Tenemos los días contados 2010...2012

Yo creo Sra ministro de Educación que hace falta mucho mas que una gota de amor para las escuelas

Cuando escribo desde esta dimensión lo hago con el compromiso que adquirí hace 18 años desde mi primera experiencia como maestro, en la escuela de música Vicente Mendoza, contaba yo con la edad de 33 años y era un estudiante de música discípulo del maestro Efraín Silva todo un baluarte de nuestra música académica y popular reconocido internacionalmente desde muy joven mi amado maestro por su extraordinario talento y nunca sabré si por su don de gente buena o por sus grandes cualidades musicales, lo cierto es que Efraín me encargo dictar los cursos de verano para jóvenes en sus primeras lecciones de guitarra y cuál sería mi sorpresa que el que recibió la más grande lección fui yo porque cuando comencé a acompañar a los jóvenes en el noble arte de la guitarra comenzaron a llegar más jóvenes de lo previsto y pedían ver clases con el profesor patricio silva y por más que hice intentos de explicarles que yo no era profesor sino alumno como ellos continuaban en su empecinada tarea de decirme profesor y cuando con timidez pregunte él porque me dijeron que es que se me entendía muy bien lo que explicaba lo que antes con otros profesores no habían podido entender, entonces comprendí que el amor hacia las artes y hacía los hombres que aprendí con Efraín era la clave para trasmitir conocimientos y continúe por el camino de la educación y la docencia hasta nuestros días solo que más adelante diversifique mis practicas y comencé a trasmitir cuanto había logrado comprender en diferentes aéreas e instituciones públicas y privadas pero de igual forma socialice el quehacer educativo como un hecho social y revolucionario entre el pueblo en cualquiera de sus formas, para esos tiempos con las asociaciones de vecinos, sindicatos, grupos, movimientos etc. algunas veces de manera informal otras de manera formal, pero a fin de cuentas comprendí que para acompañar procesos sociales en cuanto a la comprensión de conocimientos en la materia que sea el principal componente es el amor, el amor por lo que haces y el amor para quien lo haces, y para eso no hay universidad ni doctorado que valga, y con el filosofo Marxista Franz J.T.Lee de quien me enamore desde la primera madrugada que lo encontré por estos mundos ciberneticos comprendí que los títulos son parte de el gran engaño universal y una herramienta de dominación burguesa por excelencia.

Por tanto señora ministro de educación en atención a las enseñanzas de nuestro comandante Chávez creo que hace falta mucho más que una gota de amor para nuestras escuelas, hace falta un mar desbordado de amor por lo que hacemos y para quien lo hacemos, que en nuestro caso los revolucionarios Bolivarianos es por la humanidad que lo hacemos, son validas y oportunas y hasta obligatorias las inspecciones pero si no colocamos especial énfasis en las personas que ejercemos ese noble apostolado como es el de maestro y sus condiciones de vida mucho me temo señora ministro que con escuelas lindas y bien dotadas no iremos a ninguna parte y solo continuaremos el camino al infierno que es por donde vamos, porque aunque Ud. No lo quiera reconocer señora ministro los más de 500 mil maestros estamos en condiciones muy precarias muy a pesar de que este gobierno ha sido quien mejor ha tratado al gremio docente al punto de que jamás le he escuchado absolutamente ningún comentario sobre la explotación a la que son sometidos los maestros en las escuelas privadas que hasta con menos de un salario mínimo los humillan en instituciones que gozan de mucho renombre y prestigio sin seguridad social, sin ley de política habitacional, sin seguro social obligatorio, aún cuando reconozco que ese tema de las empresas privadas de educación tiene una complejidad que en algún momento habrá que abordar y de pronto este no sea el momento por ser un año electoral pero ese tema está pendiente y muy poco se escribe al respecto.

Sé por experiencia personal que la gestión de gobierno tiene una complejidad y dificultad muy grande por el peso especifico del enemigo quien tiene mucho poder todavía y controla procesos vitales para el avance, lo frena, lo neutraliza y hasta lo hace retroceder en muchos casos pero no tome estas notas mías ni siquiera como una crítica constructiva no, tómelas como un comentario de un compañero que la respeta por sobre toda las cosas y que por su alto compromiso político no puede enmudecer y con la humildad necesaria le digo que esa gota que Ud. Señala aunque debiera ser un mar algún día no muy lejano nos bañara a todos en una patria libre de explotadores.

Les envió este regalo que me mandaron y se los dedico a los que como yo se sienten identificados con él:

“EL VALIOSO TIEMPO DE LOS MADUROS”


“Conté mis años y descubrí,
que tengo menos tiempo
para vivir de aquí en adelante,
que el que viví hasta ahora….


Me siento como aquel chico
que ganó un paquete de golosinas:
las primeras las comió con agrado,
pero, cuando percibió
que quedaban pocas,
comenzó a saborearlas profundamente.


Ya no tengo tiempo
para reuniones interminables,
donde se discuten estatutos,
normas, procedimientos
y reglamentos internos,
sabiendo que no se va a lograr nada..


Ya no tengo tiempo
para soportar absurdas personas
que, a pesar de su edad cronológica,
no han crecido.


Ya no tengo tiempo
para lidiar con mediocridades.
No quiero estar en reuniones
donde desfilan egos inflados.
No tolero a maniobreros
y ventajeros.


Me molestan los envidiosos,
que tratan de desacreditar
a los más capaces,
para apropiarse de sus lugares,
talentos y logros.

Detesto, si soy testigo,
de los defectos que genera
la lucha por un majestuoso cargo.


Las personas no discuten contenidos,
apenas los títulos.

Mi tiempo es escaso
como para discutir títulos.


Quiero la esencia,
mi alma tiene prisa…

Sin muchas golosinas en el paquete…
Quiero vivir al lado
de gente humana, muy humana.


Que sepa reír, de sus errores.
Que no se envanezca,
con sus triunfos.
Que no se considere electa,
antes de hora.
Que no huya, de sus responsabilidades.
Que defienda, la dignidad humana.
Y que desee tan sólo
andar del lado de la verdad
y la honradez.

 

Lo esencial es lo que hace
que la vida valga la pena.
Quiero rodearme de gente,
que sepa tocar el corazón
de las personas…
Gente a quien los golpes
duros de la vida,
le enseñó a crecer
con toques suaves en el alma.


Sí… tengo prisa…
por vivir con la intensidad,
que sólo la madurez
puede dar.

Pretendo no desperdiciar
parte alguna de las golosinas
que me quedan…


Estoy seguro
que serán más exquisitas,
que las que hasta ahora he comido.

Mi meta es llegar al final
satisfecho y en paz
con mis seres queridos
y con mi conciencia limpia…


Espero que la tuya sea la misma,
porque de cualquier manera
llegarás…”

Pertenece al poeta, novelista, musicólogo, historiador, crítico de arte y fotógrafo brasileño
Mário Raul de Morais Andrade (1893 –1945)
 

“Cuando el alma se nutre, la persona se embellece.
Cuando la persona se embellece, hay armonía en el hogar.
Cuando hay armonía en el hogar, el país se ordena.
Cuando el país se ordena, hay paz en el mundo”.

Bolívar vive la lucha sigue

Hemos jurado vencer y venceremos.

m1r1p1s1@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1697 veces.



Patricio Silva


Visite el perfil de Patricio Silva para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: