Papeles para el Debate

Nicolás: ¿Cuál debe ser la solución a la Inflación?

Como ustedes saben, no soy economista, más sí estudio la economía. Por tanto daré mi versión sobre el mecanismo más plausible a los fines de resolver esta diatriba que como vorágine se come nuestros ingresos y hasta ahora nadie le ha dado la solución (o al menos acercarse a ésta), al ciudadano Presidente.

El problema de la inflación se explica, fundamentalmente, por el hecho de que los empresarios se niegan a reducir sus ganancias. Sólo a un "ignorante" (por no decir imbécil), se le ocurriría manifestar que un incremento de salarios produce inflación y quien lo manifiesta (deliberadamente), tiene intereses ocultos; o sea, conservar "intocables" las ganancias de las grandes empresas y mantener a salvo las cuotas de ganancias de éstas.

Pasamos a explicar.

En el sistema capitalista, la lucha de clases la han reducido al conflicto, salario del trabajador VS ganancias del capitalista; por tanto, a menor salario real mayor ganancia capitalista y así sucesivamente. En cualquier caso, un incremento salarial a lo sumo lo que hace es reducir (y no siempre sobre todo si existe productividad), las ganancias del empresario a la vez que, aumenta el poder adquisitivo de quien recibe el aumento.

Los monetaristas, a los fines de explicar el tema de la inflación han acogido sesgadamente la propuesta explicativa de Carlos Marx sobre la inflación quien sobre el particular, elaboró una fórmula para explicar dicho fenómeno; partiendo de la premisa según la cual, ésta, la inflación, está íntimamente relacionada con la cantidad de dinero circulante, CD = SP – C + P - CC R, donde CD es la "cantidad de dinero indispensable para la circulación"; SP es la suma de los precios de las mercancías; C es el precio de las mercancías vendidas a créditos, es decir, que no se pagan en el momento; P son los pagarés que han vencido y que responden a ventas anteriores de mercancías; CC son ajustes menores, llamadas Cuentas de Compensación y R, es la cantidad de veces que rota la unidad monetaria en un año. Podemos simplificar esa fórmula diciendo que C es igual a P, es decir que las ventas a créditos de hoy son iguales a las ventas a créditos de ayer por la cual se confeccionaron los pagarés que vencen hoy. Podemos también descartar el efecto de las cuentas compensatorias y, por último, vamos a suponer que el dinero rota sólo una vez al año, sabiendo que lo hacen cientos de veces, pero nuestra demostración exige un grado de abstracción. La fórmula simplificada, que no modifica los efectos de la completa, es: CD = SP o sea CD = SP 1. Es decir, la cantidad de dinero circulante es igual a la suma de los precios de las mercancías existentes. No obstante lo anterior; sin embargo no es totalmente cierto.

La inflación no es sólo atribuible a la cantidad de dinero circulante. Es fundamentalmente, la capacidad que tienen los dueños de los medios de producción de manipular para mantener el control del mercado en el cuadro de la oferta y la demanda lo que les permite sostener y aumentar en el tiempo, su tasa de ganancias.

La inflación es una oportunidad que tiene el capitalista de romper con una pretendida igualdad de toda la ciudadanía; misma que le molesta al dueño de los medios de producción, pues los colocaría al mismo nivel de la prole.

Por ello, no es cierto que si emitimos más dinero circulante y la cantidad de mercancías se mantiene fija, sobren circulantes. No. Antes por el contrario, ellos incrementan los precios, para mantener las relaciones de poder y no la igualdad.

Según la perspectiva de los monetaristas (interpretación incorrecta de la propuesta formulada por Marx sobre la inflación, como fenómeno), ésta es originada por la existencia de una masa de dinero circulante superior a la necesaria. De ser así, la solución sería el Control de Precios.

Ahora bien, como este es un tema de nunca acabar, en el sentido de que ellos nunca van a aceptar que la inflación la generan ellos mismos y no el aumento salarial; siendo que el Control de Precios, que es una medida correcta sin embargo, pareciera no resolver la situación, sea por desacato, corrupción, burocratismo o boicot a la economía, sostenemos la necesidad de aplicar una medida que en su momento se conoció en Europa como la ESCALA MOVIL DEL SALARIO; es decir, se legisló a los fines de crear un mecanismo jurídico que regulaba y buscaba contener el tema de la inflación y que se convirtió (al menos en tiempos del denominado Estado de Bienestar), en un instrumento para controlar dicho fenómeno. Básicamente consiste en decretar automáticamente y por Ley, el aumento porcentual del salario según el tanto por ciento que suban los precios. Finalmente, los empresarios accedieron y todos ganaron.

La sociedad no consume un sólo producto, sino miles de artículos distintos. El dinero circulante no está proporcionalmente en manos de cada ciudadano. No se produce todo lo que se necesita (demanda real) o se produce más de lo que se puede comprar (demanda solvente). No todos "ganan" lo mismo, incluso aun teniendo igual trabajo e igual educación. Pero éstas y otras causas, también fenómenos reales y que se manifiestan con más claridad que el que nos ocupa, no invalidan para nada que el origen de la inflación se halle, exclusivamente, en la emisión desmedida de circulante con relación a los bienes existentes.

El tema de la inflación está relacionado también, con aquellos que especulan en el mercado. Es decir, quienes sabiendo que se emitirán tales o cuales productos excedentarios (que la gran mayoría lógicamente no lo conocemos), aprovecharon el momento, la situación, la exclusividad de la información, para apropiarse del producto, almacenarlo y luego venderlo a mayor precio una vez desaparezca del mercado. En nuestro país eso lo denominamos, acaparamiento.

Los teóricos monetaristas, no es que sean unos imbéciles o se terminen comportando como unos lacayos de los monopolios, sino que pretenden dar una respuesta -a mi juicio limitada- (sin resolver el tema de la inflación), desde una sola perspectiva (la del capital), y mientras eso ocurre, los dueños de los medios de producción con ocasión del aumento salarial, aprovechan la oportunidad para incrementar sus ganancias aún más.

Finalmente, de seguir la situación como hasta ahora ocurre, el capital continuará sus éxitos en dos planos fundamentales:

1.) En el plano objetivo. Es decir, mayor cuota de ganancia que es equivalente a mayor explotación a los trabajadores y,

2.) En el plano subjetivo. Demostrarán que lo que sostienen los teóricos afectos al capital, es cierto. Es decir, que un incremento salarial produce inflación (valga decir, aumento de precios), por tanto quien pierde es el trabajador, pues su lucha por mejorar su nivel de vida, terminará más bien deteriorándola.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 955 veces.



Manuel José Montañez


Visite el perfil de Manuel José Montañez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Manuel José Montañez

Manuel José Montañez

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /economia/a239816.htmlCd0NV CAC = , co = US