Política económica: El debate necesario

La política económica es el centro del debate de cualquier nación. Los efectos de aquella son decisivos a la hora de incidir en las condiciones de vida de sus habitantes. Venezuela está encaminada hacia una nueva elección de los miembros y autoridades de la próxima Asamblea Nacional. Una nueva Asamblea Nacional, que rescate esta institución de quienes la convirtieron en una guarida para atacar a su propio país y a los venezolanos más humildes.

Es natural, entonces, que el debate electoral esté ocupado en gran medida por lo que los ciudadanos consideran temas importantes y el debate acerca de las opciones en materia económica es, como ya dijimos, un tema principal. Igualmente, parece natural y hasta debe alentarse que aparezcan alternativas y nuevas opciones políticas y partidistas. La Asamblea Nacional es el sitio destinado a la representación de las diversas voces y opiniones que tienen que decir en materia política en un país. Las reglas que rigen su elección deben asegurar la expresión, permitir la organización y participación de estas diversas voces; al tiempo que, las reglas de conformación de estos cuerpos deben garantizar que la Asamblea electa sea la mejor representación de esta pluralidad de opiniones. Venezuela necesita rescatar la dignidad de la Asamblea y que esta ejerza, plenamente, sus facultades en la impulsión de reformas necesarias y en la supervisión y control de las autoridades públicas.

Estas condiciones son claves para la reconstitución política de la Nación, una tarea que debe ocuparnos a todos los ciudadanos con prioridad.

Igualmente, sigue siendo prioridad la revisión de la política económica. Debe anunciarse un plan que dé confianza a todos los venezolanos, para ello, el plan que se anuncie debe reconocer la necesidad de recuperar los salarios de los trabajadores venezolanos; esto en primerísimo lugar. También debe contener el anuncio de todo un plan de empleo e inversiones en servicios públicos y sectores productivos de la economía nacional, con el fin de reanudar el crecimiento económico del país. El plan económico debe comprender una modernización y actualización del sistema tributario y fiscal, orientado a asegurar su transparencia, eficacia y eficiencia, así como a garantizar la recaudación de los fondos suficientes para la provisión de servicios públicos de calidad y la construcción de una sociedad incluyente y justa… Estas medidas, entre otras, constituyen el núcleo de un plan de reconstrucción nacional, que el momento demanda, y que la pandemia global ha marcado como urgente.

Por su parte, el liderazgo político del país debe estar a la altura, y alcanzar los acuerdos necesarios para recomponer las bases de la convivencia nacional sobre los principios de la defensa de la soberanía, la pacificación, el respeto de las leyes y la Constitución nacional. Principios amplios que deberían acomodarnos a todos. De tanto en tanto, los pueblos son convocados a reafirmar los principios sobre los que se sustenta su sociedad. Este 6 de diciembre estamos convocados todos los venezolanos no solamente a ello, sino también a dar un impulso decisivo a favor de la construcción del país que deseamos. Este 6 de diciembre te invito a votar; vota por quien tu quieras, pero vota. Vota por tu futuro y el de tus hijos. Vota.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 765 veces.



Rodolfo Magallanes

Profesor del Instituto de Estudios Políticos de la UCV

 magallanucv@gmail.com

Visite el perfil de Rodolfo Magallanes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: