La guerra y la producción nacional

En esta oportunidad nos vamos a atrever a poner en la mesa de los Consejos Productivos de Trabajadores; el caso de la refinación del oro negro; que tanto ha dado que hablar en este país desde que apareció el mene (asi lo llamaron nuestros aborígenes) en nuestro territorio; producto que en el mercado aparece a precios exorbitantes; en momentos que nos tratan de doblar la cerviz a través de las sanciones y bloqueos de Trump; para hacer de la situación mas difícil; cuando debería ser vendida a precios solidarios y no a esos montos que van a engrosar los bolsillos de una burguesía comercial que además tienen la exclusividad y control de estos productos en el mercado.

Tenemos por ejemplo el caso del kerosén, del tiner, del benzol que han dejado en manos de los eternos expoliadores e inescrupulosos de este país. Si nosotros refinamos y llamamos también a los trabajadores a elevar al máximo la producción; no vemos propuestas de conformar empresas aguas abajo para darle valor agregado a estos productos.

En la IV República nos cansamos de oir un llamado de Uslar Pietri; que por cierto no era ningún revolucionario; pero se vendía como "socialista" y planteaba que urgentemente debíamos sembrar el petróleo". Es hora que los trabajadores petroleros del país avancen al calor de esta lucha que hoy libramos ante el asedio imperialista, para asumir el ciclope tarea de refundar a PDVSA y enterrar el espíritu maligno y sus adulantes que dejo Rafael Ramírez en sindicatos y gerencias de la empresa. Por ahí existe una anomalía que nos da a entender que no estamos actuando en consonancia con el país. Donde unos vivos se aprovechan de un bien en detrimento de todo un pueblo, que día a día siente el apretón de la situación económica.

Basta ya de que el país, nuestro pueblo y los trabajadores, veamos como una burocracia corrupta vive en el exterior en grandes mansiones, con el producto del robo y aquí en el país muchos burócratas se rasgan las vestiduras y viven como grandes empresarios a expensas de las comisiones y negocios que hacen. Tengamos malicia, fuimos picados por una culebra y nos engañan que PDVSA es roja rojita. Viva el socialismo nos gritaba a todo gañote Rafael Ramirez. Así señores trabajadores de PDVSA, cuando veamos un bejuco en una gerencia, alertémonos no vaya a ser que sea una culebra camuflajada.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 515 veces.



Luís Roa


Visite el perfil de Luís Roa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luís Roa

Luís Roa

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /economia/a283251.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO