Normativa laboral, Fapuv y presunta corrupción en las universidades

El Contrato Colectivo Unificado del sector universitario avanza a paso firme, faltan pocas cláusulas socio-económicas para culminar con el tema salarial que, vendría a coronar lo más espinoso de toda contratación colectiva, como lo son las cláusulas con incidencia salarial. El beneficio de alimentación, juguetes, aporte por nacimiento de hijos e hijas, matrimonio, guardería, útiles escolares, prima por hijos e hijas con discapacidad y ayuda por fallecimiento del trabajador/trabajadora constituyen cláusulas en que ya existen acuerdo entre las partes. Esta semana, por culminar, se abordaron otras como prima hijo/hija, antigüedad y hogar; primas todas éstas que tienen incidencia salarial y, ya en las mesas, se presentaron propuestas gubernamentales y contrapropuestas sindicales, que la semana próxima se definirán entre las partes; con ello, solo falta por dilucidar el tema que tiene de cabezas a las y los trabajadores universitarios: el Ajuste Salarial, el que estimamos, la semana próxima se defina. El ambiente que reina, en estos momentos, en las mesas es de plena cordialidad entre quienes, semanas atrás, se enfrentaban, esperemos así continúe y finalice.

  Notas curiosas, a considerar por la clase trabajadora universitaria, son las concernientes a la actuación de la aristocracia sindical de Fetrauve: no se atreven a decir ni ofertar propuesta alguna, si no reciben el visto bueno de la representación de la patronal. Miradas de reojo, señas con las manos, una mala cara, es parte del repertorio que ha podido apreciar la verdadera representación de trabajadores y trabajadoras universitarios (FETRAESUV, FENASOESV, FENASIPRUV y Sindicatos No Federados) en las mesas por parte de la patronal hacia la representación de la aristocracia sindical. Es más que evidente, la falta de autonomía con que cuentan las y los representantes de la aristocracia sindical de Fetrauve, Fenastrauv y Fenasinpres. Ya, algo de eso, se vió cuando se discutió la Normativa 2008. En las discusiones, por parte de la patronal, se ha observado mucha beligerancia por parte de algunos funcionarios del MPPEU, quienes parecieran hacer resaltar su presencia en las mesas más con fines de que el ministro Calzadilla los ratifique en sus cargos que, con fines de aliviar tensiones y mantener la concordia en las discusiones. El tema de la tercerización, se ha dejado para dilucidar al final de las discusiones, al parecer se ha convertido en un tema espinoso para el Gobierno, pese a que la LOTTT es muy clara al respecto, en dos años no debiera existir trabajador/trabajadora tercerizada en la Patria de Simón Bolívar y Hugo Chávez. Por cierto, el tema vivienda dejó florecer ciertos intereses que revolotean alrededor de las discusiones en las mesas. El mismísimo Carlos López, planteó la creación de un Fondo de Vivienda con los aportes de Cajas de Ahorros de las y los trabajadores. Echarle manos al dinero de las y los trabajadores universitarios, su ansiedad de dinero salió a flote; por supuesto, su propuesta fue rechazada por la verdadera representación de la clase trabajadora universitaria e incluso por parte de la aristocracia sindical: Fenastrauv y Fenasinpres. Por lo visto, Carlos López, aún no se desprende de sus orígenes copeyanos, completamente.

  Y, mientras las y los representantes de la clase trabajadora universitaria definen el instrumento jurídico que va regular su relación con el Estado en los venideros dos años, la FAPUV declaraba el paro indefinido. Esta organización de carácter gremial, está pagando sus graves errores políticos. En estos catorce años, con sus meses, transcurridos de Revolución Bolivariana, FAPUV se dedicó a un solo objetivo: derrocar a Hugo Chávez. Durante todo ese tiempo transcurrido, esa fue su tarea y, como los hechos lo evidencian: fracasó. Hoy, que la FAPUV  ha decidido volver a su acción gremial, dejar de actuar como un partido político de oposición, muchísimas cosas han cambiado sin que su dirigencia y, mucho menos, las bases profesorales, se hayan percatado de ello. Las Normas de Homologación, instrumento legal que sustentaba las decisiones gubernamentales de aumento salarial para el sector universitario han fenecido, mediante sucesivas decisiones judiciales que una tras otra, ratificaban la decisión inicial. Bueno traer a colación, algunas de esas Sentencias, como por ejemplo la Nº 2009-02189, de fecha 15-12-2009, en la que la Corte Segunda de lo Contencioso Administrativo, declaró Sin Lugar el recurso por abstención o carencia interpuesto por la FAPUV contra el CNU, señala el fallo: “En consecuencia, mal podría esta Corte obligar al Consejo Nacional de Universidades (CNU) a la revisión de las tablas de sueldos y demás beneficios adicionales que correspondan al Personal Docente y de Investigación de las Universidades Nacionales en base a las pretendidas reglas establecidas en el artículo 13 de las Normas antes señaladas, toda vez: i) dicha normativa no contiene una obligación imperativa hacia dicho Consejo, sino una recomendación en el uso de criterios para modificar o revisar las Tablas sobre beneficios económicos de los docentes universitarios, y ii) los sueldos de los Profesores y auxiliares docentes, en el período reclamado han sufrido variaciones acordes a las necesidades de la Nación, con lo cual carece de fundamento el principio final de su pretensión, como lo es obtener un sueldo mayor. (…) En tal sentido, como ya fuera expuesto, la consulta a Federación de Asociaciones de Profesores de Venezuela (FAPUV) no es obligatoria, sino potestativa de la Administración, quien puede determinar la conveniencia o no de la participación de este gremio en el eventual ajuste de la Tabla de Sueldos, como lo puede hacer con cualquier otra organización, caso contrario, la norma se haría discriminatoria y contraria a los principios de una democracia participativa. Así se declara. Por las razones antes expuestas, esta Corte Segunda en lo Contencioso Administrativo declara sin lugar el recurso contencioso administrativo por abstención o carencia interpuesto por la Federación de Asociaciones de Profesores Universitarios de Venezuela. (sic)”. En Noviembre de 2010, la Sala Político-Administrativa del TSJ, declara sin Lugar la apelación interpuesta por la FAPUV contra la Sentencia del 15-12-2009 dictada por la Corte Segunda de lo Contencioso Administrativo, confirmando, con esa decisión, dicha Sentencia.

  El 09 de enero de 2007, dos años antes, fue la Sala Constitucional que les declaró Sin Lugar la apelación entonces ejercida, como consta en el Expediente Nº 07-0026. Ha sido, toda una larga historia judicial, la que han seguido las Normas de Homologación, confirmándose en cada una de ellas que, el CNU no está obligado a aplicarlas tal cual establecen, para hacer los ajustes salariales a ese sector de la comunidad universitaria. Siendo ministro, el profesor Luis Acuña, invitó a la FAPUV  a discutir contratación colectiva a lo que se negaron. La agenda política ha estado siempre por delante para esa organización gremial, lo que supo aprovecha la Fenasinpres para establecer alianzas con sectores de esa organización gremial y, no por casualidad, en las mesas de negociaciones de la Normativa Laboral Unificada están las asociaciones de profesores de LUZ, UCLA, UNEXPO, USB, UDO, UNET, UNERMB y la UNESUR. Incluso, el mismo Carlos López, ha invitado a la FAPUV a incorporarse a las mesas: “López, quien representa a una federación que agrupa aproximadamente a 58 sindicatos del personal administrativo, pero que también incluye profesores y obreros, exhortó a la Federación de Asociaciones de Profesores Universitarios de Venezuela (Fapuv) a incorporarse a la discusión y abandonar su agenda política. “Quisiéramos que dieran ese paso, porque su agenda sigue siendo política y no gremial. Hacemos ese llamado”, dijo López”.  (Informe21.Com, 21-05-2013). Si bien, la potestad de incorporar o no a alguna organización sindical o gremial corresponde al MINPPTRAS, nada de malo tiene el llamado de la aristocracia sindical a la FAPUV, de ser testigos de excepción en las mesas de la concresión del primer Contrato Colectivo Unificado del sector universitario.

  La realidad que vive FAPUV, hoy en día, es la de un enfermo terminal. Cada nueva cláusula que es aprobada en las mesas de negociaciones, resta un tiempo de vida a la FAPUV. La “organización de carácter académico-gremial” que proclama en sus Estatutos, devenida en organización político partidista de oposición a la Revolución Bolivariana, muere lentamente al oponerse por oponerse a los cambios ocurridos en el país, convertida en esclava de los hábitos cuartorrepublicanos.  Enfrentada a las y los estudiantes universitarios, quienes proclaman su Derecho al Estudio, una nueva decisión judicial les otorga a las y los estudiantes de la UPEL su reivindicación a recibir sus clases, según decisión del juzgado 24 del Área Metropolitana de Caracas, quien emitió una orden a la FAPUV para que convoque a la reanudación inmediata de actividades en dicha universidad. La respuesta de la presidenta de esa organización gremial no pudo ser más elocuente: “Esto es un acoso judicial para impedir la libre protesta por nuestros derechos. Aquí estamos los profesores y estudiantes unidos, venimos a decir que defendemos nuestro derecho al trabajo y el derecho a la educación. Si los profesores si tienen una vida digna la educación será de calidad”. (Informe21.Com, 03-06-2013). La típica respuesta de todo opositor que se coloca al margen de la Ley.

  Y pensar que todo este sismo, que sacude al mundo universitario, no sería posible de haber continuado al frente de ese ministerio Yadira Córdova. Hasta la corrupción universitaria ha sido tema de primer orden por estos días. Una investigación que adelanta la Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional, jurunga los estiércoles de las élites que dirigen la universidad y el manejo de sus recursos propios. El Prof. Miguel Alfonzo de Proyecto Socialista, nos explica: “El  miércoles 29 de mayo, Alfonzo presentó un conjunto de pruebas ante la Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional (AN), sobre presuntos hechos de corrupción en la Fundación UCV (Funda-UCV). Alfonzo indicó que esta fundación tiene cinco años sin rendir cuentas ante el Consejo Universitario, razón por la cual llevaron ante la AN el caso de 9 proyectos (2002-2008) emprendidos entre este organismo y la Facultad de Ciencias, a través del Instituto de Zoología y Ecología Tropical (IZET), cuyos excedentes no fueron devueltos y presuntamente se le entregaron a la administración central…” (http://www.aporrea.org/educacion/n230092.html). El hecho es, que se desaparecieron como por arte de magia Bs 1.035.856,29, el presidente de Funda-UCV, Genaro Mosquera, afirma que los remitió al rectorado, Cecilia Arocha, y ésta afirma que no los recibió. “Sin embargo, no es sino hasta el 17 de mayo del año 2010 que se realiza una reunión de alto nivel en el Vicerrectorado Académico con la asistencia de las autoridades de la universidad; el decano de la Facultad de Ciencias, Ventura Echandía y la directora del IZET, Leidi Herrera, según se expone en el informe institucional. En dicha reunión se reconoció la deuda, se planteó la necesidad de honrarla y los posibles mecanismos de pago. Sin embargo, el presidente de la Fundación admitió que estos recursos tantas veces reclamados por el IZET habían sido transferidos al rectorado, por lo que recomendaba elevar la solicitud a la ciudadana rectora”, se lee en los argumentos presentados en la AN por Alfonzo”. (http://www.aporrea.org/educacion/n230092.html).

  Así de fácil, se diluye entre terceras manos el presupuesto universitario. Así de fácil, se resuelven estos casos, se asume como deuda y listo, todos a exigirle al Gobierno mayor presupuesto. Con Yadira Córdova, las cosas se resolvían así de fáciles, la alianza Yadira-Cecilia todo lo facilitaba. Esperemos que, el nuevo ministro Prof. Pedro Calzadilla, se acople a la directriz trazada por el Presidente Nicolás Maduro, ¡lucha a  muerte contra la corrupción y el burocratismo! Que los responsables de la “desaparición” de estos recursos del Patrimonio Público respondan por los mismos. Que la investigación se amplíe a todo el espectro de fundaciones universitarias que administran recursos públicos, propiedad de todas y todos los venezolanos y no de las élites que dirigen nuestras universidades…



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2138 veces.



Henry Escalante


Visite el perfil de Henry Escalante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Henry Escalante

Henry Escalante

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /educacion/a167675.htmlCd0NV CAC = Y co = US