Castigo para los rectores y demás autoridades universitarias

Este Ministerio no puede limitar su acción a recortar los excedentes cuantitativos salariales no justificados o evidentemente abultados en millardos de bolívares, práctica que consumaron durante más de 40 años.

Esas autoridades han cometido delitos de estafa recurrente. Como tales, son acusables como delincuentes, a quienes debería, por lo menos, exigírseles su renuncia inmediata, imponerles la pérdida de sus privilegios, al ser declarados personas non grata e indignas.

No puede ser que el Ministro Moncada se limite a rectificar cuantitativamente las partidas presupuestarias como si sólo se tratara de conciliaciones bancarias o comerciales que suelen tener discrepancias involuntarias las más de las veces. Allí ha habido dolo, burla, estafa y otros delitos afines.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2738 veces.



Manuel Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: