No más salarios, sí bolsas CLAP

Los patronos empatados en esta inflación como coprotagonistas del hambre que dicha inflación provoca están aplicando la ley de Gresham: pagan con dinero bancario y se quedan con los valores de uso de las cestas CLAP.

Digamos que, en lugar de pagar en valores de uso, el patrono paga, por ejemplo, con Tarjetas de Débito y de Crédito.

Por supuesto, mientras el asalariado ve extinguirse su salario en ese dinero bancario, dados los precios actuales, todas las empresas productoras de valores de uso (mercancías) disponen de ellas a su conveniencia y de esa manera no hay forma de que que el empresariado venezolano garantice el consumo doméstico de preferencia al mercado exterior.

Pareciera que este Estado pendejo gobernado por burócratas no menos pendejos o corruptos les pone los billetes, la infraestructura como tierras galpones y otros auxilios productivos, y el trabajador nacional pone su mano de obra casi regalada y es fuera del país donde es vendida esa producción.

El Estado debería regular las ventas al exterior y garantizar que mientras no haya un autoabastecimiento nacional quede absolutamente prohibida y severamente sancionada la exportación de bienes hechos en casa.

Además: El salario debe ser revisado en cuanto la tipo de salario: parcialmente en especie, parte en salario bancario.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3921 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: