Universidad e ideología como sistema de pensamiento dominante

Desde la llegada del actual Presidente de la República en 1998 la Universidad Pública Venezolana, autoridades y gremios como FAPUV, se han caracterizado por un constante enfrentamiento con el gobierno en apoyo a factores políticos adversos con la idea de hacerlo fracasar hasta derrocarlo. En los aciagos días de abril de 2002, nos sumamos, por obra u omisión, al paro de la CTV, Fedecámaras, Federación Medica, Petroleros y un gran número de gremios profesionales. Sorprendentemente, el 12 de abril cuando es derogada la Constitución Bolivariana, la FAPUV, las asociaciones de profesores y autoridades rectorales de las universidades públicas y privadas celebraron con sendos comunicados en prensa nacional el ascenso al poder del Presidente de Fedecámaras. Habíamos derrocado al tirano y reconquistado la libertad.

Lamentablemente, la historia los medios de comunicación la contaron a su manera, y en tres días el llamado rey de los vagos y maleantes había regresado al poder. Las caretas volvieron a su sitio. No contentos con aquella trágica aventura, en diciembre del mismo año las universidades y FAPUV se sumaron al llamado paro petrolero en el cual mucha gente padeció y murió por querer trabajar, por falta de atención médica, por comida, por gas, por gasolina. De la manera más descarada, mientras el gobierno hacia lo posible y lo imposible respetando la Constitución para defender al Estado-Nación y a la población en general, los iluminados con el saber sólo pensábamos que el paro debía seguir hasta que se vaya. Pasados 63 días, el Estado-Nación había perdido por falta de producción petrolera unos 15, 20 o 30 mil millones de dólares, muchas vidas, y sobre todo, la confianza en sus universidades; en los dueños del saber. El gobierno siguió en el poder y sólo nos quedo pasar a paro activo que todavía no termina y del que los universitarios aún no hemos dicho nada. Sólo nos colocamos nuestras caretas de buenos muchachos y empezamos a reclamar que el gobierno nos pagara.

Hoy, nueve años más tarde, mientras el mundo se debate en una gran crisis económica y de estructura del sistema capitalista, desde nuestras universidades se insiste en atacar al gobierno, como en el pasado sólo hay un fin, derrocarlo. El momento es ahora o nunca. Sabemos que el gobierno sobrevivirá a esta crisis económica. Dentro de su concepción capitalista, las actuales escuelas de economía no tienen ni tendrán una teoría satisfactoria que logre explicar tal fenómeno y en consecuencia deben trasformarse. Lo mismo sucede con las escuelas de comunicación social, ciencias sociales y de historia…

La Universidad desde hace mucho tiempo perdió el rumbo y se colocó de espaldas al pueblo humilde, pobre, ese de donde venimos y a donde parece no queremos volver.  Hoy como en el pasado es hora de definiciones. De escoger el camino a seguir en la construcción de una Patria Libre y Soberana. El problema de la universidad es político, ético, moral y cultural. No creo en una universidad para mí y los míos. Creo en una universidad incluyente de todos y para todos.

¿Cuántos de nosotros, FAPUV, autoridades rectorales y demás gremios, estamos dispuestos a una nueva aventura, dejando a un lado la comodidad de casas con aire acondicionado y nuestros carros último modelo para irnos a una montaña, y a través de la tv, tumbar al gobierno?¿Cuántos de nuestros humildes jóvenes ingresaran a las universidades en un gobierno de Fedecámaras o de FAPUV?¿Cuántos estamos dispuestos en dejar de tostarnos al sol, en la arena de una hermosa playa, para contribuir en el desarrollo de la historia que cientos o miles de hombres y mujeres se esmeran en construir y que en las universidades no quieren contar?

felmar138@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2422 veces.



Felipe Marcano


Visite el perfil de Felipe Marcano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: