Maduro y el cono monetario, como en kilo de estopa, hasta rebajó la pensión de los viejitos

Al pobre Maduro, pese su soberbia y egolatría, sus asesores, a quienes oculta como la Joya del Nilo, justamente por aquellos atributos, le tienen más enredado que un kilo de estopa. No quiere nadie sepa tiene asesores, sino que de su cacumen sale todo y pensar que poca cosa, por lo menos en materia económica, le resulta bien. Menos mal, para él y su "exceso en la magnificencia, suntuosidad y pompa" y su "culto, adoración excesiva por sí mismo", pareciera no percatarse en las situaciones en que le ponen a cada momento.

Hace pocas horas llamó a cadena nacional para informar de unas nuevas medidas que, como todas las que anuncia a casi cada instante, según él, pondrán freno a la catástrofe que se ha generado en el país sin lograr efecto alguno y es más, hasta sin aplicar las que antes anunció. Su audacia le llevó de nuevo a asegurar arrancaría la recuperación de nuestra prosperidad. Pero hay algo curioso en Maduro y sus asesores, parecieran no tomar en cuenta nada de lo que todo el mundo pide, hasta quienes más generosos y desprendidos se muestran ante él. Por el ejemplo en materia cambiaria está como barco abandonado en un viejo puerto, "anclao". Quizás por esto mismo, Bernal acaba de decir que el gobierno "tendrá que aplicar lo que decida el Congreso del Psuv".

Como ya nos tiene acostumbrados, cuando anuncia algo "nuevo", es un olvidar lo que antes anunció; eso sí, lo que anuncia nunca coincide con lo que todo el mundo pide; pese que él en su soberbia, se cree el intérprete genuino de la voz popular. Si nos ponemos a relatar lo que antes ha anunciado, para después olvidar o sustituir con otros anuncios que después olvidará, haríamos una larga lista y caeríamos en lo repetitivo; por eso, ese ejercicio que no es de imaginación sino memoria, se lo dejamos al lector.

Pero, pese lo dicho anteriormente, no podemos dejar pasar por alto como el presidente, al anunciar nuevas medidas económicas para salvarnos del naufragio, como suelen decir en oriente, "se hizo el mogollón" y olvidó hablar de una medida anunciada, como que ya decidió darla por muerta, la relativa a los Precios Acordados, pese los suyos, muy cercanos a él y hasta dispuestos a poner sus pellejos a sus pies, se la pasan reclamándosela; aunque finjan que no es a él sino a otro o alguien abstracto, el culpable o "5ta. Columna".

Pero hablemos por ahora del cono monetario. Anoche con esos atributos que le caracterizan y ese estilo como estrambótico a lo Cipriano Castro, definiéndose a sí mismo como un cruzado moderno enfrentado a una multitud de infieles por la soberanía nacional y el bienestar de su pueblo, el mismo que cada día se sumerge más en la miseria, anunció que el nuevo cono monetario se distinguiría por la eliminación de cinco ceros con respecto al anterior. Si no entendí mal, y esto no es raro que suceda ya que soy muy malo en los números, eso significaría que lo que hoy son 1000,00 bolívares pasaría a ser 0,01. O lo que es lo mismo, un billete de 100.000,00, será a ahora de 1,00.

Para ahora mismo, según la planificado, debió entrar el cono monetario con la eliminación de tres ceros. Pero por el rollo que tienen entre manos el señor Maduro y sus geniales asesores, eso fue pospuesto para los primeros días de agosto. Como estamos hoy a 26 de julio, se supone que todos esos billetes y monedas, porque se habló de monedas, ya deberían estar elaborados. Si fue así, ¡ese trabajo y esos reales cómo que se perdieron! Pues de repente, el presidente decide eliminar dos ceros más. Pero es elemental que eso, si acaso cumple, lo que es dudoso, sólo abre la posibilidad de poner en circulación menos billetes, pero también para que se los lleven más rápidamente, lo que ellos suelen señalar como causa de falta de circulante. Pues de un solo guamazo con uno se llevan lo que antes era un montón o una enorme paca. El trabajo se hace papayita. Y la inflación seguirá para arriba porque siguen presentes los factores que esa tendencia motorizan.

Por esta decisión como tan brusca y en tan corto tiempo, por los antecedentes y la conducta de quien hizo la oferta o el anuncio, uno opta por creer que esta vez también nos dejará esperando. ¿Cómo va a lograr, en tan corto tiempo que le elaboren ese nuevo cono monetario y tan distante del cual ahora cursa? Según Hugo Cabezas, a quien no le veo interés especial o mala fe contra el gobierno, pese sus discrepancias, muy naturales porque si algo concita el gobierno es eso, la entrada del cono monetario anterior sería engorroso, por la cantidad de piezas por introducir y la escasez del circulante del cono en uso. Ahora el problema es mayor. El efectivo casi está desaparecido, tanto que la pensión del IVSS y las otras que el gobierno otorga, terminaron reducidas en cuanto a su capacidad de compra.

Hasta el mes anterior los bancos venían pagando la pensión completa en efectivo. Eso permitía a un pensionado comprar en el mercado las cosas que consumiría, a un precio hasta del doscientos y trescientos menos si debía pagar de manera electrónica o por punto. Esta vez, de los ocho millones del monto de la pensión, sólo pagaron dos. Quienes se han visto obligados a pagar electrónicamente, habrán visto menguar esa cantidad hasta la mitad por lo menos. Quienes no han usado el restante a espera que el banco les vuelva a pagar, han tenido que ir toda esta semana al banco sólo a perder el tiempo. Y mientas el dinero sigue en el banco, los precios suben; es decir, la pensión sigue menguando. Pero Maduro jura y perjura que está con los viejos pensionados del seguro y de otras variables, "hasta la pared de enfrente".

Pero volvamos al cono monetario. ¿Tendrá Maduro la forma y tiempo de cumplir esta nueva oferta, al margen de las distorsiones y aumentos que generará, el verdadero fondo del asunto, circunstancias que disimulen los que vienen en gasolina y tantos servicios y particularmente el del transporte de toda cosa y con ello más inflación, para elaborar ese nuevo cono monetario y lanzarlo tan pronto? Si logra, eso de lanzarlo el 20 de agosto, sería la primera hazaña de Maduro, sin calificar lo que viene. Pero no creo, tendré que verlo, Maduro esté hecho para esas hazañas.

Por eso, conociendo como procede Maduro, quien siempre anuncia rectas de cañonazo y se viene con bombitas que pican frente al plato, uno tiene el derecho a pensar, sin que eso sea una osadía, que el 20 de agosto, sigamos como venimos. Los mismos billetes circulando, eso sí de a poquitiquito y los comerciantes cobrando por punto y a precios impagables. Pero si aparece el nuevo cono, y a uno Maduro lo desmiente y lo deja como hablador de paja, lo que pudiera importar poca cosa si las cosas se componen, es casi seguro que sea como aquello del ministro de Agricultura Urbana, quien creyó desbordar el mercado con veinte kilos de cebolla cultivados en el huerto de una casa, por lo que llamó a la prensa y anunció aquella "descomunal proeza".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 998 veces.



Armando Lafragua


Visite el perfil de Armando Lafragua para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Armando Lafragua

Armando Lafragua

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /economia/a266958.htmlCd0NV CAC = Y co = US