¿¡Hasta cuándo Globovisión!?

En 1994 en Ruanda, ocurrió uno de los más horrendos enfrentamientos étnicos que produjo el asesinato de aproximadamente un millón de personas. En este genocidio jugó un papel importante la participación de un medio de comunicación masivo conocido en Ruanda como La Radio Televisión Libre des Mille Collines (La Radio de las Mil Colinas); conocida también como la "Radio del Odio"(cualquier parecido con Globovisión es pura coincidencia). Por este caso, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas creó El Tribunal Penal Internacional Para Ruanda y fueron condenados, entre otros, Ferdinand Nahimana y Jean-Bosco Barayagwiza, que fundaron y controlaron la información en la emisora de radio, y Hasan Ngeze, un antiguo editor de un diario.

Ya basta de hacernos los locos con la campaña de odio que sistemáticamente tiene Globovisión desde hace casi tres lustros. Es tan descarada e impune la actuación de esta televisora del terror que actualmente, cuando se refieren a la estadía del Presidente Chávez en el Hospital Militar, se expresan así: la “supuesta” estadía del Presidente Chávez en el Hospital Militar; de esta forma ponen en duda la información oficial y así le mandan un mensaje a sus usuarios que el Gobierno miente. Eso es una falta de respeto inconmensurable que no tiene otra intención que la de crear odio hacia un Gobierno legítimo y legitimado por el pueblo en la pasada elección presidencial; aunado a eso, comentan las noticias para que el televidente no tenga oportunidad de analizarlas y de esa forma inocularle una opinión y un sentimiento determinado a sus usuarios.

Mi pregunta es: ¿Globovisión se mantiene transmitiendo por miedo a la reacción opositora (nacional e internacional) o por una negligencia o flojera supina de quienes deben velar por el contenido de lo que transmite ese canal? No me vayan a salir con que ese canal tiene varios procedimientos abiertos, porque Globovisión da motivos suficientes para cerrarlo de una vez solicitando una medida cautelar por un problema de que está afectando la salud mental de una parte de la población, incluso por un asunto de seguridad de Estado; porque es evidente que ese canal procura el “derrocamiento” de este Gobierno.

Quizás salgan los defensores de la “Libertad de Expresión” a decir que no se puede violar ese derecho humano. Digan sin tapujos que se refieren a la libertad que tienen los propietarios de los medios de crear matrices de opinión según sus intereses mezquinos. Esa es la “Libertad de Expresión” que se defiende. Porque cuando un adulto mayor se expresa libérrimamente en contra de una manifestación absurda frente a la Embajada de Cuba y es vejado, humillado y agredido físicamente; Golobovisión no reseña el hecho, y cuando detienen a uno de los agresores del adulto mayor, lo informan culminando con la siguiente expresión: “esa detención puede entenderse como una criminalización de la protesta” ¿es que parte de la protesta consiste en empujar y arrancarle de la cintura un marcapasos a un adulto mayor?; y Globovisión se da el lujo de hacer ese comentario y no pasa nada.

La culpa no es del ciego, sino del que le da el garrote. Somos nosotros (y digo nosotros, porque me siento parte del Gobierno) los que permitimos que Globovisión haga y deshaga con la salud mental de parte de nuestros compatriotas y con la paz del país ¿Será que tiene que ocurrir aquí algo similar a lo que ocurrió en Ruanda para que salga Globovisión del aire?

valgo7968@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2820 veces.



Juan Carlos Valdez G.


Visite el perfil de Juan Carlos Valdez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: