La xenofobia colombiana

Por diversos medios hemos visto con tristeza el trato que ha recibido un grupo de ciudadanos venezolanos que por su diferencia conceptual con el proceso revolucionario y producto de la mediática a través de las redes sociales han inducido a estos compatriotas a emigrar allende a otros países y a la vez alejarse de la diatriba política que con sus guarimbas inusuales empañadas de terror ha desarrollado la derecha venezolana.

Hemos leído por informaciones de la prensa el maltrato a que es sometido venezolanos que han atravesado nuestras fronteras para residenciarse en otras ciudades, pero fundamentalmente en Cúcuta. Allí el gobierno oligárquico colombiano, en el municipio Tibu, del Departamento Norte de Santander comenzó a ejecutar unas viviendas.

En una intervención del vicepresidente de ese país Germán Vargas Lleras, dijo por todo el cañón, que entre los beneficiarios no podía entrar ningún VENECO, haciendo alusión a los venezolanos. Cuando bien sabemos que dentro de los colombianos residentes en nuestro país han recibido más de 300.000 viviendas gratuitamente por parte del gobierno revolucionario. Estos mismos colombianos tienen acceso a servicios, alimentos y productos regulados, educación gratuita primaria y universidad y pensión de Amor Mayor.

Un segundo caso, dentro de tantos lo protagonizo el alcalde de Bucaramanga Sr. Rodolfo Hernandez, quien señalo que la municipalidad no tiene dinero para hacerse cargo de los limosneros, prostitutas y desocupados que nos llegan de Venezuela. Se olvido este xenófobo que nuestro país ha recibido, colmándolos de todos los derechos, sin resistencia ni discriminación alguna cerca de 6.000.000 de colombianos; pero lo más cumbre es que hace pocos días la prensa colombiana notifica que todo venezolano que atraviese el puente Internacional de San Antonio; el Ministerio de Salud y Protección Social de ese país tomara medidas sanitarias ante la posibilidad de ser portador de enfermedades como paludismo, sarampión y malaria; enfermedades que según ellos, ya fueron erradicadas allá; pero aquí por el desabastecimiento y a la forma como se ha manejado los problemas sanitarios, replican ellos. Así son las cosas en ese "hermano" país, buscan cualquier rendija para lanzar sus dardos venenosos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2273 veces.



Luís Roa

Licenciado en Administración de Empresas (ULA). Luchador social. Jubilado de CVG Alcasa

 Luisroa519@gmail.com

Visite el perfil de Luís Roa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas