Aplicar la Justicia a quienes no la aplican

No aplicar la Justicia oportunamente, hacer de ella una mercancía, burlarse de ella por negligencia, ineptitud o desidia e intereses políticos, está claro que son delitos y como tales merecen todas e íntegramente las máximas penas contempladas para los victimarios a quién los encargados de aplicarla no lo hagan.

Está claro que el MP anterior se corrompió tanto que lavar con brevedad sus porquerizas no es tarea fácil, pero más difícil resulta si los actuales funcionarios de relevo tampoco actúan con la celeridad y perentoriedad de estos días exigida por estos días.

El pueblo siente con preocupación que sigue habiendo un mal olor a flaqueza y mucha deficiencias entitativas de parte de los funcionarios que han jurado aplicarla, tal vez porque también se formaron en esta maldita atmósfera de corrupción viral, misma que el imperio de USA se encargó de sembrarla, regarla  y desparramarla durante sus buenos 100 añitos.

El pueblo oye con suma paciencia la predominancia de la retórica parlamentaria que se respira en la ANC. Por ejemplo: Se le ha venido dando larga a la aplicación de la Justica con delincuentes en cuyos juicios de oficio el pueblo mismo serviría de testigos como espectadores y víctimas de las angustias, pérdidas de seres queridos, destrozos de sus bienes muebles e inmuebles y de sus menguados bolsillos como trabajadores.

El pueblo no termina de ver castigo ni siquiera contra más pendejo de los especuladores comerciales, ni de aquellos que el pueblo vio en tres dimensiones como asesinos y destructores de este país.

 Lo que el pueblo está viendo con preocupación justificada es que los autores materiales e intelectuales y financistas están huyendo sin que nadie los detenga. Creemos que la ANC tiene en sus manos un gran papa caliente, ante.

01/09/2017 11:36:42 a.m.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 550 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: