Mendocita

—Compita, la gente anda con una tibiera contra Mendocita que ni le cuento.

—Y eso, ¿qué pasó?

—Usted no se ha enterado que las cervatanas pasaron de los 20 mil sober-anos, en las licorerías.

Ahí parao y con aquel tierrero.

—No me diga eso.

—Es que se lo estoy diciendo.

Una fría más 20 mil, es decir medio dólar. Como ahora le gusta hablar al chofer dolarizado.

—Imagino que los más molestos deben ser los del comando borracho.

—Esos mismos andan que echan chispas.

Ya se les acabó la ilusión que tenían de que Mendocita fuese presidente.

Ahora no quieren verlo ni en pintura, se lo mientan y dicen vade retro.

Que la harina PAN llego a 36 mil sober-anos, no les importa; pero que las friolentas estén a ese precio no tiene perdón.

—¿A cómo estarán en las tascas y discotecas?

—Ya eso es para otro lote.

Tomarse la fría en esos lugares debe ser para los enchufados y los que reciben remesas.

—Y para los que andan en esas camionetas Toyota.

Porque a estos mesiánicos si les gustan esas camionetas.

—Además, las licorerías no quieren subir la Santamaría para guardar las bichas y acumular mercancía.

Para ganarle más y porque está corriendo el rumor de que en diciembre no va a haber cervatanas.

—Compita, la gente anda con una tibiera contra Mendocita que ni le cuento.

—Y eso, ¿qué pasó?

—Usted no se ha enterado que las cervatanas pasaron de los 20 mil sober-anos, en las licorerías.

Ahí parao y con aquel tierrero.

—No me diga eso.

—Es que se lo estoy diciendo.

Una fría más 20 mil, es decir medio dólar. Como ahora le gusta hablar al chofer dolarizado.

—Imagino que los más molestos deben ser los del comando borracho.

—Esos mismos andan que echan chispas.

Ya se les acabó la ilusión que tenían de que Mendocita fuese presidente.

Ahora no quieren verlo ni en pintura, se lo mientan y dicen vade retro.

Que la harina PAN llego a 36 mil sober-anos, no les importa; pero que las friolentas estén a ese precio no tiene perdón.

—¿A cómo estarán en las tascas y discotecas?

—Ya eso es para otro lote.

Tomarse la fría en esos lugares debe ser para los enchufados y los que reciben remesas.

—Y para los que andan en esas camionetas Toyota.

Porque a estos mesiánicos si les gustan esas camionetas.

—Además, las licorerías no quieren subir la Santamaría para guardar las bichas y acumular mercancía.

—Compita, la gente anda con una tibiera contra Mendocita que ni le cuento.

—Y eso, ¿qué pasó?

—Usted no se ha enterado que las cervatanas pasaron de los 20 mil sober-anos, en las licorerías.

Ahí parao y con aquel tierrero.

—No me diga eso.

—Es que se lo estoy diciendo.

Una fría más 20 mil, es decir medio dólar. Como ahora le gusta hablar al chofer dolarizado.

—Imagino que los más molestos deben ser los del comando borracho.

—Compita, la gente anda con una tibiera contra Mendocita que ni le cuento.

—Y eso, ¿qué pasó?

—Usted no se ha enterado que las cervatanas pasaron de los 20 mil sober-anos, en las licorerías.

Ahí parao y con aquel tierrero.

—No me diga eso.

—Es que se lo estoy diciendo.

Una fría más 20 mil, es decir medio dólar. Como ahora le gusta hablar al chofer dolarizado.

—Imagino que los más molestos deben ser los del comando borracho.

—Esos mismos andan que echan chispas.

Ya se les acabó la ilusión que tenían de que Mendocita fuese presidente.

Ahora no quieren verlo ni en pintura, se lo mientan y dicen vade retro.

Que la harina PAN llego a 36 mil sober-anos, no les importa; pero que las friolentas estén a ese precio no tiene perdón.

—¿A cómo estarán en las tascas y discotecas?

—Ya eso es para otro lote.

Tomarse la fría en esos lugares debe ser para los enchufados y los que reciben remesas.

—Y para los que andan en esas camionetas Toyota.

Porque a estos mesiánicos si les gustan esas camionetas.

—Además, las licorerías no quieren subir la Santamaría para guardar las bichas y acumular mercancía.

Para ganarle más y porque está corriendo el rumor de que en diciembre no va a haber cervatanas.

Eso es lo que están diciendo.

—A cómo se irán a poner entonces.

Eso si puede traer un estallido social.

—Porque ¡Con mi cerveza no te metas! Se oye gritar.

Unos están pidiendo que fabriquen una cerveza solidaria.

Una cerveza revolucionaria y chavista.

—A lo mejor el gobierno para este diciembre saca el bono borracho.

O el bono cervecero.

—O el aguardientoso

Una caja y qué pasa del medio millón.

La gente ya dejó de pensar en el pernil, solo piensa en las frías que se alejan.

Lo que están es preocupados de que van a tomar para refrescar el gaznate.

—Aunque le dijo una cosa, para el aguardiente siempre hay plata.

Para la comida no, pero para el aguardiente sí.

—Eso sí es verdad, como aquel borracho que se cayó de espalda para que no se le reventará la botella.

¿Usted desde cuándo no se echa una?

—Mire, tengo tanto tiempo de eso que ya creo que jamás me he tomado una.

—Compita, la gente anda con una tibiera contra Mendocita que ni le cuento.

—Y eso, ¿qué pasó?

—Usted no se ha enterado que las cervatanas pasaron de los 20 mil sober-anos, en las licorerías.

Ahí parao y con aquel tierrero.

—No me diga eso.

—Es que se lo estoy diciendo.

Una fría más 20 mil, es decir medio dólar. Como ahora le gusta hablar al chofer dolarizado.

—Imagino que los más molestos deben ser los del comando borracho.

—Esos mismos andan que echan chispas.

Ya se les acabó la ilusión que tenían de que Mendocita fuese presidente.

Ahora no quieren verlo ni en pintura, se lo mientan y dicen vade retro.

Que la harina PAN llego a 36 mil sober-anos, no les importa; pero que las friolentas estén a ese precio no tiene perdón.

—¿A cómo estarán en las tascas y discotecas?

—Ya eso es para otro lote.

Tomarse la fría en esos lugares debe ser para los enchufados y los que reciben remesas.

—Y para los que andan en esas camionetas Toyota.

Porque a estos mesiánicos si les gustan esas camionetas.

—Además, las licorerías no quieren subir la Santamaría para guardar las bichas y acumular mercancía.

Para ganarle más y porque está corriendo el rumor de que en diciembre no va a haber cervatanas.

Eso es lo que están diciendo.

—A cómo se irán a poner entonces.

Eso si puede traer un estallido social.

—Porque ¡Con mi cerveza no te metas! Se oye gritar.

Unos están pidiendo que fabriquen una cerveza solidaria.

Una cerveza revolucionaria y chavista.

—A lo mejor el gobierno para este diciembre saca el bono borracho.

O el bono cervecero.

—O el aguardientoso

Una caja y qué pasa del medio millón.

La gente ya dejó de pensar en el pernil, solo piensa en las frías que se alejan.

Lo que están es preocupados de que van a tomar para refrescar el gaznate.

—Aunque le dijo una cosa, para el aguardiente siempre hay plata.

Para la comida no, pero para el aguardiente sí.

—Eso sí es verdad, como aquel borracho que se cayó de espalda para que no se le reventará la botella.

¿Usted desde cuándo no se echa una?

—Mire, tengo tanto tiempo de eso que ya creo que jamás me he tomado una.

Y con qué se sienta una cucaracha.

Cómo un cristiano se toma una bicha de esa. Y por lo general no son menos de tres para quitar el calor.

—Así es. A cómo estarán en el estadio.

—Quien va para esas cosas debe tener para refrescarse.

Dijo yo.

—Los borrachos andan muy bravos con Mendocita por tremenda broma que les echó.

El paisano allá abajo estaba que echaba candela, nunca lo había visto tan bravo.

Eso despotricaba contra Mendocita y contra este gobierno, y decía que estaban encompinchaos.

Que eran caimanes del mismo pozo.

No se qué irá a ser la mujer del paisano, ese es capaz de gastarse el próximo bono en la licorería si es que ya no lo tiene empeñao.

—Eso es gracias a la dolarización chavista.

Ya pasó los 40 mil y va para los 50.

Y le dijo: Por ahora, apriete

Y con qué se sienta una cucaracha.

Cómo un cristiano se toma una bicha de esa. Y por lo general no son menos de tres para quitar el calor.

—Así es. A cómo estarán en el estadio.

—Quien va para esas cosas debe tener para refrescarse.

—Compita, la gente anda con una tibiera contra Mendocita que ni le cuento.

—Y eso, ¿qué pasó?

—Usted no se ha enterado que las cervatanas pasaron de los 20 mil sober-anos, en las licorerías.

Ahí parao y con aquel tierrero.

—No me diga eso.

—Es que se lo estoy diciendo.

Una fría más 20 mil, es decir medio dólar. Como ahora le gusta hablar al chofer dolarizado.

—Imagino que los más molestos deben ser los del comando borracho.

—Esos mismos andan que echan chispas.

Ya se les acabó la ilusión que tenían de que Mendocita fuese presidente.

Ahora no quieren verlo ni en pintura, se lo mientan y dicen vade retro.

Que la harina PAN llego a 36 mil sober-anos, no les importa; pero que las friolentas estén a ese precio no tiene perdón.

—¿A cómo estarán en las tascas y discotecas?

—Ya eso es para otro lote.

Tomarse la fría en esos lugares debe ser para los enchufados y los que reciben remesas.

—Y para los que andan en esas camionetas Toyota.

Porque a estos mesiánicos si les gustan esas camionetas.

—Además, las licorerías no quieren subir la Santamaría para guardar las bichas y acumular mercancía.

Para ganarle más y porque está corriendo el rumor de que en diciembre no va a haber cervatanas.

Eso es lo que están diciendo.

—A cómo se irán a poner entonces.

Eso si puede traer un estallido social.

—Porque ¡Con mi cerveza no te metas! Se oye gritar.

Unos están pidiendo que fabriquen una cerveza solidaria.

Una cerveza revolucionaria y chavista.

—A lo mejor el gobierno para este diciembre saca el bono borracho.

O el bono cervecero.

—O el aguardientoso

Una caja y qué pasa del medio millón.

La gente ya dejó de pensar en el pernil, solo piensa en las frías que se alejan.

Lo que están es preocupados de que van a tomar para refrescar el gaznate.

—Aunque le dijo una cosa, para el aguardiente siempre hay plata.

Para la comida no, pero para el aguardiente sí.

—Eso sí es verdad, como aquel borracho que se cayó de espalda para que no se le reventará la botella.

¿Usted desde cuándo no se echa una?

—Mire, tengo tanto tiempo de eso que ya creo que jamás me he tomado una.

Y con qué se sienta una cucaracha.

Cómo un cristiano se toma una bicha de esa. Y por lo general no son menos de tres para quitar el calor.

—Así es. A cómo estarán en el estadio.

—Quien va para esas cosas debe tener para refrescarse.

Dijo yo.

—Los borrachos andan muy bravos con Mendocita por tremenda broma que les echó.

El paisano allá abajo estaba que echaba candela, nunca lo había visto tan bravo.

Eso despotricaba contra Mendocita y contra este gobierno, y decía que estaban encompinchaos.

Que eran caimanes del mismo pozo.

No se qué irá a ser la mujer del paisano, ese es capaz de gastarse el próximo bono en la licorería si es que ya no lo tiene empeñao.

—Eso es gracias a la dolarización chavista.

Ya pasó los 40 mil y va para los 50.

Y le dijo: Por ahora, apriete

—Compita, la gente anda con una tibiera contra Mendocita que ni le cuento.

—Y eso, ¿qué pasó?

—Usted no se ha enterado que las cervatanas pasaron de los 20 mil sober-anos, en las licorerías.

Ahí parao y con aquel tierrero.

—No me diga eso.

—Es que se lo estoy diciendo.

Una fría más 20 mil, es decir medio dólar. Como ahora le gusta hablar al chofer dolarizado.

—Imagino que los más molestos deben ser los del comando borracho.

—Esos mismos andan que echan chispas.

Ya se les acabó la ilusión que tenían de que Mendocita fuese presidente.

Ahora no quieren verlo ni en pintura, se lo mientan y dicen vade retro.

Que la harina PAN llego a 36 mil sober-anos, no les importa; pero que las friolentas estén a ese precio no tiene perdón.

—¿A cómo estarán en las tascas y discotecas?

—Ya eso es para otro lote.

Tomarse la fría en esos lugares debe ser para los enchufados y los que reciben remesas.

—Y para los que andan en esas camionetas Toyota.

Porque a estos mesiánicos si les gustan esas camionetas.

—Además, las licorerías no quieren subir la Santamaría para guardar las bichas y acumular mercancía.

Para ganarle más y porque está corriendo el rumor de que en diciembre no va a haber cervatanas.

Eso es lo que están diciendo.

—A cómo se irán a poner entonces.

Eso si puede traer un estallido social.

—Porque ¡Con mi cerveza no te metas! Se oye gritar.

Unos están pidiendo que fabriquen una cerveza solidaria.

Una cerveza revolucionaria y chavista.

—A lo mejor el gobierno para este diciembre saca el bono borracho.

O el bono cervecero.

—O el aguardientoso

Una caja y qué pasa del medio millón.

La gente ya dejó de pensar en el pernil, solo piensa en las frías que se alejan.

Lo que están es preocupados de que van a tomar para refrescar el gaznate.

—Aunque le dijo una cosa, para el aguardiente siempre hay plata.

Para la comida no, pero para el aguardiente sí.

—Eso sí es verdad, como aquel borracho que se cayó de espalda para que no se le reventará la botella.

¿Usted desde cuándo no se echa una?

—Mire, tengo tanto tiempo de eso que ya creo que jamás me he tomado una.

Y con qué se sienta una cucaracha.

Cómo un cristiano se toma una bicha de esa. Y por lo general no son menos de tres para quitar el calor.

—Así es. A cómo estarán en el estadio.

—Quien va para esas cosas debe tener para refrescarse.

Dijo yo.

—Los borrachos andan muy bravos con Mendocita por tremenda broma que les echó.

El paisano allá abajo estaba que echaba candela, nunca lo había visto tan bravo.

Eso despotricaba contra Mendocita y contra este gobierno, y decía que estaban encompinchaos.

Que eran caimanes del mismo pozo.

No se qué irá a ser la mujer del paisano, ese es capaz de gastarse el próximo bono en la licorería si es que ya no lo tiene empeñao.

—Eso es gracias a la dolarización chavista.

Ya pasó los 40 mil y va para los 50.

Y le dijo: Por ahora, apriete

Dijo yo.

—Los borrachos andan muy bravos con Mendocita por tremenda broma que les echó.

El paisano allá abajo estaba que echaba candela, nunca lo había visto tan bravo.

Eso despotricaba contra Mendocita y contra este gobierno, y decía que estaban encompinchaos.

Que eran caimanes del mismo pozo.

No se qué irá a ser la mujer del paisano, ese es capaz de gastarse el próximo bono en la licorería si es que ya no lo tiene empeñao.

—Eso es gracias a la dolarización chavista.

Ya pasó los 40 mil y va para los 50.

Y le dijo: Por ahora, apriete

—Esos mismos andan que echan chispas.

Ya se les acabó la ilusión que tenían de que Mendocita fuese presidente.

Ahora no quieren verlo ni en pintura, se lo mientan y dicen vade retro.

Que la harina PAN llego a 36 mil sober-anos, no les importa; pero que las friolentas estén a ese precio no tiene perdón.

—¿A cómo estarán en las tascas y discotecas?

—Ya eso es para otro lote.

Tomarse la fría en esos lugares debe ser para los enchufados y los que reciben remesas.

—Y para los que andan en esas camionetas Toyota.

Porque a estos mesiánicos si les gustan esas camionetas.

—Además, las licorerías no quieren subir la Santamaría para guardar las bichas y acumular mercancía.

Para ganarle más y porque está corriendo el rumor de que en diciembre no va a haber cervatanas.

Eso es lo que están diciendo.

—A cómo se irán a poner entonces.

Eso si puede traer un estallido social.

—Porque ¡Con mi cerveza no te metas! Se oye gritar.

Unos están pidiendo que fabriquen una cerveza solidaria.

Una cerveza revolucionaria y chavista.

—A lo mejor el gobierno para este diciembre saca el bono borracho.

O el bono cervecero.

—O el aguardientoso

Una caja y qué pasa del medio millón.

La gente ya dejó de pensar en el pernil, solo piensa en las frías que se alejan.

Lo que están es preocupados de que van a tomar para refrescar el gaznate.

—Aunque le dijo una cosa, para el aguardiente siempre hay plata.

Para la comida no, pero para el aguardiente sí.

—Eso sí es verdad, como aquel borracho que se cayó de espalda para que no se le reventará la botella.

¿Usted desde cuándo no se echa una?

—Mire, tengo tanto tiempo de eso que ya creo que jamás me he tomado una.

Y con qué se sienta una cucaracha.

Cómo un cristiano se toma una bicha de esa. Y por lo general no son menos de tres para quitar el calor.

—Así es. A cómo estarán en el estadio.

—Quien va para esas cosas debe tener para refrescarse.

Dijo yo.

—Los borrachos andan muy bravos con Mendocita por tremenda broma que les echó.

El paisano allá abajo estaba que echaba candela, nunca lo había visto tan bravo.

Eso despotricaba contra Mendocita y contra este gobierno, y decía que estaban encompinchaos.

Que eran caimanes del mismo pozo.

No se qué irá a ser la mujer del paisano, ese es capaz de gastarse el próximo bono en la licorería si es que ya no lo tiene empeñao.

—Eso es gracias a la dolarización chavista.

Ya pasó los 40 mil y va para los 50.

Y le dijo: Por ahora, apriete

Para ganarle más y porque está corriendo el rumor de que en diciembre no va a haber cervatanas.

Eso es lo que están diciendo.

—A cómo se irán a poner entonces.

Eso si puede traer un estallido social.

—Porque ¡Con mi cerveza no te metas! Se oye gritar.

—Compita, la gente anda con una tibiera contra Mendocita que ni le cuento.

—Y eso, ¿qué pasó?

—Usted no se ha enterado que las cervatanas pasaron de los 20 mil sober-anos, en las licorerías.

Ahí parao y con aquel tierrero.

—No me diga eso.

—Es que se lo estoy diciendo.

Una fría más 20 mil, es decir medio dólar. Como ahora le gusta hablar al chofer dolarizado.

—Imagino que los más molestos deben ser los del comando borracho.

—Esos mismos andan que echan chispas.

Ya se les acabó la ilusión que tenían de que Mendocita fuese presidente.

Ahora no quieren verlo ni en pintura, se lo mientan y dicen vade retro.

Que la harina PAN llego a 36 mil sober-anos, no les importa; pero que las friolentas estén a ese precio no tiene perdón.

—¿A cómo estarán en las tascas y discotecas?

—Ya eso es para otro lote.

Tomarse la fría en esos lugares debe ser para los enchufados y los que reciben remesas.

—Y para los que andan en esas camionetas Toyota.

Porque a estos mesiánicos si les gustan esas camionetas.

—Además, las licorerías no quieren subir la Santamaría para guardar las bichas y acumular mercancía.

Para ganarle más y porque está corriendo el rumor de que en diciembre no va a haber cervatanas.

Eso es lo que están diciendo.

—A cómo se irán a poner entonces.

Eso si puede traer un estallido social.

—Porque ¡Con mi cerveza no te metas! Se oye gritar.

Unos están pidiendo que fabriquen una cerveza solidaria.

Una cerveza revolucionaria y chavista.

—A lo mejor el gobierno para este diciembre saca el bono borracho.

O el bono cervecero.

—O el aguardientoso

Una caja y qué pasa del medio millón.

La gente ya dejó de pensar en el pernil, solo piensa en las frías que se alejan.

Lo que están es preocupados de que van a tomar para refrescar el gaznate.

—Aunque le dijo una cosa, para el aguardiente siempre hay plata.

Para la comida no, pero para el aguardiente sí.

—Eso sí es verdad, como aquel borracho que se cayó de espalda para que no se le reventará la botella.

¿Usted desde cuándo no se echa una?

—Mire, tengo tanto tiempo de eso que ya creo que jamás me he tomado una.

Y con qué se sienta una cucaracha.

Cómo un cristiano se toma una bicha de esa. Y por lo general no son menos de tres para quitar el calor.

—Así es. A cómo estarán en el estadio.

—Quien va para esas cosas debe tener para refrescarse.

Dijo yo.

—Los borrachos andan muy bravos con Mendocita por tremenda broma que les echó.

El paisano allá abajo estaba que echaba candela, nunca lo había visto tan bravo.

Eso despotricaba contra Mendocita y contra este gobierno, y decía que estaban encompinchaos.

Que eran caimanes del mismo pozo.

No se qué irá a ser la mujer del paisano, ese es capaz de gastarse el próximo bono en la licorería si es que ya no lo tiene empeñao.

—Eso es gracias a la dolarización chavista.

Ya pasó los 40 mil y va para los 50.

Y le dijo: Por ahora, apriete

Unos están pidiendo que fabriquen una cerveza solidaria.

Una cerveza revolucionaria y chavista.

—A lo mejor el gobierno para este diciembre saca el bono borracho.

O el bono cervecero.

—O el aguardientoso

Una caja y qué pasa del medio millón.

La gente ya dejó de pensar en el pernil, solo piensa en las frías que se alejan.

Lo que están es preocupados de que van a tomar para refrescar el gaznate.

—Aunque le dijo una cosa, para el aguardiente siempre hay plata.

Para la comida no, pero para el aguardiente sí.

—Compita, la gente anda con una tibiera contra Mendocita que ni le cuento.

—Y eso, ¿qué pasó?

—Usted no se ha enterado que las cervatanas pasaron de los 20 mil sober-anos, en las licorerías.

Ahí parao y con aquel tierrero.

—No me diga eso.

—Es que se lo estoy diciendo.

Una fría más 20 mil, es decir medio dólar. Como ahora le gusta hablar al chofer dolarizado.

—Imagino que los más molestos deben ser los del comando borracho.

—Esos mismos andan que echan chispas.

Ya se les acabó la ilusión que tenían de que Mendocita fuese presidente.

Ahora no quieren verlo ni en pintura, se lo mientan y dicen vade retro.

Que la harina PAN llego a 36 mil sober-anos, no les importa; pero que las friolentas estén a ese precio no tiene perdón.

—¿A cómo estarán en las tascas y discotecas?

—Ya eso es para otro lote.

Tomarse la fría en esos lugares debe ser para los enchufados y los que reciben remesas.

—Y para los que andan en esas camionetas Toyota.

Porque a estos mesiánicos si les gustan esas camionetas.

—Además, las licorerías no quieren subir la Santamaría para guardar las bichas y acumular mercancía.

Para ganarle más y porque está corriendo el rumor de que en diciembre no va a haber cervatanas.

Eso es lo que están diciendo.

—A cómo se irán a poner entonces.

Eso si puede traer un estallido social.

—Porque ¡Con mi cerveza no te metas! Se oye gritar.

Unos están pidiendo que fabriquen una cerveza solidaria.

Una cerveza revolucionaria y chavista.

—A lo mejor el gobierno para este diciembre saca el bono borracho.

O el bono cervecero.

—O el aguardientoso

Una caja y qué pasa del medio millón.

La gente ya dejó de pensar en el pernil, solo piensa en las frías que se alejan.

Lo que están es preocupados de que van a tomar para refrescar el gaznate.

—Aunque le dijo una cosa, para el aguardiente siempre hay plata.

Para la comida no, pero para el aguardiente sí.

—Eso sí es verdad, como aquel borracho que se cayó de espalda para que no se le reventará la botella.

¿Usted desde cuándo no se echa una?

—Mire, tengo tanto tiempo de eso que ya creo que jamás me he tomado una.

Y con qué se sienta una cucaracha.

Cómo un cristiano se toma una bicha de esa. Y por lo general no son menos de tres para quitar el calor.

—Así es. A cómo estarán en el estadio.

—Quien va para esas cosas debe tener para refrescarse.

Dijo yo.

—Los borrachos andan muy bravos con Mendocita por tremenda broma que les echó.

El paisano allá abajo estaba que echaba candela, nunca lo había visto tan bravo.

Eso despotricaba contra Mendocita y contra este gobierno, y decía que estaban encompinchaos.

Que eran caimanes del mismo pozo.

No se qué irá a ser la mujer del paisano, ese es capaz de gastarse el próximo bono en la licorería si es que ya no lo tiene empeñao.

—Eso es gracias a la dolarización chavista.

Ya pasó los 40 mil y va para los 50.

Y le dijo: Por ahora, apriete

—Eso sí es verdad, como aquel borracho que se cayó de espalda para que no se le reventará la botella.

¿Usted desde cuándo no se echa una?

—Mire, tengo tanto tiempo de eso que ya creo que jamás me he tomado una.

Y con qué se sienta una cucaracha.

Cómo un cristiano se toma una bicha de esa. Y por lo general no son menos de tres para quitar el calor.

—Así es. A cómo estarán en el estadio.

—Quien va para esas cosas debe tener para refrescarse.

Dijo yo.

—Los borrachos andan muy bravos con Mendocita por tremenda broma que les echó.

El paisano allá abajo estaba que echaba candela, nunca lo había visto tan bravo.

Eso despotricaba contra Mendocita y contra este gobierno, y decía que estaban encompinchaos.

Que eran caimanes del mismo pozo.

No se qué irá a ser la mujer del paisano, ese es capaz de gastarse el próximo bono en la licorería si es que ya no lo tiene empeñao.

—Eso es gracias a la dolarización chavista.

Ya pasó los 40 mil y va para los 50.

Y le dijo: Por ahora, apriete

Eso es lo que están diciendo.

—A cómo se irán a poner entonces.

Eso si puede traer un estallido social.

—Porque ¡Con mi cerveza no te metas! Se oye gritar.

Unos están pidiendo que fabriquen una cerveza solidaria.

Una cerveza revolucionaria y chavista.

—A lo mejor el gobierno para este diciembre saca el bono borracho.

O el bono cervecero.

—O el aguardientoso

Una caja y qué pasa del medio millón.

La gente ya dejó de pensar en el pernil, solo piensa en las frías que se alejan.

Lo que están es preocupados de que van a tomar para refrescar el gaznate.

—Aunque le dijo una cosa, para el aguardiente siempre hay plata.

Para la comida no, pero para el aguardiente sí.

—Eso sí es verdad, como aquel borracho que se cayó de espalda para que no se le reventará la botella.

¿Usted desde cuándo no se echa una?

—Mire, tengo tanto tiempo de eso que ya creo que jamás me he tomado una.

Y con qué se sienta una cucaracha.

Cómo un cristiano se toma una bicha de esa. Y por lo general no son menos de tres para quitar el calor.

—Así es. A cómo estarán en el estadio.

—Quien va para esas cosas debe tener para refrescarse.

Digo yo.

—Los borrachos andan muy bravos con Mendocita por tremenda broma que les echó.

El paisano allá abajo estaba que echaba candela, nunca lo había visto tan bravo.

Eso despotricaba contra Mendocita y contra este gobierno, y decía que estaban encompinchaos.

Que eran caimanes del mismo pozo.

No se qué irá a ser la mujer del paisano, ese es capaz de gastarse el próximo bono en la licorería si es que ya no lo tiene empeñao.

—Eso es gracias a la dolarización chavista.

Ya pasó los 40 mil y va para los 50.

Y le dijo: Por ahora, apriete



Esta nota ha sido leída aproximadamente 702 veces.



Obed Delfín


Visite el perfil de Obed Delfín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Obed Delfín

Obed Delfín

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /economia/a284856.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO