¿Aumento Salarial o Reconversión Monetaria?

El debate económico sigue vivo, si algo debemos sentirnos orgullosos los venezolanos y venezolanas es que contamos con un staff de economistas y científicos sociales de primer nivel, cuya característica fundamental es que se alejan del fracasado dogma neoliberal y le dan frescura a la Economía Política del Socialismo venezolano, por eso, consideramos como impertinentes y fuera de toda lógica, que existan camaradas que sientan alguna roncha porque se mencionen en el debate a Marx o Lenin, siendo éstos los padres fundadores de esa ciencia revolucionaria. Sería, como ponerse a dialogar de relatividad sin mencionar siquiera a Albert Einstein. Lenin, estudió a profundidad el mercado interno en Rusia, y no lo hizo por ociosidad sino en la búsqueda de las causas económicas que posibilitaran la concreción del Socialismo. No solo fue un político revolucionario, sino también un científico del marxismo. En su clásica obra: "El imperialismo fase superior del capitalismo", llegó a establecer que los precios monopolistas hacen desaparecer los factores que impulsan el desarrollo de las fuerzas productivas bajo el capitalismo: "la base económica más profunda del imperialismo es el monopolio", el cual surgió del capitalismo y está "en contradicción" con la producción mercantil y la competencia. Y agrega: "… como todo monopolio, el monopolio capitalista engendra inevitablemente una tendencia al estancamiento y la decadencia. En la medida en que se fijan, aunque sea momentáneamente, precios monopolistas, desaparecen en cierta medida los factores que estimulan el avance técnico y, en consecuencia, cualquier otro avance, surgiendo así, además, la posibilidad económica de retardar deliberadamente el progreso técnico". Lenin, nos dota de un extraordinario arsenal de ideas revolucionarias para afrontar los problemas económicos de la actualidad, llámese la inversión extranjera, el monopolio estatal del comercio exterior, las cooperativas, el control y la contabilidad popular, la industrialización, la disciplina económica y financiera, el aumento de la productividad en el trabajo, entre otros temas en que profundizó para poder avanzar en ese gran reto histórico que fue la construcción de la primera república socialista de la humanidad, la URSS. Para Lenin, la Política es la expresión concentrada de la economía. Esta expresión, es fundamental que el militante revolucionario la comprenda, dice: "La política no puede dejar de tener supremacía sobre la economía. Pensar de otro modo significa olvidar el abecé del marxismo". Con ello, Lenin, se refiere a la labor Política que ejerce todo revolucionario o revolucionaria, en especial, quienes dirigen una profunda transformación de la sociedad que incluye, tareas fundamentales como reorganizar la estructura económica en un sentido colectivista, que subvierte las antiguas relaciones de producción de corte capitalista.

Mientras avanza, el debate económico, la burguesía monopolista, continúa sus ataques contra los ingresos de la población venezolana. El dólar, sigue siendo el arma predilecta para tan deplorable tarea. Contradictoriamente, mientras en el resto del mundo el dólar va perdiendo espacios; en Venezuela, se da el fenómeno inverso, se revaloriza continuamente, incluso, por encima del euro. Más aún, hay inflación en dólar. Quienes hacen mercado con regularidad, deben haberse dado cuenta que un producto puede valer 1 dólar hoy, pero días después ya cuesta 2 dólares. No es sólo, el bolívar, quien producto de la devaluación se ha desaparecido del comercio nacional, sino que el propio dólar comienza a sentir los efectos demoledores de la ambición capitalista, expresada en su devaluación. Así es, hambrienta de ganancias, la burguesía comercial-importadora en Venezuela. No por casualidad, si en los tiempos de Eleazar López Contreras, como lo demostró en sus estudios la Misión Fox, Caracas, era una ciudad más costosa que Washington, hoy, debe continuar siendo de las ciudades más costosas del planeta. La especulación, más que un fenómeno delictivo en general, se ha convertido en un fenómeno cultural, en particular, característico de la burguesía en Venezuela. Análogo a las costumbres de la oligarquía colombiana, acostumbrada a vivir a expensas del narcotráfico y la producción de cocaína, en asociación con bandas de delincuencia organizada, en fin, el propio narco Estado. La especulación, es la forma característica de ser del capitalismo en Venezuela. Es lo que David Harvey, en su obra: "El Nuevo Imperialismo", describía como proceso constitutivo, violento, fraudulento y colonial de la acumulación capitalista, como estrategia política de la burguesía para depreciar la moneda y pulverizar al Bolívar. Redistribuir, regresivamente, los ingresos del país y poner en riesgo la estabilidad social y política, con fines desestabilizadores, en procura del "cambio de régimen", ordenado desde Washington.

El Bolívar, ha dejado de ser la moneda nacional porque el proceso devaluacionista, encauzado y dirigido, desde Washington, ha permitido que en importantes sectores de nuestra sociedad, el dólar, se haya materializado como la moneda fuerte o moneda refugio y es la circulante, ante la escasez de bolívares. Un bolívar hoy, se habrá devaluado para mañana como mínimo en la mitad de su valor, hablando en términos de poder adquisitivo. Para compensar esa situación, la profesora Pascualina Curcio, plantea la urgencia de un incremento salarial y en su propuesta, sugiere incrementar los impuestos como mecanismo para financiar dicho ajuste salarial. El profesor Farías, sostiene que ello es improcedente debido a que en términos de impuestos, los sectores económicos están hasta el tope. El profesor, José Gregorio Piña, nos ha hecho llegar su aporte al debate, estima, que –ciertamente- se ha incrementado la presión tributaria, en términos nominales, pero en términos reales ha decaído –comparativamente- al PIB. Así lo expresa: "No es tema de la presión tributaria ni del alza del INPC, es que la economía se ha reducido en mucho. Y la cifra real del IVA en la recaudación total es de sólo 46%, y no otra cifra que se haya dicho…" Obviamente, el bloqueo imperialista, tiene mucho que ver en lo que allí refleja el estimado profesor. Excluye a la economía real en el sector agricultura. "Economía de guerra", así define a la economía venezolana de estos tiempos de bloqueo imperialista y de resistencia heroica del pueblo de las dificultades. Por eso, concluye el profesor Piña, en que: "sin crecimiento del resto de la economía, el ingreso tributario seguirá mermando", lo que obliga a estudiar otros mecanismos de financiamiento ante eventuales incrementos salariales.

En el debate, han venido surgiendo soluciones -no convencionales- que deben ponderarse. El camarada Juan Carlos Valdez, no se va por las ramas y acude al Petro como la solución para avanzar en la restitución del poder adquisitivo del pueblo venezolano. En diversos tuit, ha venido desarrollando su propuesta para que Venezuela, definitivamente, vaya al mundo de las criptomonedas, llama a "romper con el conservadurismo", al considerar que: "Las criptomonedas, criptoactivos, monedas digitales, están modificando las estructuras financieras". Recordándonos, que en: "2018 el Presidente le entregó al BCV 29.918 MM de barriles de petróleo para fortalecer las reservas internacionales en divisas convertibles (entre ellas está el Petro) y para respaldar la EMISIÓN DE ACTIVOS FINANCIEROS (léase también: Petro) Sobra respaldado para el salario." ¿Qué habrá hecho, el BCV, con esa millonaria inversión que les suministró el Estado Bolivariano? Hora de rendir cuentas a la sociedad venezolana, no les parece.

Este, es un debate que no es nuevo. La postura ideológica que mantenía el Comandante Chávez, con relación al Monetarismo, la expresó en ocasión de entregar la propuesta de Reforma Constitucional en la Asamblea Nacional, Sesión Especial del día miércoles 15 de agosto de 2007. En su discurso está explícita su opinión, leamos una parte del mismo: "Bancos centrales autónomos de los gobiernos y del país y hasta de las constituciones, pero dependientes del modelo mundial de dominación, de la dictadura monetaria mundial… Entonces dije, la única forma de salvar el país del caos es el control de cambios, pero se negaban [el BCV] aduciendo razones, y le dije una noche a algunos de ellos: Ustedes no tienen la responsabilidad que yo sí tengo, porque yo fui electo por un pueblo, ustedes no, y ustedes viven allá en sus residencias y no salen a los barrios, estoy seguro que no salen a los barrios; fue una reunión muy difícil, yo tuve que hablarles con el corazón. Por fin, al despuntar el alba, accedieron a un control de cambios, porque yo les dije: Si no hay acuerdo aquí yo decreto la emergencia ya, inmediatamente, ya, al amanecer y tomo decisiones, y ustedes asuman su responsabilidad, pero yo no puedo permitir que el barco se hunda delante mis narices teniendo forma de evitarlo. Son aquellas posiciones dogmáticas, monetaristas, o más bien fondomonetaristas, el dinero se lo llevaban todos los días, hay que ver 500 millones de dólares, vean los resultados del control de cambios. Por eso el control de cambios será flexibilizado, etcétera, pero no está previsto suspender el control de cambios en Venezuela, no está previsto, continuaremos con el control de cambios." Léase, lo claro que tenía el Comandante Chávez, los conceptos: "posiciones dogmáticas, monetaristas, o más bien fondomonetaristas". El concepto Monetarista para él, era sinónimo de Fondo Monetario Internacional, por ende, Neoliberalismo. Y Neoliberalismo, debemos entenderlo como el proyecto político de la fracción financiera del capital, un proyecto de restauración del poder político de Fedecámaras y del imperialismo. No por casualidad, Fedecámaras, por más de veinte años ha venido propugnando la eliminación de todo tipo de control estatal sobre la economía, valga decir, la creación del Estado mínimo en lo económico.

El Salario de las trabajadoras y trabajadores venezolanos, fue fijado por el Presidente Maduro en Medio Petro. Lo anunciaba, acompañado del Gabinete Económico y del Presidente del BCV, el viernes 17 de agosto de 2018. Anunció también, el Presidente Maduro: "Cada Petro tendrá un valor de 3 mil 600 bolívares y será la unidad de cuenta fluctuante que servirá para fijar el valor del trabajo y el precio de los bienes de consumo". Quedó establecido, un Salario fluctuante, que el BCV y sectores del Gabinete Económico, convirtieron en no fluctuante, destruyendo así, la esperanza que surgió en filas de la clase trabajadora de ver preservados sus ingresos. Anunciaba, también, el Jefe de Estado, un sistema de precios internos adaptados al mercado internacional, léase: dolarizados, que evidentemente, sí se cumplió y es la causa de las bravuras actuales del pueblo de las dificultades. Esa primera experiencia, fue saboteada, literalmente fue así, desde el BCV, que de facto estableció un valor inalterable para el Petro, al cual se ancló el Bolívar. Eliminó, la unidad de cuenta fluctuante para los salarios e interpretó el mensaje presidencial a su conveniencia, estableciéndoselo a los precios, única y exclusivamente. Así, para cumplir con sus dos atribuciones constitucionales, el BCV, acudió al dólar para "estabilizar" el valor de la moneda, y al dogma Monetarista para "estabilizar" los precios y contener la inflación. Y, sencillamente, fracasó rotundamente. No logró garantizar ni lo uno ni lo otro, sino todo lo contrario, la hiperinflación inducida siguió gozando de muy buena salud. Ernesto "Che" Guevara, nunca antes, tuvo tanta vigencia, si de explicar el fracaso de las políticas impulsadas por el BCV, se tratase. El propio Presidente Maduro, lo expresó en un tuit, fechado el 09 de junio 2019: "Parafraseando al "Che" digo: no podemos construir el socialismo, una nueva sociedad y un país, con las armas melladas de los viejos esquemas capitalistas…" Le faltó agregar al hno. Presidente Maduro, en justicia al pensamiento económico de Ernesto "Che" Guevara, expresado en su discurso de Argel en 1964, aquella frase demoledora: "no se puede construir el socialismo con las armas melladas del capitalismo, ya que eso conduciría a la restauración capitalista". Hugo Chávez, era irreverente en el uso de la fraseología del Che, y lo expresaba en otros términos: "El avance al Socialismo con las herramientas del capitalismo es imposible, dijo el Che Guevara y lo digo yo también. No se puede construir el socialismo con las armas melladas del capitalismo, no se puede…" (Aló, Presidente número 366, transmitido el 31 de octubre de 2010). ¡Cuánto cambian los conceptos, cuando se expresan con tamaño convencimiento! En el hno. Maduro, el pensamiento del Che se diluye como una mera consigna. En Chávez, es un dogma de fe y convencimiento en la causa del Socialismo. Con la verdad, ni temo ni ofendo, decía José Gervasio Artigas.

A sabiendas de lo que va ocurrir, una vez se decrete un nuevo ajuste salarial, preguntamos: ¿Tiene sentido seguir chocando con la misma piedra de la demolición de dicho ajuste salarial, mediante la devaluación de la moneda, vía incremento del dólar paralelo o del dólar BCVToday? Einstein, afirmaba que una de las señales de la estupidez era esa tendencia de seguir haciendo lo mismo y esperar mejor resultado. Convencidos estamos, que ya es tiempo de avanzar hacia una nueva moneda, más estable y poderosa, respaldada en el Oro venezolano. La reciente experiencia, asumida por la Asociación de Alcaldes y Alcaldesas bolivarianas, en el sentido de dar cumplimiento a la Sentencia del TSJ, que prohíbe el cobro de impuestos municipales en divisas extranjeras, ha permitido que surgiera la alternativa del Petro como medio de pago para el logro de la Armonización Tributaria Municipal. Por lo demás, como lo explicó –acertadamente- el Alcalde de Vargas, José Alejandro Terán, quien resaltó el uso del Petro como unidad de cuenta para el cálculo de las multas y las tasas, lo que les va permitir, léase bien: "proteger la recaudación frente a la hiperinflación inducida como consecuencia del bloqueo económico". Si, como lo dice el Alcalde de Vargas, el Petro, sirve para proteger la recaudación tributaria de la hiperinflación inducida, será que también servirá para proteger al Salario de la hiperinflación inducida mediante el ataque a la moneda nacional y el bloqueo imperialista? Preguntamos al Gabinete Económico y al ministro del Trabajo, camarada Eduardo Piñate, quien debe garantizarle a la clase trabajadora se cumpla el ordenamiento constitucional del artículo 91, Constitucional: ¡"Todo trabajador o trabajadora tiene derecho a un salario suficiente que le permita vivir con dignidad y cubrir para sí y su familia las necesidades básicas materiales, sociales e intelectuales…"!

El Petro, ha demostrado ser un arma no convencional, capaz de pulverizar al dólar y esa es, la causa de tanto saboteo en las instituciones del Estado burgués, aún negado a perecer. Más que un aumento de salarios, estimamos, es hora de avanzar –sustantivamente- hacia El Bolívar-Petro, como nueva moneda nacional. ¡Poderosa moneda! Más que aumento salarial, convencidos estamos, que debe lanzarse y establecerse, una Reconversión Monetaria, que produzca el nacimiento de esa nueva y poderosa nueva moneda nacional. Digital y física o fiat, para que nadie quede excluido de su uso, al no poder adquirir un costosísimo equipo de comunicaciones, inalcanzable para la casi totalidad de los venezolanos y venezolanas. Estimamos, que esa es y no otra, la tarea más urgente que tiene la Revolución Bolivariana en el momento presente, y trazar un rumbo certero y claro al Socialismo. Que nos unifique, como lo hiciera Chávez en 2012, como Nación y pueblo Bolivariano…



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3410 veces.



Henry Escalante


Visite el perfil de Henry Escalante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: