Verdades que vencen la sombra

¡Ay, Alma Mater!

La derecha vocifera apoyar la universidad. Desde la educación colonial hasta la bolivariana, la historia la desmiente. La exclusión, el racismo, los cierres, las clausuras, los despojos, la selección, los allanamientos militares, el enclaustramiento, la persecución profesoral, los asesinatos estudiantiles, las desapariciones, el permanente cerco policial (pregunten a Ledezma) y la asfixia presupuestaria, signan esa historia. La hipocresía hoy y la sangre ayer  han sido su tinta.

Honrar honra

De 1975 a 1998 gobernaron Venezuela los presidentes Carlos Andrés Pérez, Luis Herrera, Jaime Lusinchi, Carlos Andrés Pérez (II), Octavio Lepage, Ramón J. Velásquez y Rafael Caldera (II). En ese casi cuarto de siglo, todos se negaron a pagar a trabajadores y profesores universitarios los intereses sobre sus prestaciones. Se llegó a aceptar  que era una “deuda impagable”. Vino Hugo Chávez e hizo posible lo imposible. Así  honra a la universidad venezolana la Revolución Bolivariana.

Chávez y el jardín

La sesión inaugural de la Asamblea Nacional Constituyente de 1999 se realizó en el Aula Magna de la Universidad Central de Venezuela. Meses después, en su Paraninfo, sería recibido el presidente constitucional, Hugo Chávez Frías. Allí dijo: “vengo a entregar, no vengo a quitar”. Cierto, en ese acto le devolvió a la Casa que vence la sombra su Jardín Botánico, arrebatado militarmente por el zarpazo puntofijista. Después, por ese  paraíso ucevista, caminamos con el joven comandante. 

Historia de la U

Betancourt  allanó la universidad. Leoni, con el profesor Alberto Lovera, inició las desapariciones. Caldera le arrebató la Zona Rental, el Jardín Botánico y la cerró militarmente. El gobierno de  Pérez asesinó a Jorge Rodríguez, padre, nuestro Delegado ante el Consejo Universitario de la UCV. Herrera y Lusinchi sellaron con sangre el medio pasaje estudiantil. Hugo Chávez honró la deuda que aquellos dejaron, le devolvió su Jardín Botánico y Zona Rental y elevó la matrícula de 600 mil a dos millones y medio de estudiantes. Si saben otra historia, cuéntenla.  

Guarimba en “U”

Desde la Generación del 28 hasta la de los 90, las protestas estudiantiles se dirigieron a los gobiernos,  autoridades universitarias o embajadas imperiales. A partir de los llamados “Manitos Blancas” o  “Bebés de Granier”, sus víctimas son los ciudadanos. Trancan autopistas, cierran avenidas, bloquean urbanizaciones. ¿La razón?: no lideran ni  convocan a nadie y con cuatro gatos, ausencia represiva y alcahuetería mediática muestran  músculos que no tienen de un movimiento que no son.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5501 veces.



Earle Herrera

Profesor de Comunicación Social en la UCV y diputado a la Asamblea Nacional por el PSUV. Destacado como cuentista y poeta. Galardonado en cuatro ocasiones con el Premio Nacional de Periodismo, así como el Premio Municipal de Literatura del Distrito Federal (mención Poesía) y el Premio Conac de Narrativa. Conductor del programa de TV "El Kisoco Veráz".

 earlejh@hotmail.com

Visite el perfil de Earle Herrera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Earle Herrera

Earle Herrera

Más artículos de este autor