Un grito desesperado emerge del piedemonte de la Sierra de Perijá pidiendo el apoyo de todo el pueblo venezolano

Sobre el conflicto indígena en la Sierra de Perijá

Los socialistas revolucionarios consideramos que las actuales transgresiones a los principales derechos humanos y constitucionales de los pueblos indígenas de la Sierra de Perijá en el Estado Zulia son un reflejo claro de que no han cesado las antiguas violaciones a los pueblos originarios de nuestra América.

Desde hace décadas los pueblos de la familia Caribe pobladores de la región noroeste del Estado Zulia, específicamente las etnias Wayüü, Barí y Yukpa han venido encabezando una resistente lucha por la demarcación de sus tierras de las cuales han sido despojados y desalojados violenta e ilegalmente por los terratenientes y ganaderos de Machiques. Así mismo enfrentan la contaminación ambiental y los distintos problemas de salud que les trae la desmedida explotación de carbón en esta región a manos de trasnacionales.

Desalojados de sus tierras y relegados hacia a zonas de difícil acceso y poco fértiles para cultivos, los indígenas yukpas han ocupando varias haciendas, las cuales en su mayoría han sido usurpadas por la familia Vargas quienes se las han apropiado valiéndose del sicariato y de la compra de las autoridades del Zulia para amedrentar y agredir salvajemente a nuestros hermanos.

Desde los tiempos de la IV y ahora en los de la V República, los indígenas de la Sierra han exigido a los distintos gobiernos la expropiación de estas tierras, la demarcación justa y la entrega a sus habitantes originarios, exigencias absolutamente justas y legales que no han tenido una respuesta y acción efectiva.

Estos últimos meses los ataques ejecutados por los sicarios tarifados por terratenientes han arreciado en contra de la comunidad yukpa de Chaktapa, teniendo como hecho más significativo el ataque ejecutado el pasado 7 de julio en esta comunidad, cuya finalidad era asesinar al cacique Sabino Romero. En ese salvaje ataque fueron golpeados varios de sus familiares, entre ellos su padre el anciano yukpa José Manuel Romero, quién murió el 22 de julio, víctima de los golpes recibidos en el cuerpo y la cabeza. La responsabilidad de este lamentable suceso es del hacendado Alejandro Chávez Vargas quien envió a los sicarios.

Ministra Maldonado, Guardia Nacional y terratenientes confabulados perversamente para burlarse de los indígenas y violarle todos sus derechos. Así es el socialismo del siglo XXI.

Ante estos terribles ataques, las instituciones gubernamentales regionales y nacionales han tenido una actuación negligente y paupérrima desacatando los derechos contemplados en la Constitución Bolivariana y en la Declaración Mundial de los Derechos de los Pueblos Indígenas.

La Ministra del Poder Popular para los Pueblos Indígenas, Nicia Maldonado, ha justificado la muerte del anciano Romero como un hecho que responde, según sus palabras, a la supuesta “manipulación de que han sido objeto los yukpas por parte de grupos “contrarrevolucionarios”. Con estas temerarias e irresponsables afirmaciones la ministra cubre con el manto de la impunidad a los asesinos y le resta importancia a la lucha indígena de la Sierra de Perijá.

Es de dominio público que la ministra Maldonado, de mutuo acuerdo con dos dirigentes yukpas indígenas “vendidos”, pretende quitarles su poder de caciques a Sabino Romero y Olegario Romero, reconociendo a los primeros como los representantes de la comunidad de Chaktapa y, de este modo intervenir en el conflicto para negociar con los terratenientes y desalojar a los yukpas de sus tierras.

Por su parte, la Fuerza Armada Nacional se ha convertido en el principal soporte de los terratenientes y defensores del latifundio que el Presidente Chávez dice rechazar. Las FAN han instalado una alcabala en la hacienda Brasil que pertenece al terrateniente Tirzo Vargas, con la cual impide el paso a los medios de comunicación que quieren cubrir la realidad actual del conflicto yukpa.

Con estas actuaciones queda al descubierto el verdadero contenido del Socialismo del Siglo XXI que se pregona desde el gobierno nacional, que ha creado un ministerio y unas leyes, supuestamente para proteger y garantizar la vida de nuestros hermanos indígenas, pero todo forman parte de una fachada para pintarnos un socialismo inexistente bajo las actuaciones limitadas de este gobierno.

Movilización nacional en defensa de las comunidades indígenas y contra los terratenientes y el sicariato

Recientemente 300 sicarios agredieron la comunidad de Chaktapa, afortunadamente no hubo muertos ni heridos, pero la amenaza a la vida es constante, siendo ésta una lucha a muerte entre los yukpas que se niegan a abandonar sus tierras y los ladrones terratenientes.

Ante estos hechos no podemos quedarnos de manos cruzadas e inertes ante los ataques persistentes que perpetran los hacendados de Machiques en contra de nuestros hermanos indígenas, acompañados de una espantosa negligencia gubernamental. Un grito desesperado emerge del piedemonte de la Sierra de Perijá pidiendo el apoyo de todo el pueblo venezolano.

El presidente Hugo Chávez ha dicho, en unas de sus últimas declaraciones el pasado 11 de agosto desaprobando la muerte del anciano Romero y la existencia del latifundio en el Zulia, sentirse en su raíz un indio pleno. Pero este sentimiento no le resulta tan vasto como para ejercer acciones concretas y acabar de una buena vez con este conflicto. Si es capaz de comprar bancos, ¿Cómo no es capaz de comprar las bienechurías de los terratenientes y otorgar las tierras a sus originales y únicos habitantes? Las únicas acciones concretas y evidentes del gobierno es el favorecimiento a la burguesía.

Los socialistas revolucionarios hacemos un llamado a las distintas organizaciones políticas ecológicas y culturales, a los distintos colectivos, medios de comunicación alternativos e independientes e individualidades para que se aboquen a este conflicto indígena, sólo con nuestra movilización y participación podemos lograr que se cumplan los derechos de nuestros pueblos originarios.

El socialismo se construye liberando todas las formas de explotación y opresión del pueblo, es compromiso de los verdaderos socialistas acompañar y luchar al lado de nuestro pueblo indígena.

¡¡Esta es una lucha ancestral, defendamos la vida, nuestras raíces y nuestra memoria!!

Caracas, 17 de agosto de 2008


Esta nota ha sido leída aproximadamente 6143 veces.



Miguel Ángel Hernández y Orlando Chirino – Unidad Socialista de Izquierda (USI)


Visite el perfil de Orlando Chirino para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: