Vladimir Villegas acudo a usted para que pida por la vida de Javier Vivas Santana

El clima de impunidad que se vive en Venezuela es de sobra conocido, periodistas, diputados, estudiantes, fotógrafos, dirigentes obreros, empleados, jueces, abogados, militares son detenidos, incomunicados y en muchos, muchísimos casos son torturados e inclusive algunos detenidos se le quedan en el tormento a los servicios de "inteligencia" del Estado. Los casos son muchos, muchísimos y creo que a diferencia de un individuo el Estado es culpable mientras no demuestre su inocencia.

Ojalá y su espacio de televisión sirva para la aparición con vida de Vivas Santana columnista de algunos medios de comunicación independientes y cuyo delito al parecer es no tener un familiar con poder dentro de la maquinaria del gobierno, es simplemente un venezolano mas cuyo delito es escribir. Recordemos que en la historia contemporánea de Venezuela pocas administraciones gubernamentales podían tener el cache de tantos y tantos medios bloqueados, censurados, demandados o ahogados en lo económico, social y político por un gobierno y peor aun estos que hoy censuran son los que hasta ayer pedían libertad de prensa, libertad de reunión, de manifestación y de expresión.

Acudir a organizaciones que hasta hace pocos años defendieron los DDHH es inútil, lo digo en el caso de Fundalatin que hoy es una organización que camina paralela al gobierno y es la cara ante organismos internacionales de un gobierno que poco tiene que envidiarle a gobiernos tristemente celebres como los de las juntas militares de América Latina en los años 70s y 80s del siglo pasado, si entre viajes a foros internacionales un local entregado o supuestamente entregado bajo el gobierno del teniente/coronel Hugo Chávez a esa organización. Tienen su silencio garantizado.

Pero usted periodista tiene un espacio de opinión importante, y que hasta ahora a conservado cierta independencia. Su espacio no es el cargado de complicidad de José Vicente Rangel, cuyas entrevistas pre/digeridas y bastante complacientes, donde el horror en que viven millones de venezolanos es pasado por alto y las palabras del antiguo candidato presidencial hacen del ejercicio periodístico un acto complaciente, abyecto, descafeinado, inútil. Acudir a los medios del Estado seria una estupidez absoluta y seria como pedir al diablo un milagro, sin un negocio o pacto de por medio.

Pero acudo a usted para que pida por la vida de un hombre, por la vida de un venezolano. Hace poco hablaba con alguien a quien aprecio y me decía "ojala y no salga pidiendo perdón a los verdugos" la diferencia es que en la Venezuela del siglo XXI un detenido, secuestrado, arrestado por la autoridad puede ser llevado al infierno durante días, durante semanas, durante meses. No es el "paseo por las nubes de Chávez y los participes directos en el intento de golpe de Estado en 1992" hoy la incomunicación, la ausencia de luz, la interrupción del sueño y claro cosas tremendamente perversas están en el menú de los órganos de seguridad del Estado y lo practican con gran ahínco y escrupulosamente. Puede estar seguro que a Javier le están dando la receta antillana para los detenidos en Venezuela.

Ojalá y podamos ver al periodista, al sindicalista, a quien tiene y la posibilidad de ser escuchado por millones de venezolanos dentro y fuera del país pedir por Javier Vivas Santana. Ojalá. y ocurra y que los deseos de conservar la vida y la salud de un hombre puedan suceder.

Notas a pie de Pagina: Los tenebrosos "colectivos" son la copia de las tenebrosas AUC de nuestro vecino país, escucho en San Antonio del Táchira a unos vecinos en Barrio Obrero como reparten y comparten la gasolina. Yo solo me impresiono y sigo viendo un programa de la televisión colombiana, las viejas antenas parabólicas sirven de algo frente a la caída del satélite, hoy ex/satélite Simón Bolívar.

Veo a Aminta una amiga de Valencia en unas recientes fotos de viaje por Turquía, en fin la vida da sorpresas y el proceso tiene sus asegunes. Mientras tanto me dice un buen amigo " mira Yuri como regresan los compatriotas desde Colombia, el madurismo los puso a decidir entre el crematorio y el campo de concentración que hoy es Venezuela"



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5467 veces.



Yuri Valecillo


Visite el perfil de Yuri Valecillo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: