Mi palabra

Pascualina y Jesús, dos patriotas en una polémica estéril

"Nunca los economistas sabrán mañana

por qué sus previsiones de ayer no se han cumplido hoy.

Ellos no tienen la culpa.

Se han quedado sin asunto, la verdad sea dicha,

desde que la economía real dejó de existir

y dejó paso a la economía virtual.

Ahora mandan las finanzas,

y el frenesí de la especulación financiera es,

más bien, tema de psiquiatras".

Eduardo Galeano

 

Un buen amigo, tan curioso, que parece un llanero contrapunteando por lo refranero y ocurrente, compara a los economistas con los aficionados al arte de leer las palmas de las manos; porque oye los números, pero no ve los resultados. Hace dos días me llamó para darme la definición de las palabras: Pascualina y Jesús, a raíz de la polémica desatada entre estos dos patriotas de la vida económica de nuestro país. Lo único que se me ocurrió adelantarle: "Dos nombres en boca de mucha gente en estos momentos" Rápido largo una carcajada, que parecía romper el hilo telefónico para darme la definición: "Dos nombres, pero con significados muy llamativos; Pascualina, viene del italiano y lleva por nombre una empanada preparada con espinacas, acelga y huevo duro muy conocida en Argentina, Paraguay y Uruguay; mientras que Jesús, nombre prohibido en algunos sitios, porque se refería al salvador.

Después de esa breve explicación cortó la comunicación o se le cortó, porque se me hizo imposible volver con el dialogo, lo que me permitió reflexionar sobre el tema –sueldos y salarios– del cual han desatado una tormenta y todos los resultados –negativos por supuesto– se los achacan al Presidente Maduro, quien ha venido enfrentando todos los ataques criminales del imperialismo, al disparar un arsenal de medidas para impedir el normal intercambio comercial; presión para acabar con el proyecto revolucionario, y como si esto fuera poco, la desvergonzada dirigencia de la oposición venezolana con el apoyo del gobierno estadounidense se ha dado a la tarea de crear las condiciones para dolarizar el país.

¿Qué significa dolarizar el país? En parte, está idea ha creado el ligero enfrentamiento entre dos estudiosos de la ciencia de la economía, al presentar cada quien su punto de vista. Pascualina, en su análisis terminó acusando al Presidente de seguir patrones establecidos bajos criterios neoliberales; mientras Jesús Farias, aparte de rechazar esos planteamientos, utilizó términos con criterios personales por demás acusatorios. Demostración de la equivocación de ambos profesionales, el cual complace uno de los objetivos de Trump, y su camarilla, y no es raro que hayan brindado al conocer parte del paquete de ensayos del imperialismo, al enfrentar a dos venezolanos valiosos, lo que no pudieron con las guarimbas.

Todo el que sienta a la patria en la sangre, por nada del mundo puede permitir la dolarización, y menos oficializada por parte del gobierno, aún, cuando en cualquiera transacción comercial se realiza en dólares, o bajo el precio escandaloso del dólar en bolívares, porque sería borrar nuestro símbolo monetario; estrategia del monstruo capitalista, implementado a través de la historia para vivir de los países más pequeños. Antes esta manipulación el gobierno venezolano ha puesto en práctica una serie de medidas; en su mayoría han sido pulverizadas, y el primer objetivo han sido sueldos y salarios, a tal punto que podemos repetir lo que todo el mundo conoce ¡No existe ni lo uno, ni lo otro!

¿Cuál ha sido la respuesta del gobierno para contrarrestar esta desigualdad social? En los últimos meses en medio de una pandemia, el cual amenaza a nuestro país, unido al progresivo y descarado bloqueo, sobre todo en medicinas y comida, el gobierno lejos de amilanarse ha dado la cara con propuestas, que en algo sirven para paliar las consecuencias de las inhumanas acciones por parte del imperialismo. El trabajo de la oposición, es mantener encendida la orden emanada, desde Washington de no permitir la estabilización económica, y para eso tienen el dólar, utilizado, como un arma muy poderosa, con el cual han invadido y desordenado todo, a tal punto que mantienen la intervención económica a control remoto, y de paso la amenaza militar.

¡Por qué la crisis del imperialismo? Simplemente se le reduce el espacio para seguir expoliando a los pueblos, más el surgimiento de otras economías con criterio de equidad. Dentro de todo este marasmo que estamos sufriendo, surgen interrogantes ¿Quién entiende que circulen más dólares, que bolívares? ¿Es la solución el dólar? La experiencia de otros países nos enseña que, permitir el movimiento de la moneda estadounidense a su libre albedrío, es abrirle la puerta a los gringos para que hagan y deshagan con los fusiles en la mano. Por eso espero se den la mano Pascualina Curcio y Jesús Faria, tratando de unificar criterios, donde se pueda con respeto o siguen haciéndole un favor a Trump, después de tantos fracasos. Por supuesto que no es fácil, y el mejor espejo es Mijaíl Gorbachov, quien llegó dando catedra y terminó desintegrando el estado soviético, y él en brazos del imperialismo, y en las postrimerías de su mandato lanzó una expresión media risible: "Tengo cien asesores económicos y sé que uno tiene razón, pero no sé cuál es".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2137 veces.



Narciso Torrealba


Visite el perfil de Narciso Torrealba para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: