos que la Universidad venezolana en la IV Republica fue allanada muchas veces, la última vez durante el segundo mandato del Presidente Rafael Caldera. La autonomía ha sido respetada religiosamente por el gobierno bolivariano del Presidente Chávez, la cual continúa en este mandato del Presidente Nicolás Maduro Moros.

Profundizo aún más en algunos aspectos que las universidades rectorales y la complaciente FAPUV no mencionan. Veamos.

1- Se juega mucho con el concepto de autonomía universitaria desde una visión absoluta, resultando que la CRBV la define precisamente en el Art. 109 de la siguiente manera:

“El Estado reconocerá la autonomía universitaria como principio y jerarquía que permite a los profesores, profesoras, estudiantes, egresados y egresadas de su comunidad dedicarse a la búsqueda del conocimiento a través de la investigación científica, humanística y tecnológica, para beneficio espiritual y material de la Nación. ....”

lo cual ata la educación universitaria con los logros del Estado venezolano, para lo cual la universidad venezolana debe contribuir al desarrollo de la Nación y no ir contra-corriente, oponiéndose a los planes sociales, económicos, tecnológicos y científicos de la Nación. En la LOE, en el Numeral 34.4 se dice que dicha materialización se logra a través

``Administrar su patrimonio con austeridad, justa distribución, transparencia, honestidad y rendición de cuentas, bajo el control y vigilancia por parte del órgano contralor, y externa por parte del Estado''

lo cual es una manera de que la universidad ponga los pies en la tierra y deba rendir cuentas al Estado venezolano que es su financiador, con dinero de todo el país. Es necesario saber dónde se invierte el dinero enviado desde el gobierno central, si se usa en las Partidas para las cuales fue solicitado y no ha sido transferido para otros fines, etc.

2- Con datos tomados del artículo publicado en Aporrea el 11/01/2011 con el título ``Carácter Anti-Popular de las Universidades Autónomas'' los porcentajes de los estudiantes que provienen de los estratos sociales más pobres (IV y V o sea D y E, respectivamente) son realmente alarmantes: 1) 1 % en la USB; 2) 10 % en la UCV; 3) 18 % en la UC; 4) 30 % en LUZ. Entonces, nuestras universidades autónomas están formando los hijos de las familias ricas del país. Por eso se han creado e re-impulsado las universidades bolivarianas: la UBV, la UNEFA, los IUT y los Colegios Universitarios y las Universidades Politécnicas, para romper ese círculo perverso de prohibir que los hijos del pueblo llano entren en los recintos de las universidades autónomas.

3- Al irrespetar, no dando cumplimiento a las instituciones del Estado venezolano, a la decisión del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de que fuesen realizadas elecciones electorales incluyendo todos los sectores que hacemos vida en el recinto universitario (Ver Numeral 34.3 de la LOE), la autoridades rectorales han creado un Estado sobre el Estado venezolano, elegido por la mayoría de la población venezolana. Las universidades autónomas están dando un mal ejemplo cuando toman decisiones que atentan contra el estado de derecho, que puede acarrear hasta cárcel, al incurrir en desacato de decisiones del máximo tribunal del país.

4- Las cuentas de las universidades autónomas no son claras, pues hay mucho que aclarar con los recursos que se obtienen por conceptos de pruebas de aptitud académica (prohibidas por el Ministerio del Poder Popular para la Educación Universitaria (MEU)), los eventos musicales - culturales patrocinados por las universidades, los ingresos obtenidos de las Fundaciones universitarias, que dicho sea de paso tercer izan a los empleados, ni concediéndoles jubilación, ni caja de ahorro. Lo extraño de todo esto es que la FAPUV no pide rendición de cuentas a las autoridades rectorales, en completa complacencia. Este aspecto ha sido denunciado por el Periodista Eleazar Díaz Rangel en su columna de Ultimas Noticias de los domingos.

5- Las universidades autónomas se jactan de una excelencia académica a toda prueba. En primer lugar de acuerdo a los parámetros de las universidades internacionales para optar al cargo de profesor universitario se debe tener el título de doctor, requisito que no se cumple estrictamente en nuestras universidades. En segundo lugar, los ascensos se hacen sin tener publicaciones internacionales, ni nacionales arbitradas. Es paradójico que profesores universitarios vegeten dando solo clases a sus estudiantes de licenciatura, sin dirigir tesis de sus estudiantes. Entonces, no es cierto que las universidades autónomas sean una maravilla. Recomiendo leer al Periodista Eleazar Díaz Rangel, quien agrega que las universidades venezolanas no aparecen bien posicionadas en el ``ranking'' internacional. La mejor posicionada en la ULA y recibe menos dinero que la UCV, por ejemplo.

5- Además la universidad venezolana está divorciada de la realidad venezolana, no desde ahora, sino desde siempre. Siempre hemos mirado al Norte (USA y Europa) y no hacia el Sur y hacia el país. Por ello, no ha dedicado esfuerzos a integrarse al desarrollo del país, como ahora lo demanda la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela en el Artículo 109. Por lo tanto, las universidades autónomas no han contribuido significativamente al desarrollo de Venezuela.

6- Es lamentable ver como los estudiantes, salvo honrosas excepciones, no han tomado acciones para intervenir e influenciar en la problemática que los afecta directamente a ellos. Según, el libro de Eduardo Martínez, ``La exclusión de los pobres en la educación superior'', concluye que entre 1981 y 2000 se pasó de una población estudiantil en la UCV 65,19 % provenientes de instituciones oficiales - 34,75 % de instituciones privadas a 22,45 % (oficiales) - 71,24 % (liceos privados). Es decir, pasamos de un estudiantado contestario a otro estudiantado manso, no protestatario. Ello está incidiendo en la complicidad de los estudiantes universitarios con los docentes del paro universitario. Ver Luis Britto García, ``Juventud y universidades'', Ultimas Noticias, p. 36, 21-07-2013.

7- Las autoridades universitarias ni los directivos de FAPUV consideran el panorama internacional devastador que esta convulsionando a la vieja Europa. Allí el paro es elevado como el caso de España con un porcentaje mayor al 25 % de parados, con 56,4 % de los jóvenes. Grecia esta por cifras parecidas, mientras que Venezuela tiene un desempleo global del 5,9 %$ según el último informe del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) (Ver Correo del Orinoco, p. 16, No 1208, 13.01.2013). Aquí, en la Patria de Bolívar, tenemos una sociedad protegida por un Estado democrático y social de Derecho y de Justicia (Artículo 2 de la Carta Magna). Nuestro gobierno defiende la seguridad social de los venezolanos. Lo que deben hacer los docentes universitarios es aprovechar la bonanza económica que tenemos para hacer a Venezuela un País Potencia, que constituye el objetivo histórico No II del Plan de la Nación 2013 - 2019.

8- Nuestras autoridades rectorales, secundadas por los directivos de la FAPUV, no visibilizan las obras sociales del gobierno bolivariano. Por ejemplo, el coeficiente o índice de Gini que mide la distribución de la riqueza (a menor índice de Gini, mayor distribución de la riqueza) se observa que Venezuela ha descendido de 0,49 en 1998 a 0,39 en el año 2011 (Fuente INE. Correo del Orinoco, p. 25, 24.03.2013). Y la lucha continua por bajar aún más el índice de Gini. Por el contrario la desigualdad social mundial ha crecido. Durante el periodo colonial, la brecha entre los países ricos y los pobres aumento de 3:1 a 35:1. Desde entonces, la brecha ha escalado hasta el infame nivel de 80:1.

9- Las autoridades rectores y sus fieles seguidores (FAPUV) parecieran que el combate a la pobreza atenta contra sus pensamientos neoliberales de grandeza económica. Ellos piensan como los grandes amasadores de fortuna, como las 200 personas más ricas del globo terráqueo que poseen US $ 2,7 trillones y que eso es mucho más que lo tienen 3.500 millones de personas que tienen US $ 2,2 trillones (Ver Ciudad Caracas del 23.07.2013). Por otra parte, el informe anual de la ONG Oxfam recalca que el 1 % de los más ricos aumento sus ingresos en 60 % en los últimos 20 años con la radicalización de las políticas capitalistas.

Después de haber rechazado el paro y ahondar en la problemática universitaria nos deberíamos plantear hacia donde debemos ir. Es evidente que la universidad venezolana esta desfasada con los cambios sociales profundos en los cuales estamos envueltos. Debemos adecuar la universidad venezolana a que se integre a los planes de la Nación, poniendo sus conocimientos, que los hay, al desarrollo acelerado de la ciencia y la tecnología propia, endógena. Como lo dice el Che Guevara (Ver E. Calles Paz, ``Autonomía y Transformación Universitaria'', Tropykos (2012))

"Porque el único que puede, en este momento, precisar con alguna certeza cual va a ser el número de universitarios necesarios y como van a ser dirigidos esos universitarios de las distintas carreras de la universidad es el Estado''....

La universidad no debe desligarse de la vida entera del país, porque se está enclaustrando y convirtiendo en una especie de castillo de marfil alejado de las realizaciones prácticas de la revolución bolivariana. Por lo tanto, la universidad autónoma, enclaustrante, debe experimentar transformaciones que la lleven a acompañar el proceso revolucionario, ayudando a resolver los acuciantes problemas que aún faltan por resolver. En primer lugar es necesario un dialogo de conocimientos (universidad) con los saberes populares para que podamos poner el conocimiento científico a la edificación de una ciencia venezolana, independiente, soberana. En segundo lugar, la universidad debe ampliar la estrecha visión nacionalista o de mirar hacia un solo bloque para considerar que es importante lograr la integración latinoamericana. Esta es la concepción del Libertador Simón Bolívar, quien secundando al Generalísimo Francisco de Miranda, decía que ``la Patria es América'', entendiéndose esta como América del Sur y la región del Caribe. Vemos que la CELAC, promovida por el finado Presidente Chávez, apunta a ese sueño de nuestros libertadores. En tercer lugar, los cambios en la estructura universitaria debemos darlos los universitarios que estamos dentro del recinto universitario y ellos deben apuntar a:

1. Lograr que las autoridades rectorales sean elegidas por todos los componentes universitarios: docentes, empleados, obreros y estudiantes, acabando de una vez para siempre con ese claustro universitario que asfixia, que toma decisiones sin consultarlas en las bases universitarias. Las autoridades rectorales, junto a los decanos de las facultades, se pagan y se dan el vuelto, solo ellos se atribuyen todas las decisiones.
2. Las autoridades rectorales deben ser conformadas por universitarios activos: no deben ser autoridades rectorales, ni decanos de facultades, ni directores de Escuelas/Departamentos, personal que este jubilado.
3. Lograr que los jubilados universitarios formen un comité asesor de las autoridades rectorales, dejando que la universidad sea liderizada por personal no jubilado.
4. Tener representación en el Consejo Universitario de los Egresados, elegidos por sus gremios, y de la comunidad aledaña a la Universidad, con sus voceros elegidos por dichas comunidades organizadas.
5. Tener representación del sector empresarial y de los alcaldes del entorno universitario en el Consejo Universitario, con voz y sin voto, con el propósito de tener la máxima democracia posible.
6. Insertarnos en los proyectos estructurantes que están contenidos en los planes desarrollo del Consejo Federal de Gobierno. Esta sugerencia también es aplicable a los Institutos y Colegios Universitarios y Universidades Politécnicas que, igualmente, están divorciadas de los grandes proyectos de desarrollo del gobierno central.
7. Transformar el Consejo de Desarrollo Científico y Humanístico (CDCH) de nuestras universidades autónomas en instituciones de publicaciones, pues el gobierno bolivariano a través de los recursos recolectados a través de la LOCTI (Ley Orgánica de Ciencia, Tecnología e Innovación) está financiando masivamente estos rubros en el país. Los recursos que manejan los CDCH's son ínfimos, a tal punto que el CDCH - UC recibe un presupuesto anual de Bs. 1.800.000,00, y cada uno de los proyectos estratégicos están por encima de Bs. 1.500.000,00. Es mejor, emplear los recursos recibidos para dar cabida a una vigorosa actividad de publicaciones científicas que levante nuestra maltrecha productividad científica nacional. También se podrían usar los recursos de los CDCH's para financiar los Laboratorios, Centros e Institutos de investigación establecidos (reconocidos) en las universidades autónomas.
8. Colaborar en la formación de Empresas de Propiedad Social (EPS), junto a las comunidades organizadas de nuestro alrededor, para generar recursos que se puedan re-invertir en dichas comunidades organizadas, logrando crear una economía auto-sustentable, no rentística, mínimamente dependiente del petróleo. Es lo que el Econ. Víctor Álvarez (Correo del Orinoco, No. 1326, 23.05.2013) denomina ``La cultura del trabajo'', reconociendo que la política social compensatoria no ofreció antes ni podrá ofrecer nunca una solución definitiva al problema de la pobreza y el desempleo. Él dice que ``al estimular la cultura del trabajo se facilitara la incorporación de los grupos sociales excluidos al proceso de generación y distribución de la riqueza, armonizando así la política social de corto plazo con la transformación estructural de la economía y sociedad venezolanas``.
9. Apuntar hacia una reforma universitaria y del reglamento electoral hecho desde la Asamblea de trabajadores universitarios (docentes, empleados, obreros y estudiantes), con lo cual se lograría una democracia participativa y protagónica.
10. Lograr que los medios de comunicación universitarios, como el ``Tiempo Universitario'' de la UC, se dediquen a inculcar valores hacia la construcción y desarrollo del país. Por ejemplo, es denigrante leer un titular de primera página diciendo que se están confiriendo Títulos Universitarios para el Mundo, induciendo a los egresados a mirar hacia el exterior, preferiblemente el Norte y no hacia el país que tanto los necesita. Es un bochorno que se repite sin el menor rubor.

Con el paro en las universidades autónomas vemos que ni a los alumnos ni a los profesores les duele la universidad, ni el país. Mientras tanto los profesores siguen comprando iPhone 5, de Samsung de Bs. 12.000,00, al mismo tiempo que se pierde un semestre de forma olímpica, con anuencia estudiantil mayoritariamente de estratos altos. Pero tenemos atletas olímpicos sudándose el uniforme para ganar medallas en diferentes disciplinas y representando a Venezuela como dignos embajadores en los distintos escenarios donde les toque competir por el país.

De lo que hemos visto a lo largo de nuestra exposición, sustentada con datos, vemos que la Universidad autónoma es la fábrica perfecta del pensamiento capitalista neoliberal, pues las autoridades rectorales de antes y de ahora han construido una universidad donde la gran mayoría de los estudiantes que entran en nuestras aulas provienen de los estratos altos y medios (A, B y C).

Por lo tanto, no es de extrañar que las autoridades rectorales, la patronal FAPUV y los estudiantes de estratos altos y medios estén opuestos acérrimamente al proyecto bolivariano, no les interese que la desigualdad social disminuya y en ocasiones rompen lanzas contra las autoridades legalmente constituidas, a través de los grupos radicales como Movimiento 13, JAVU, Voluntad Popular y Primero Justicia. Desde un punto de vista de lucha de clases, decimos que la universidad venezolana es reproductora del gran capital nacional e internacional.

En Venezuela sabemos que el partido político Primero Justicia nace con apoyo financiero de la antigua PDVSA, y del IRI (The Internacional Republican Institute, en inglés; Instituto Republicano Internacional, en español), un instituto bipartisano norteamericano (Republicano y Demócrata), cuyos objetivos son: ``avanzar la libertad y la democracia a nivel mundial desarrollando partidos políticos, instituciones civiles, elecciones libres, gobernanza democrática y la regla de la ley''.

Debemos decir que Primero Justicia es uno de los partidos políticos creados para ser satélites, para ser una antena receptora, de la ideología capitalista norteamericana y defender dichos intereses en la Patria de Bolívar. Las instituciones civiles que se incluyen en sus objetivos son las ONG, como Primero Justicia en sus primeros pasos, y ahora están incluidos SUMATE y el resto nombrado anteriormente. Vemos, entonces, que la posición de las autoridades rectorales de cerrar los comedores o de parar rutas de transporte, alternadamente o simultáneamente, apoyando al paro universitario, no es más que la confrontación directa entre dos modelos, el capitalista y el socialista, este último defendido por el gobierno revolucionario del Presidente Hugo Rafael Chávez Frías y continuado por el Presidente Nicolás Maduro.

No nos engañemos, aquí hay una lucha de intereses económicos, de pensamientos sociales encontrados, y es buena hora para que sepamos identificar el lado de clase que nos corresponde defender. Quitemos los pequeños detalles para ver los grandes intereses en lucha, en esta etapa de la revolución bolivariana. Evitemos que nos ocurra el error político de la batalla de Maracapana, en 1567, sitio ubicado en la Laguna de Catia, donde el ejército español venció a las tropas comandadas por los caciques Tiuna y Guaicaipuro. Los españoles, en número de 300, y 18.000 indígenas aliados, destrozaron la lucha de resistencia de los indígenas patriotas de Guaicaipuro y Tiuna, este último muerto en combate. Conclusión: los indígenas aliados a los españoles los ayudaron a quitarnos nuestra tierra y después la arrasaron, realizando el mayor genocidio conocido en la historia universal, en busca de oro y otros minerales preciosos. Así, igualito, es el imperio norteamericano, viene por nuestras riquezas y goloso a asesinar a todo aquel que ose defenderlas. Ahora tenemos petróleo del bueno, la represalia será mayor que antes.

Para que calibremos la clase de guerra mediática a la cual estamos sometidos se ha hecho público en las universidades colombianas del articulo ``Venezuela: Sin universidades sólidas, ningún país puede lograr un crecimiento sostenible'' del 09/07/2013, donde las academias (o asociaciones) nacionales de profesiones de Venezuela se unieron para rechazar públicamente lo que consideran un acoso gubernamental y violación de la autonomía universitaria por parte del gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, en lo que llaman crisis universitaria.

Entre cosas risibles dicen que ``La autonomía es igualmente violada mediante la distorsión de los mecanismos de elección de las autoridades y las instancias de cogobierno. Y finalmente es destrozada su infraestructura por brigadas de choque que han producido danos irreparables al patrimonio y al desarrollo de las actividades académicas''. Quedaríamos agradecidos que los personeros de las academias venezolanas nos muestren donde el gobierno ha distorsionado los mecanismos de elección de autoridades. Lo que sí ha hecho es que el marco legal del país se respete y eso es lo que las autoridades de las universidades autónomas están cansadas de violar, una y otra vez. Risibles decimos, porque los que tienen brigadas de choque son los líderes de la derecha venezolana, que incitaron a la violencia el día 15/04/2013 y esa violencia dejo 11 personas muertas, del bando oficialista, entre ellos 2 niños que celebraban la victoria del Presidente Maduro Moros. Además quemaron CDI's, casas del PSUV, etc. Una razia fascista igual a las atrocidades de Mussolini y Pinochet. Este gobierno bolivariano lideriza un proceso revolucionario pacifico, defensor de los derechos humanos consagrados, en teoría, en la Carta Magna de 199 y puestos en práctica por los Poderes Morales del país (Fiscalía, Defensoría del Pueblo, Contraloría de la Nación). Se acusa al gobierno bolivariano de violar los derechos humanos, en medios privados, nacionales y extranjeros, cuando en la verdad son los personeros de la derecha venezolana quienes incitan al odio racista y fascista, además de querer implantar un modelo neoliberal en nuestro país. El odio racista es lo más peligroso del programa de la oposición, pues sería una lucha social entre hermanos, una guerra civil, por razones fútiles como el color de la piel, como lo resalta el filósofo Miguel Ángel Pérez Pirela.

Cerramos este estudio llamando a la reflexión, a darnos cuenta que todo lo que está en juego es el recurso energético venezolano. Venezuela tiene las mayores reservas de petróleo del mundo: certificados tenemos 297 mil millones de barriles, además de ser la quinta potencia mundial de gas. Producimos diariamente 3.500.000 barriles de petróleo, lo cual al precio de US $ 100,00 genera la cantidad de US $ 350 millones al día. La lucha de la burguesía nacional, jerárquicamente subordinada al gran capital, es ponerle la mano a ese recurso, a ese dinero, y que es invertido por nuestro gobierno revolucionario en los programas sociales de la inmensa mayoría del pueblo más humilde. No nos engañemos. En los 14 años de la Revolución Bolivariana se han invertido US $ 550 mil millones en las Misiones Sociales, para favorecer a la población históricamente más desasistida de Venezuela.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3458 veces.



J. J. Rodríguez Núñez


Visite el perfil de Li Min Wu Rodríguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Movimiento Estudiantil, Educación


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad