Los muertos de Güiria y del Táchira: Tragedia emigratoria

Seguir evadiendo desde el más alto nivel los muertos que se están haciendo cada vez más comunes y consecutivos por razones de una forzada emigración, es no comprender el hecho sociológico en sus dimensiones políticas, económicas y humanas que está situación ha derivado en tragedias para nuestros connacionales.
 
Sobre los ahogados de Güiria con rumbo a Trinidad y Tobago y luego en hechos todavía no confirmados las víctimas habrían sido deportadas y en esa travesía de vuelta fue cuando se ahogaron más de 30 venezolanos(as), incluyendo niños, hechos que encendieron las alarmas en el nivel internacional de los derechos humanos, y en donde estamos viendo como la tragedia emigratoria, a pesar de la crisis del covid-19, no se ha detenido, sino al contrario, sigue en constante aumento a pesar de las dificultades de desplazamiento que existen en Venezuela.
 
Y si por el nororiente vemos el cómo mueren venezolanos flotando sobre las turbulencias del mar Caribe, por el suroeste los llamados caminantes hacia la frontera, se acaba de originar otra tragedia, en esta oportunidad, no sobre un modesto peñero, sino en una unidad militar en la cual reportes oficiales indican que habría nueve fallecidos - todos civiles-, y cuyos orígenes, causas y consecuencias se encuentran en fase de investigación, debemos reconocer que resultan asertivas las declaraciones del mayor general Delgado Ramírez (1) en relación del cómo se habrían violado los protocolos militares, y más allá de cualquier discrepancia, el oficial general asume que hubo una lamentable falla en la dirección de ese despacho que resultó con la muerte de otros venezolanos, que al parecer también eran emigrantes, o se disponían a cruzar la línea limítrofe con destino a Colombia.
 
Lo que en ambos casos sean resultados finales de las investigaciones, parafraseando al mayor general, no va a devolver la vida de esas personas. La situación de la emigración venezolana, se debe reconocer que el gobierno de Nicolás Maduro no la ha asumido con responsabilidad sincera, e incluso la ha subestimado diciendo que solo se han ido del país unos 600 mil ciudadanos, cifras que contrastan con los datos internacionales que sitúan el número en más de 5,4 millones de personas. 
 
De hecho, bastaría con hacer por una red digital con supervisión de la Oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas, Michelle Bachelet y autoridades nacionales, un instrumento de recolección de datos que consulte a cada familia si ha tenido o no en su grupo etario algún emigrante, lo cual sería una acción que pudiera demostrar el impacto que este fenómeno ha tenido sobre la sociedad venezolana en su conjunto.
 
Ese instrumento no solo debería centrarse en lo cuantitativo, sino debería investigar datos del año de la emigración, causas de esa acción, sitio extranjero de destino, y lo más importante, conocer cuáles son las situaciones de vida que ese(a) venezolano(a) tiene ahora en otra nación, y si efectivamente está ayudando o no a los suyos a paliar la enorme crisis económica, fundamentalmente con el envío de remesas, y también saber si ellos(as) están dispuestos a regresar al país en estas condiciones, o en un escenario distinto del contexto sociopolítico y económico.
 
Y si el gobierno tiene una responsabilidad directa en sincerar tales cifras, la oposición también es responsable en proponer qué hacer ante esta lamentable situación, dejando claro que el mensaje de la dirigencia opositora ante la persecución política que se continúa ejerciendo es precisamente el exilio, al no haber condiciones justas de realizar este tipo de acciones en el país, máxime con la inconstitucional "ley del odio" que permite encarcelar a quien se considere "enemigo de la patria", o llegar al extremo por palabras no adecuadas del propio presidente de la República en catalogar de "crimen" a las acciones que hace la denominada "izquierda trasnochada". Con el máximo respeto presidente, al igual que su aliado Jorge Rodríguez, quien ahora preside el parlamento, cuando estudiamos la historia universal, nos encontramos que situaciones similares fueron parte del fascismo que azotó a Italia y Europa en comienzos y mediados del siglo XX, o sea, que miles y miles de personas fueron condenadas a prisión por disentir de quienes tenían el poder de control absoluto en tales países.
 
La emigración en Venezuela tiene dos causas, la económica y la política. En la primera se centra la inmensa mayoría del país. En la segunda, aquellos quienes como nosotros los que escribimos, estamos expuestos con el temor propio y de nuestras familias de ir o volver tras la rejas con los signos que eso significa de violaciones humanas, por el simple hecho de opinar y exponer nuestras razones sobre la conducción de Venezuela.
 
Mientras no haya un plan nacional para el rescate de la economía, y un cese a la persecución política la emigración no se va a detener, y el pais seguirá perdiendo el recurso más valioso para enfrentar el futuro: sus ciudadanos, el título que prefería Bolívar a tener el de Libertador.
 
Urge disminuir la ola emigratoria disminuyendo las tensiones políticas para alcanzar un mínimo de estabilidad económica. Lo contrario seguirá multiplicando tales cifras y con ello, también el número de muertos venezolanos tratando de abandonar su propia patria, porque al final, presidente, "amor con hambre no dura".
 
***,
 
(1)Por primera vez estoy de acuerdo con el mayor general Ovidio de Jesús Delgado Ramírez (@MGOvidioDelgado) en relación con la trágica situación de una unidad militar que terminó con saldo de muertos y heridos, civiles que al parecer iban hacia la frontera
 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1896 veces.



Javier Antonio Vivas Santana

Más de 6 millones de lecturas en Aporrea. Autor de la Teoría de la Regeneración del Pensar. Dr. en Educación (UPEL). Maestría en Educación, mención Enseñanza del Castellano (UDO). Lcdo. en Educación en las menciones de Ciencias Sociales y Lengua (UNA). Profesor de pre y postgrado tiene diversas publicaciones y ponencias internacionales acreditadas y arbitradas por editoriales, universidades e instituciones de España, Rusia, Estados Unidos, Alemania, Francia, y naciones de América Latina.

 jvivassantana@gmail.com      @_jvivassantana

Visite el perfil de Javier Antonio Vivas Santana para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: