Hasta cuándo Dólar Preferencial

Una de dos: el Estado subsidia al trabajador con mejoras salariales o al fabricante con dólares preferenciales, pero las dos formas resultan excluyentes ya que es mentira que el patrono va a vender más barato porque compre más barato cuando el mercado marca precios superiores para los insumos de costo comprados con los dólares baratos.

Sólo de ignorantes o de comprometidos con los beneficiarios de esos subsidios ha sido eso de entregarles dólares baratos a unos empresarios capitalistas. Basta saber que si un empresario compra insumos con dólares a menor precio que el reinante en el mercado, no lo los revenderá al mismo precio de compra, sino al del mercado.

Esa política ha demostrado ser tomada como resultado de una crasa incapacidad para entender la conducta capitalista, del libre mercado, etc.

La existencia de asesores inadecuados en materia económica nos ha perjudicado a todos, a ellos mismos y al proceso. Es hora de terminar con semejante y errónea práctica.

La idea de lo que ocurre dentro de la contabilidad de la empresa beneficiaria es como sigue:

Un empresario beneficiario E compra insumos importados x al precio y bolívares; carga costos a este precio y, pero, para los efectos de calcular y fijar sus precios de venta, va necesariamente al mercado para recalcular sus costos, y estos pueden ser superiores o inferiores a y. En el primer caso, carga y vende a estos precios, porque aplica el método UEPS[1], o el método PEPS[2] para costos inferiores a y.

Claro que el Estado pretende que el beneficiario cargue a los costes del dólar barato, y fije precios de venta basados sobre esos costes rebajados respecto al mercado. Ocurre que al Estado no lo mueve un interés lucrativo y por eso ignora la Contabilidad burguesa al servicio del interés burgués, lucrativo por excelencia.

Y hay más, cuando el Estado interviene en el mercado de trabajo o en el de los costes de los insumos, pretende zanjar las contradicciones entre burguesía y proletariado y deja al margen la irreconciliabilidad que caracteriza a los productores burgueses y consumidores trabajadores. Ofrecer y dar esos subsidios al empresario es, consciente o inconscientemente, ponerse de su parte y no de los consumidores.


[1] Último que entra, primero que sale, es decir, cargan al nuevo costo de los insumos que ya compararon a precios inferiores.

[2] Primero que entra primero que sale, es decir, cargan al costo viejo de esos insumos que hoy compararían a precios inferiores.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 576 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: