Cambio una gandola de gasolina por un cartón de huevos

Un cartón de huevos en 36.000 Bs y una gandola de gasolina de 91 octanos, de 36.000 litros, en el mismo precio. ¿Será verdad?

Si, es verdad, es increíble; es algo así como para los record Ginnes de locuras: en nuestro país una gandola cargada con 36.000 litros de gasolina de 91 octanos tiene el mismo precio que un cartón de huevos: 36.000 bolívares.

No hay justificación, no hay lógica de ningún tipo que explique esa vaina tan loca; ya sabemos que el precio de la gasolina en nuestro país sigue siendo una ridiculez; pero creo que ya estamos en el borde del mundo de fantasía donde los limites no existen y el asombro ya no tiene cabida.

Ni la gandola de gasolina debería costar 36.000 bolos ni el cartón de huevos tampoco; entonces alguien debe regular la actividad económica y volver los limites a la normalidad de una vida ajustada a los parámetros económicos reales.

Ayer fui a comprar una botellita de agua mineral y me encuentro que la misma cuesta 3.500 bolos mientras una de malta cuesta 1.500; me pregunto ¿Será que al agua potable la están sacando de un proceso de destilación de maltas y por eso la diferencia de precios?, ¿No debería ser la malta más cara que el agua pura?

Lo mismo con cualquier cosa que se quiera analizar, los precios están locos, locos; están más locos que la mezcla de Trump con Kim Jong-un; están más locos que la locura de Julio Borges y su empeño en buscar quien invada a Venezuela.

Sea como sea alguien tiene que poner orden en la pea que estamos viviendo, estas comparaciones de precios son de locos, así no puede haber actividad económica estable ni mucho menos sana.

El sueldo mínimo quedó en 68.272 la quincena: un pollo medianito (no grande) cuesta 36.000 (lo mismo que un cartón de huevos o una gandola de gasolina de 91 octanos) un kilo de arroz 20.000 y con los 12.772 algo pa aliñar esa vaina (ayer compré cuatro tomates y fueron 12.320 bolívares); se tendría que comprar un tomate, media cebolla, una pizca de sal (azúcar no y aceite menos); ahora con ese pollo y arroz tendrán que comer el grupo familiar hasta la próxima quincena o a la espera de los 189.000 de la cesta ticket. Con ésta se puede resolver alguito más: con esta se puede comprar el cartón de huevo, medio kilo de queso (24.000) medio de kilo de mortadela (18.000) otro arroz (20.000); si consigue, un kilo de pasta (23.000), dos panes (16.000) y, si pudiera, un kilo de harina de maíz (25000) y ya se le fueron los reales…

El punto es que así no podemos seguir; sacamos y sacamos oro para respaldar nuestra moneda y aun no vale nada, ¿Como carajos hacen los países que no tienen ni oro ni petróleo para que su moneda valga?

Un mercado distorsionado, da una vida distorsionada; y en un país distorsionado nadie puede vivir en armonía.

La guerra económica está causando estragos, es como la sarna o como un hongo que se está comiendo la salud pública, pero ¿Y cuál es el antimicótico que estamos aplicando para matar ese sabañón? ¿Nos vamos a dejar morir de mengua y de desigualdad absoluta?.

No me salgan con que lo estamos atacando con la caja CLAP, que es un antro de corrupción; yo me he cansado de denunciar un Comité Local de Alimentación y Producción, de mi comunidad que nació de manera ilegal, que ha abusado en unas funciones que nadie le dio y que si no está cometiendo actos de corrupción el solo hecho de nacer como nació ya es de por si un acto criminal…¿Así como ese cuantos?, y nadie le para a esas denuncias, porque los que la reciben son parte del mismo peo.

No me digan que lo estamos atacando con la restricción de la circulación de efectivo que están aplicando los bancos (necesitaba 35.000 bolívares en efectivo para comprar un litro de aceite de motor bachaqueado porque en las tiendas nadie tiene y el cajero Banesco me dio solo 5.000 y en cheque solo pagan 10.000).

No me digan que lo estamos atacando con nada, porque con nada se está atacando, ni siquiera se ha logrado romper el convenio cambiario con Colombia para que dejen la robadera de nuestra moneda, con que Venezuela deje de permitir que su moneda sea aceptada en Colombia, negándose a recibir bolívares provenientes del Banco de la República (Banco Central colombiano) se mata definitivamente el dólar "paralelo".

Así las cosas después de conseguir el efectivo suficiente para comprar el aceite de motor, voy a empezar a reunir para un cartón de huevos. (Aunque quizás provoque más bien comprar la gandola de 36.000 litrs de gasolina).

Así vamos al proceso electoral en el que pretendemos ganar todas las gobernaciones…

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2705 veces.



Oscar Jiménez


Visite el perfil de Oscar Jiménez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: