El abismo desquiciado

—Aló, ¡compita!

Epale, se repitió el milagro.

Cómo está usted.

—Aquí guardando la cuarenta.

Cómo se encuentra usted.

—Bien, echando pa’lante

—Está optimista, eso es bueno.

Ya que está con ese ánimo, explíqueme una cosa.

—Que la que no es vieja es moza.

—Siga con esa mamaderita.

Si la gente está usando el dólar como la moneda oficial de esta República, ¿cómo es que hay aumento en dólares también?

—Ya va, vaya con calma y explíquese mejor.

—Pongo el siguiente ejemplo y fíjese, el tipo que le hace mantenimiento al ascensor de donde vive la comadre le cobró en diciembre 6 dólares, por un mantenimiento de rutina.

Imagino que eso es limpiar, poner un poco de grasa aquí y allá, y apretar alguna que otra cosa que se afloja. Verdad.

—Así debe ser.

—Ahora viene y por el mismo mantenimiento el hombre a cobrar 10 dólares

¿Cómo es eso?

—Debe ser que las cosas aumentaron.

—No es así, porque él ya está cobrando en dólares.

—Lo que usted dice es verdad.

—Vea hombre, en este estero la palabra presupuesto desapareció del vocabulario.

No se puede hacer un presupuesto porque la moneda se devalúa tres veces al día y los precios en bolívares no se mantienen. Por eso se usa el dólar.

Nosotros decimos que el dólar subió y eso es falso, de toda falsedad, como dicen los doctores en leyes.

La realidad es que el bolívar bajó, se devalúo.

Es como si uno se lanzara de cabeza en un abismo y dijera que está volando; en un abismo uno está cayendo a un foso que no sabe si tiene fin.

—Así estamos aquí.

—Lo que pasa es que nosotros convertimos algo negativo en algo positivo, y por eso decimos que el dólar subió.

En estos días el bolívar vale 200 mil veces menos que el dólar, pero nosotros decimos que el dólar subió a 200 mil, y nos creemos esa mentira.

El soberano se convirtió en un coleto.

—Y malo.

—Cuando en esta situación de devaluación diaria o intradiaria se recurre al dólar, es para poder hacer medianamente un presupuesto.

Tener una idea más o menos estable con lo que uno puede contar para el día de mañana.

Si el hombre de mantenimiento cobra por un mantenimiento de rutina 6 dólares en enero eso mismo me debe estar cobrando en julio y posiblemente en diciembre.

Porque 6 dólares enero son 6 dólares en julio, no importa cuanto haya bajado o se haya devaluado el sober-ano.

Pero no. Ahora el de mantenimiento quiere aumentar también en dólares todos los meses.

—A bueno a la prima que vive en Margarita un motorizado le estaba cobrando 20 dólares por una carrerita.

Claro, la prima se lamento y se tuvo que ir a píe, en esa resolana.

—Ese es un desalmado.

Debe ser que el crispi le fundió los sesos, y aumenta en dólares como si estuviese cobrando en bolívares.

Y eso está pasando.

Los muérganos están subiendo el precio del trabajo que hacen en dólares.

—Los alquileres, los médicos tengo entendido que están aumentando en dólares.

—Así he oído.

Si se usa el dólar es para que el precio en dólar esté estable.

Si esto cuesta 5 dólares hoy, la próxima semana costará 5 dólares. No importa si el soberano está en 200 mil o 300 mil.

Porque el dólar no sube, lo que baja es el bolívar.

Si van a subir los precios en dólares esto se lo llevó quien lo trajo.

—Pero está sucediendo.

—Está sucediendo porque esto es un abismo desquiciado.

Algo sin píe ni cabeza.

Es la locura de hacer lo que se cree que es cuerdo.

Y así vamos.

Hombre manténgase guardado, para que no entre en las estadísticas.

Otro día lo llamo.

No se olvide de todos los que están presos, esos tienen quien los llore.

Y le dijo: Por ahora, apriete.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 685 veces.



Obed Delfín


Visite el perfil de Obed Delfín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Obed Delfín

Obed Delfín

Más artículos de este autor