Por qué la banca no colabora bien con el Nuevo Cono Monetario

Groso modo, es estimable que la pérdida de oportunidad, tan manejada por el empresario burgués capitalista, sea de aproximadamente 80% (ochenta por ciento) en la mayoría de los retiros automáticos solamente por concepto de servicios no prestados tan pronto entre en circulación el nuevo cono monetario.

Veamos el soporte matemático de esa estimación de las pérdidas que para un empresario capitalista significará, por ejemplo, sólo en billete de Bs.F 500:

Hasta hoy, digámoslo así, para retirar Bs.F 10.000 por el cajero automático usted tendrá que hacerlo mediante un mínimo 3 retiros: 2 de Bs.F 4.000 c/u, y 1 de Bs.F2.000.

En ese caso, usted habrá pagado 3 servicios, con dichos 3 retiros, servicios que por cierto fueron prematuramente incrementados y aprobados por el mismísimo Banco Central de Venezuela y por su mismísimo actual personal que sigue regentando esa máxima institución financiera.

Las imprevisiones, la carencia de una planificación capaz de prever las reacciones + y - a corto y mediano plazos suelen ser muy costosas en lo económico y en lo político, particularmente en materia de altas finanzas.

Efectivamente, con el nuevo cono monetario y, por ejemplo, para el billete de Bs.F 500, usted podrá retirar hasta 20.000 con 1 sólo clic[1], con 1 solo retiro, céteris páribus, es decir, bajo el supuesto de que la banca siga operando con las mismas obsoletas y actuales máquinas de los cajeros automáticos que hasta ahora y por tiempo indefinido suelen seguir usando todos los empresarios siempre reacios a la renovación del capital constante por aquello de los "mínimos costes y máximas ganancias".

Esos Bs.F 20.000 retirables en un futuro con un solo servicio les están costando hasta ahora al cliente bancario que use los cajeros automáticos, como mínimo, 5 cargos a su cuenta por concepto de 5 clics o retiros de Bs.F 4.000 c/u. Se infiere que ese ahorro para el usuario resulta a todas luces incompatible con la empresa bancaria tanto privada como pública, aunque esta última podría asimilar a costo social la reducción futura de sus ingresos por ese concepto, pero ya sabemos que el criterio público suele ir por un lado y el privado por otro.


[1] La dificultad técnica para el banco afectado en lo más sagrado de su jurídico ser-su caja-es que la ventanilla del cajero automático que usa actualmente sólo puede dar luz verde a un máximo de 40 billetes del viejo cono monetario. Por supuesto, el banco desprecia su ahorro por concepto del tiempo de contabilidad y operatividad digital insumidos por el cajero cuando en lugar de contar 40 billetes, ahora contaría 20% de los mismos billetes con la nueva denominación adquisitiva: Bs.F 500 en lugar de Bs.F 100.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1346 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: