Cuánto ganas tu, según Dólar Today

Recientemente, en una discusión con un personaje de la oposición, la frase lapidaria con la que se quiso terminar el debate fue esa, cuánto ganas tu. Inmediatamente él mismo respondió sin dar tiempo a nada, argumentando que su sueldo no llegaba a 20 dólares. Y terminó criticando los nuevos billetes de 500 Bs porque iban a ser papel muerto, pues qué se puede comprar con ellos.  Casualmente, en un evento cultural en una institución del Estado, el animador preguntaba, a manera de concurso, qué se compra con 500 Bs. Hasta estuvo bien posicionada como etiqueta el tema de los billetes. La respuesta generalizada sobre qué se podía comprar era que nada.

Si los revolucionarios no somos capaces de responder las cosas más sencillas o las más complejas, de forma que nuestro pueblo tenga los argumentos con los cuales enfrentar a la derecha, entonces estaremos fracasando en nuestra misión de formar y concientizar para la Revolución.

En primer lugar, es una trampa cuando se intenta calcular el sueldo de un trabajador según el dólar paralelo. Cuánto ganamos de acuerdo a las divisa estadounidense es una pregunta que debe ser respondida por un equipo de economistas ya que la respuesta es más compleja de lo que parece, porque todos los productos y mercancías no son susceptibles de ser calculados con el dólar paralelo.

Por ejemplo, hay países en donde un trabajador promedio gana unos 1.500 dólares. Ese trabajador para llenar un tanque de gasolina de 60 litros gastaría unos 50 dólares, es decir, el 3% de su salario. En Venezuela estaría pagando (calculando con un dólar paralelo a 3.000 bs) unos 2 centavos de dólar, es decir, el 0,0013% de su salario. Con los 1.500 dólares, un estadounidense se puede montar en el metro unas 600 veces, en Caracas puede usar el metro 1.125.000 veces. En los Estados Unidos un trabajador debe pagar alrededor de unos 60 dólares mensuales por la electricidad, es decir, un 4% de su sueldo. En Venezuela ese trabajador pagaría alrededor de 0,02% de su salario. Si analizamos los precios de la telefonía, del costo de Internet, de los precios de la Tv por cable, nos sorprenderíamos con los costos tan altos que paga un trabajador estadounidense en comparación con uno en Venezuela. Mención aparte tiene el asunto del agua, por la cual no se paga en nuestro país, sino únicamente por los gastos de distribución y a unos precios enteramente subsidiados.

Luego de esto, no podemos decir que nuestro salario se puede calcular de una manera tan simplista como esta. Conozco de cerca el caso de una persona extranjera cuyos hijos estudian carreras universitarias en el país, completamente gratis, y están esperando a que se gradúen para irse a su país de origen, porque "allá no se puede estudiar". Nuestra educación universitaria ofrece opciones gratuitas a toda la población, cosa que no vemos en otros países. Otro tanto tiene que ver con la salud, se de gente que viene al país a hacerse tratamientos odontológicos, cardíacos y otros, porque en sus países de origen no pueden.

Tenemos infinidad de bienes y servicios que son adquiridos con divisas a las tasas Dipro y Dicom, las cuales, en muchos casos, llegan con esos precios a los consumidores, por lo que los Bolívares con los que se compran no pueden compararse con un dólar paralelo.

Con este análisis lo que se quiere señalar es que no podemos de una manera simplista decir que nuestro sueldo se debe calcular según el dólar paralelo, ya que el mismo es mucho más complejo. Cuando nos dicen qué se compra con 500 Bs, respondamos, que se compran 500 litros de gasolina y que en ninguna parte del mundo podría hacerlo al mismo precio. Con 500 Bs se compran 125 pasajes del metro, se puede pagar el recibo de electricidad de un mes, pagar 55 recibos de gas, se paga un plan de voz, mensajería y datos o el recibo de agua y aseo.

Sin embargo, lo anterior no significa que estamos en el paraíso. Nuestro poder adquisitivo ha sido fuertemente deteriorado producto de la guerra económica que se expresa, entre otras formas, en los desmedidos ataques a nuestra moneda. Nuestro pueblo se ha empobrecido y ese es el daño de esta guerra en la que las víctimas las ponemos nosotros. Hay quienes se ponen del lado del capital y de quienes nos roban nuestras riquezas. Nosotros debemos estar del lado de los pobres, concientizando,  haciendo la Revolución y construyendo el Socialismo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 7174 veces.



Omar Gómez

Conductor del programa "Latinoamérica Unida", por La Radio del Sur.

 omarg.ccs@gmail.com      @omarfgomez

Visite el perfil de Omar Gómez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Omar Gómez

Omar Gómez

Más artículos de este autor