¡Autonomía!

Un docente amigo, directivo de una de esas asociaciones gremiales convertidas en partidos políticos oposicionistas, nos comentaba que, comenzando la semana, su asociación discutiría el alcance de la Contratación Colectiva Unificada para el Sector Universitario, el primero en su historia. Pues bien, le sugerimos que nos remitiera las cláusulas que violan la Autonomía Universitaria; eso fue el lunes pasado, hasta la fecha no recibimos su comentario con las cláusulas violatorias. Suponemos que, esas asociaciones gremiales oposicionistas, deben encontrarse en una situación bien complicada, cómo explicar a las y los estudiantes de oposición, pero, estudiantes al fin y al cabo, que sacrificaron sus estudios para nada.

En los inicios, la lucha fue por la reivindicación de sus condiciones de vida, ¡salarios dignos!, gritaban las y los estudiantes de oposición que se sacrificaban para que sus profesores y profesoras, tuviesen buenos salarios. En paralelo, las discusiones avanzaban en las mesas de negociaciones, sin Fapuv y Fenatesv, organizaciones sindicales con una larga tradición de traiciones al movimiento de trabajadores y trabajadoras universitarias. Los rumores iban y venían, centraba su malvada campaña, en las y los jubilados universitarios, “que no les tocaba el aumentos salarial acordado en las mesas”, “que se aumentaba la fecha de jubilación a 30 años de servicios ininterrumpidos”, toda esa campaña tenía su origen malévolo en las asociaciones profesorales. Solo que, no decían toda la verdad. En los años 2000, en acuerdo Fapuv-Fenatesv-Fuenmayor, habían decidido integrar las primas a los salarios y llamar a ese pegoste “pensión de jubilación”. Quienes en el pasado reciente, echaban al pajón a las y los jubilados universitarios, hoy pretendían utilizarlos como quinta columna en contra de la contratación colectiva. Divide et impera, frase que algunos atribuyen al emperador romano Julio César, que resume la estrategia de dominación del imperio y sus agentes. Generar fricciones y luchas entre unos y otros, para lograr sus objetivos de dominación e imposición de políticas malsanas.

El segundo paso de la política de Fuenmayor, secundado en aquellos años por Fapuv y Fenatesv, sería sacarlos del presupuesto universitario, diferenciarlos como trabajadores y trabajadoras universitarias, colocarlos como beneficiarios de un fondo de jubilaciones y, como por arte de magia, el presupuesto universitario no sería tan abultado como lo es, en los actuales momentos. Los beneficios socio-económicos que lograsen las y los trabajadores activos, ya no les serían reconocidos en sus pensiones. Ese macabro plan fue derrotado en esta Contratación Colectiva, al otorgarles no solo el ajuste salarial en las mismas condiciones que el personal activo, sino al hacerles extensivo, el goce y disfrute, en las mismas condiciones que las y los activos, de aquellas primas de carácter no salarial que se les habían eliminados por su condición de jubilado/jubilada (Cláusula Nº 60). No se equivoca el dirigente universitario Eduardo Sánchez, cuando afirma que el sistema de protección al jubilado/jubilada universitaria es uno de los avanzados del país, así es. Basta leer esa Contratación Colectiva, para darse cuenta de ello. Hoy pueden decir con orgullo, las y los trabajadores universitarios que el plan macabro de Fuenmayor-Fenatesv-Fapuv, no pasará, las y los jubilados se respetan!!!

Una vez se deciden las cláusulas salariales que integran la propuesta de contratación colectiva, viendo los montos de ajustes de los salarios y primas, por encima de lo que esperaban las organizaciones sindicales, era de esperar que los trabajadores y trabajadoras universitarias celebraran los acuerdos. Y, efectivamente, así ocurrió con la única excepción de la Fapuv. Ya el conflicto, por ellos iniciado, tenía en el escenario mediático otras y otros protagonistas: Leopoldo López, Henrique Capriles Radonski y María Corina Machado. De la reivindicación salarial ahora pasaban a la exigencia de mayor presupuesto para las universidades, las cuales, según estos actores politiqueros venían siendo víctimas de un cerco económico, para someterlas a los dictámenes del rrrégimen castro comunista ahora presidido por Nicolás Maduro. Los discursos que debían repetir, las y los “académicos”, en las universidades emanaban ahora desde la MUD, quien ahora dirigía abiertamente el conflicto, que pasó a transformarse en una especie de paro sabotaje universitario, reeditando aquel paro sabotaje aplicado a nuestra industria petrolera en diciembre de 2002. Los mismos golpista de abril de 2002, comenzaron a aparecer en los medios de comunicación privados, esta vez, para hablar mal del gobierno.

Algunos “académicos” hasta vieron en este conflicto la posibilidad de una “primavera” a la venezolana, similar a la ocurrida en los países árabes. Los mismos clichés que utilizara la extinta Coordinadora Democrática de abril de 2002, comenzaron a aparecer en las pantallas de televisión. ¡Venezuela a Defender la Universidad!, gritaba la iglesia golpista, en vocería de S.E. (su excelencia, así se llama él mismo, al estilo de cualquier emperador romano) Jorge Cardenal Urosa Sabino. La Contratación Colectiva seguía su ritmo avasallador hacia su concresión, mientras a lo interno de las universidades, las buenas expectativas llenaban de algarabía a un sector de trabajadores y trabajadoras que, en los últimos tiempos, fue muy mal tratado por las pésimas gestiones ministeriales, en lo particular, la de Yadira Córdova y Tibisay Hung.

Cantinflas solía decirnos que: “hay momentos en la vida que son realmente momentáneos”, así ha desarrollado su conflicto la Fapuv, la MUD y autoridades universitarias de la ultraderecha. De la lucha por mayor presupuesto han trascendido ahora a la lucha por la defensa de la Autonomía. “Estamos en guerra porque ya estamos. ¿Por qué razones?, ustedes me dirán. Y yo les contestaré: razones fundamentales que todo conglomerado debe entender y son tres: la primera, la segunda y la tercera. ¿Qué cosas verdad? Pues así es” (“Un día con el diablo”, 1945).

Así tan las cosas. Hasta las academias han ido a parar, mientras, la MUD se ha hecho la loca no vaya ser que, las y los estudiantes, les vayan a protestar por la pérdida de sus semestres. “Las Academias Nacionales observan con mucha preocupación cómo el concepto de autonomía universitaria, consagrado en la Constitución Nacional, está siendo violado a través de diferentes acciones: reducción del presupuesto anual destinado al funcionamiento, actividades académicas, de investigación y desarrollo, bibliotecas, extensión y atención a los estudiantes”. Así lo indicó Claudio Bifano, Presidente de la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales, en documento público respaldado por la Academia de Medicina, de Ciencias Económicas y la Academia de ingeniería y el Hábitat”. (http://ucvnoticias.ucv.ve/?p=20397). La corta memoria de los “académicos” de la academia, les impide apreciar que, fue el Presidente Hugo Chávez, quien elevó a rango constitucional la Autonomía Universitaria; pero, no contento con ello, le reintegró a la Universidad Central de Venezuela, a su patrimonio, el Jardín Botánico, expropiado por el gobierno del catedrático ucevista en funciones de gobierno: Rafael Caldera, quien no dudó en meterles los tanques a la que fuera su universidad. Y olvidan, esos catedráticos, que, una vez reintegrado el Jardín Botánico a la UCV, en una muestra más de violación a su Autonomía, los rectores Giannetto, París y Arocha, privatizaron ese patrimonio nacional en manos de una fundación, valga decir, al igual que Caldera, despojaron a la UCV de parte de su cuerpo. Y, ha sido, gracias a la lucha que, desde hace poco tiempo atrás, libran las y los trabajadores del Jardín Botánico que, esa parte importante de su cuerpo, de su Autonomía, se ha logrado reintegrar íntegramente a la Universidad Central de Venezuela, ¿dónde estuvieron esas academias y sus “académicos” que no se enteraron de esas luchas por la verdadera Autonomía. Nunca se pronunciaron? “Para mí todas las ideas son respetables aunque sean “ideítas” o “ideotas” (Cantinflas, “Su Excelencia”, 1967).

Ya casi terminamos estas líneas y, no nos llega mensaje del amigo profesor. La tradicional marcha que siempre buscan llevar al centro de Caracas, se realizó sin mayores traumas. La escuálida asistencia, reflejó que esta nueva intentona golpista se desvanece sin mayores logros. El período vacacional se acerca irremediablemente, en las universidades en paro sabotaje se respira, entre estudiantes, solo descontento. Entre las pancartas que se leen en las paredes, una llama nuestra atención: “Profesor no te dejes amedrentar ¡Dicta tu clase!” En diciembre de 2002, los comerciantes que se negaron a cerrar sus negocios, fueron obligados a hacerlo por la fuerza; por esta “democrática” oposición. “Democracia, mire usté, según la lengua española traducida al castellano quiere decir demos, como quien dice dimos y si dimos con qué nos quedamos y cracia viene siendo igual, porque no es lo mismo don Próculo se va a las democracias que demos cracias que se va don Próculo” (Cantinflas. “Si yo fuera diputado”, 1951).

Este libreto reeditado ya lo vivimos en 2002. En uno de los tantos comunicado que emitieron en la época, bien vale rememorar uno, de las y los profesores de derecha, de la USB: “Esta política antiautonómica del Gobierno se ha intensificado ahora, cuando en el contexto del paro cívico nacional se produjo la participación de sectores profesorales y estudiantiles en una acción contra un gobierno, que ha tratado de cercenar las libertades democráticas y que utiliza un lenguaje agresivo, acompañado de manifestaciones violentas por parte de sectores que lo apoyan. La respuesta fue, en principio, la de intimidar a las autoridades y a las comunidades universitarias y utilizar desde las altas esferas del régimen, el chantaje de no suministrarles los recursos si no ocurría la reanudación inmediata de las actividades”. (Luchemos por la Autonomía Universitaria: http://prof.usb.ve/mscembo/autonomia.html). En abril 2002, ante el golpe fascista de Pedro Carmona Estanga, esa misma Fapuv que, hoy nos habla de violación de Autonomía, de defender la Democracia y otras necedades, mediante remitido publicado en el diario de derecha, El Nacional, página D/5, 12 de abril de 2002, titulado: “Carta Pública a Venezuela”, celebraba y aplaudía a rabiar, la imposición por la fuerza de una brutal dictadura militar de corte fascista.

Ningún Rector como Francisco De Venanzi profundizó tanto en el tema de la Autonomía Universitaria, en su Mensaje al Claustro la definía en términos bien precisos: “La autonomía universitaria es el sistema que mejor protege el pensamiento crítico y por ello representa un aporte significativo en la consolidación de los factores que orientan la integración universal. Su significado es tanto más valioso cuanto mayor el grado de independencia académica que se refleja, en última instancia, en la libertad de cátedra y de investigación…”, el propio Rector De Venanzi, nos da indicios de quienes Sí están violentando la Autonomía Universitaria, leamos: “En nuestro criterio, es evidente que para que las instituciones superiores del saber cumplan sus labores en la mejor forma, no pueden estar bajo el control de grupos sectarios que traten de mediatizar la enseñanza o la investigación en función de intereses políticos, económicos o religiosos determinados. La dirección universitaria debe ser esencialmente respetuosa del libre juego del pensamiento, interpretando en su mejor forma el significado del sistema autónomo…” (Mensaje al Claustro, Mayo 1963).

Y es hoy, cuando apreciamos el paro sabotaje universitario en su dimensión más débil, cuando se habla de Autonomía Universitaria, en momentos en que, quienes proyectaron el paro sabotaje en una dimensión politiquera y golpista, en que las universidades autónomas en paro han permanecido bajo el control precisamente de quienes nos advirtiera el Rector Magnífico F.D.V., de “grupos sectarios” y “en función de intereses políticos, económicos o religiosos”, léase: la MUD, Primero Justicia, la iglesia católica, las academias, estudiantes de derecha, asociaciones profesorales, autoridades universitarias de ultra derecha, políticos de derecha, ex candidatos presidenciales y gobernadores de derecha, en fin, “grupos sectarios” que atentan contra la verdadera Autonomía Universitaria, bien vale exigirles respeto y, hacer cumplir la recomendación más sabia que nos legara el Dr. Francisco De Venanzi: “La dirección universitaria debe ser esencialmente respetuosa del libre juego del pensamiento, interpretando en su mejor forma el significado del sistema autónomo”.

Valga decir, con el Rector Magnífico De Venanzi: no habrá verdadera Autonomía Universitaria, sin verdadera Democracia a lo interno de nuestras universidades autónomas. No hay, ni habrá, verdadera Autonomía Universitaria, sí el Principio de Autonomía consagrado en el Artículo 34 de la Ley Orgánica de Educación no deja de ser letra muerta y se convierte en letra viva, al calor del “libre juego del pensamiento”.

La Sala Constitucional y la Asamblea Nacional tienen la palabra. Una, despejando el camino de la constitucionalidad a la Ley Orgánica de Educación y, la otra, aprobando una Ley Marco de Elección de las Autoridades de las Universidades Autónomas Nacionales. Ese es el camino que habrán de recorrer, las y los trabajadores universitarios en su destino por reivindicarse como ciudadanos y ciudadanas universitarias, en igualdad de derechos y deberes. Como dijera Savater: “Uno puede elegir entre ser ciudadano que lucha por mejorar o ser un vasallo que soporta lo que le pasa y ya está, pero no hay más…”, y las y los trabajadores universitarios dejaron de ser vasallos en el momento en que la Ley Orgánica de Educación se aprobó, otorgándoles su ciudadanía universitaria.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1431 veces.



Henry Escalante


Visite el perfil de Henry Escalante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Henry Escalante

Henry Escalante

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /educacion/a169343.htmlCd0NV CAC = Y co = US