Las remesas y la Ley de Gresham Indexación Salarial

La moneda mala desplaza la buena, dice la ley de Gresham. Así como rechazamos los billetes deteriorados o sucios, asimismo está ocurriendo con los Bs. F y el dólar.

Ante la devaluación del Bs. F, los vendedores de inmuebles tasan sus precios en dólares, no porque este circule como moneda nacional sino porque, en tal caso mientras el dólar no se devalúa, las demás monedas sí lo hacen. La idea es que el inmueble no pierda valor, y si el comprador compra en Bs. F, cada día deberá ajustarse a la paridad del momento.

En el caso de las remesas recibidas del exterior, mecanismo que se viene practicando para paliar la inflación sufrida ante la inercia gubernamental, se están traduciendo en que los intermediarios financieros (la banca privada) se quedan con dólares y transfieren moneda devaluada.

Por cada dólar que hoy envía algún familiar a Venezuela, el destinatario recibirá más Bs. F porque sencillamente estos están devaluados.

En el caso de las pensiones y el salario mínimo, estos deberían ser tasados o expresados en dólares (tal como hace el vendedor de inmuebles), aunque se reciban en Bs.F. Por ejemplo, para un salario mínimo = Bs. F 2,5MM/mes, ese salario equivaldría a 1 dólar. Si el Bs. F pierde valor adquisitivo y pasa a Bs. F 3MM/$, entonces, el salario pasaría automáticamente a ser = Bs. F 3MM /mes.

En estos casos, se estará rechazando la paridad menor y sólo se aceptaría la mayor.

10/06/2018 08:26:34 a.m.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1520 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: