Bernárdez, Orlando Castro, Juan Carlos Escotet: la lógica Dólar Today

Ya nadie recuerda cómo le arrebataron el control del Banco de Venezuela a la "Honorable" familia Lecuna. O como Aes, una cooperativa de inversión (o algo así), le arrancó de las manos La Electricidad de Caracas a la "honorable" familia Zuloaga; simple lógica capitalista: especulando.

En el primer caso, Bernardez, empleado de Lecuna infló el precio de las acciones del Banco de Venezuela, luego de haber adquirido muchas al costo real, muy por debajo de ese precio, haciéndose millonario en tiempo record, junto a Orlando Castro y Juan Carlos Escotet, empleado de Castro.

Bernardez se quedaría con el Venezuela, Castro luego compraría el Banco República (que luego quebró) y Escotet el Unión, asociado con otros a los cuales desplazaría, y fundaría luego Banesco. Es un cuento mal echado, pero lo que queremos significar es que a la base de Dólar Today y de nuestra crisis en general, yace el mercado capitalista, la especulación: eso de comprar barato y vender caro.

Este esquema es el principio que generaría la piratería marítima y la desolación de pueblos: ¡más barato, que comprar barato, es robar, asolar a artesanos y comerciantes débiles, asesinarlos y saquearlos! El capitalismo es un sistema de saqueo legal, que funciona bajo este rudimento de la especulación. Especulación y dinero vs trabajo; de eso se trata nuestro conflicto.

¿Para qué se necesita el dinero? Para comprar bienes y servicios. Pero, de igual manera, todo se puede conseguir mediante el trabajo, la cooperación de todos para obtener todo lo que la sociedad necesita. Pero no, nuestro gobierno se propuso a conseguir muchísimo dinero para comprar todo lo que necesitamos y mucho más, a saber: más dinero. Cayó entrampado en la ilusión pequeñoburguesa del progreso capitalista: tener dinero, poder de compra y darnos una vida cómoda con aspiraciones típicas de la clase media.

Hasta ahora lo que hemos hecho (o han hecho) ha sido vender lo que tenemos y lo que no tenemos para sostener el "gran sueño venezolano": las reservas naturales, petróleo, minería, cerebros, luego ¿qué vendría? ¿Qué nos correspondería como pueblo parásito? Saquear, robar, piratear en el Caribe, como Morgan. Pero esa tarea está reservada para los capitalistas más aviesos, los que saben del asunto, para Estados Unidos y sus aliados europeos, que cargan en sus espaldas con miles de años de experiencia, una historia completa haciendo eso, viviendo de la rapacería.

Hasta ahora –y no creemos que pase de ahí- el gobierno de Maduro solo ha podido vender el país, para seguir viviendo de una renta que ellos creen que es infinita, repartir una renta que creen sempiterna, entre empresarios ladrones (los mismos piratas disfrazados, asoladores con rostros de gente decente), burócratas corrompidos…, y las brozas que queden por ahí, para el pueblo pobre (cajas del Clap, o sea comida de baja calidad e insuficiente). La tarea liberadora les quedó grande, el trabajo revolucionario verdadero les quedó grande. Mientras el trabajo de producción capitalista, el del obrero y el campesino, ese siempre estará ahí, la mayoría explotados y esquilmados por los ladrones perfumados que ellos llaman "empresarios honestos" "explotadores honestos", como si fueran ellos los que trabajaran de verdad verdad. El primero vende sus principios por dólares frescos, el obrero trabaja y el empresario roba, explota y especula: ¡hemos conquistado la paz en el país!

Prejuicios pequeñoburgueses, es lo que domina la doctrina política del gobierno de Maduro, además de una profunda ignorancia (que es lo único profundo que lleva consigo en el pensamiento). Los líderes del gobierno no pueden ver más allá de sus propias narices, necesidades y carencia (materiales y espirituales); su miopía los hace creer que son el eje de la tierra, y que sus problemas son los problemas del mundo, sus gustos el de los demás, sus mañas virtudes, su ignorancia… el flotador que tranca el flujo del conocimiento: la mezquindad los abruma.

Bien, Dólar Today no pasa de ser un mecanismo primitivo de especulación que ha puesto a prueba el coraje de estos farsantes, de estos socialistas de plástico, más falsos que la margarina. Dólar Today les dice – "vamos a ver hasta dónde eres capaz de cambiar las reglas del juego capitalista ¡Cobarde!" Y ellos, simplemente se dejan. Es como quitarle a la brava un papagayo a un niño.

Pero lo más indignante de todo esto es la contención política, el cerco ideológico que ha impuesto el mismo gobierno a su pueblo, para que no piense, para que no reaccione, para que se someta a la humillación de los Clap y de la inflación, al pavoroso Carnet de la Patria; para que ni siquiera puedas gritar de desesperación…, porque vas preso por terrorista o por conspirador.

Vuelve a cuento "la barracuda de Fidel": si huyes te muerde, pero si no, y atacas, ella es la que se asusta y se retira. ¡Muestren que tienen el control! ¡No se burlen de Escotet, solo quítenle el Banco y ya!. ¡Paren el chorro de dólares baratos y la entrega del territorio a las trasnacionales!, ¡actúen sin tanta alharaca y sin miedo!, para que vean cómo se acaba el abuso, como se "caga la barracuda". Organicen a la gente para la lucha, en vez de contenerla y engañarla conque ésto es socialismo, esta humillación avergonzante es socialismo. ¡No calumnien al socialismo, por Dios! (y valga el anatema), desháganse de los oportunistas… (Claro si acaso hay alguno ahí, en el alto gobierno, que no lo sea).

El deber de todo chavista es aplicar el plan socialista de Chávez expuesto en el Plan de la Patria original, no salir corriendo, no eludir las responsabilidades que nos legó el comandante y a su equipo de gobierno, junto al Plan de la Patria (original). Es esto lo que han hecho todos, evadir las responsabilidades de construir el socialismo marxista, leninista, bolivariano, guevarista, robinsoniano, porque TODO ENCAJA BIEN. Para lo único que han servido sus teóricos inteligentes ha sido para fraccionar, para repetir como loros, para traspasar responsabilidades a los empresarios privados por cansancio mental y falta de voluntad revolucionaria, de ambiciones revolucionarias, y sobre todo falta de fe en el pueblo pobre, humilde, trabajador --"mejor someterlo, embrutecerlo, manipularlo como siempre"-. Y no se les mueve un músculo de la cara, de vergüenza; tienen la consciencia limpia, (eso da miedo).



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1623 veces.



Marcos Luna


Visite el perfil de Marcos Luna para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Marcos Luna

Marcos Luna

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /economia/a258037.htmlCd0NV CAC = Y co = US