Parlamento

La derecha de fiesta por el asalto de la embajada México en Quito, Ecuador

El exvicepresidente ecuatoriano, capturado tras el asalto de la policía a la Embajada de México en Quito. El hombre envejecido, sometido con grilletes y sentado en la parte trasera de un furgón policial. Su vida en el último año ha sido un péndulo entre la posibilidad de regresar a las altas esferas de poder o acabar en una cárcel de máxima seguridad, rodeado de los jefes de las pandillas. El segundo es su destino por ahora. La suerte no le ha sonreído, aunque estuvo a punto de hacerlo. Esta semana, México lo consideró un perseguido político y le otorgó la condición de asilado, lo que le permitía refugiarse en ese país. Sin embargo, en un hecho del que hay pocos precedentes, el presidente ecuatoriano, Daniel Noboa, ordenó el asalto de la Embajada mexicana en Quito y la detención inmediata de Jorge Glas, el segundo en el gobierno del carismático Rafael Correa. 

México y Ecuador viven sus horas más tensas a cuenta de Jorge Glas, uno de los políticos ecuatorianos más importantes de los últimos 20 años. Vicepresidente primero con Rafael Correa y Lenin Moreno después, llegó a ocuparse de los recursos del petróleo en un país, que alcanzó un desarrollo vertiginoso por el dinero que le llovía del crudo. Fue una de las caras más visibles del movimiento que se generó alrededor de Correa, un líder populista y carismático que aseguraba que conducía a su país a un socialismo del siglo XXI. 

El secuestrado Jorge Glas, opina que se trata de una persecución judicial de sus oponentes, quienes están ahora en el poder. Por ello se refugió desde el 17 de diciembre en la Embajada de México, en Quito, a la espera de recibir el estatus de refugiado político, que finalmente le fue otorgado el viernes, horas antes de que fuera sacado por la fuerza de la cede diplomática. Este ha sido el comienzo de un lío diplomático de alto vuelo que ha despertado la ira de toda América. Hasta ahora el presidente de Ecuador en relación a la trama del secuestro de Jorge Glas solo ha dicho: “Estoy aquí sentado porque la gran mayoría del Ecuador decidió. Con ese mismo principio, jamás voy a permitir que un pequeño grupo de personas quiera imponerse como mayoría. La agenda del Ecuador la impone la mayoría no un pequeño grupo de relajosos”.

Un acto más de soberbia y prepotencia de la Casa Blanca, lo que constituye Una aberración sin precedentes el asalto de la embajada mexicana, en Quito, por parte de la policía ecuatoriana, para sacar a la fuerza a quien fue vicepresidente del gobierno de Rafael Correa. Este es un atropello al derecho internacional, sin precedentes que jamás había sucedido ni en las peores dictaduras. El presidente Nicolás Maduro, calificó esta acción como un hecho de barbarie y fascista contra el derecho internacional. Rafael Correa, por su parte fue enfático al expresar que Daniel Noboa, presidente del Ecuador confunde a su país, con una de sus "haciendas bananeras", al actuar con tanta ligereza en ordenar el asalto a la embajada mexicana.  

No olvidemos que el gobierno de estados Unidos, a través de un Comando Militar, está encargado de la seguridad interna en la República del Ecuador. Tampoco justifica el asalto de la embajada de México en Quito Ecuador, lo dicho por la Canciller Ecuatoriana GABRIELA SOMMERFELD, EL 7 DE ABR. DE 2024. El Gobierno de Ecuador aseguró este pasado 5 de abril que conocía sobre el riesgo de fuga inminente del ex vicepresidente Jorge Glas. La canciller ecuatoriano, justificó el asalto a la embajada de México, en Quito Ecuador.   

 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1111 veces.



Francisco Medina

Abogado. Dirigente político. Exdiputado del Consejo Legislativo del estado Bolívar

 medinafranr@gmail.com

Visite el perfil de Francisco Medina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Internacionales