Maluma, vete con tu reguetón a la boñiga

La noche del viernes 24 de octubre de 2014 en el Fórum de Valencia, capital del estado donde se fraguó la independencia de la Patria, el reguetonero neogranadino Maluma, fiel a su esencia santaderista, es decir, antibolivariana, sacó una bandera venezolana de siete estrellas, la colocó al revés, la levantó, al tiempo que excretaba una retahíla fútil en contra del gobierno legitimo de nuestro país.

La gran mayoría de los allí presentes, venezolanos opositores, aplaudían como focas excitadas. Los pocos chavistas presentes se hicieron los locos. Esto es parte de la campaña de desbolivarianización que inflige el vecino país, el mismo que en 1863 usurpó el nombre de Colombia, por mandato de su titiritero: el tío Sam.

No podemos olvidar que el Acuerdo militar entre la Nueva Granada (me niego a llamarla Colombia) y Estados Unidos, que firmaron en Bogotá el 30 de octubre de 2009 el canciller neogranadino Jaime Bermúdez y el embajador de Estados Unidos, William Brownfield; aunque aparentemente fue un acuerdo bilateral de tipo militar entre los gobiernos del ex-presidente Álvaro Uribe y el presidente Barack Obama con el que ambos países buscan combatir con mayor eficacia el narcotráfico y el terrorismo en la tierra de Santander; la verdad es que ese acuerdo anti nuestroamericano resultó ser un macabro teatro de operaciones para torpedear la diáspora revolucionaria.

La permanencia de las siete bases militares (Malambo, Palanquero, Apiay, Cartagena, Bahía Málaga, Larandia y Tolemaida) indica que el imperialismo se trazó un plan hasta el 30 de octubre de 2019 para lograr su nefasto propósito de acabar con el gobierno bolivariano.

Ya somos víctimas de transgresión cultural: mucho vallenato en los barrios, ritos funerarios con disparos y ron, etc. Hay establecimientos comerciales en estados andinos que venden en pesos del vecino país. La ira de Santander ante la grandeza de Bolívar está arreciando.

El enemigo intentará incrementar la inseguridad con acciones paramilitares de menor y mayor calibre, seguirá el acaparamiento, el bachaqueo, el sobreprecio en los boletos aéreos, el narcotráfico, el boicot farmacéutico, uno que otro infiltrado gritando ¡Pero tenemos patria!, y para usted de contar.

Pero no podrán detener la Revolución Bolivariana ¡Viva la Nueva Granada de Ricaurte, Girardot, Nariño, Fals-Borda, Camilo Torres, García Márquez y Piedad Córdoba! ¡Viva la única República de Colombia (erradamente llamada Gran Colombia) creada por Bolívar, esa que existió entre 1819 y 1830! ¡No podrán con la Revolución porque mientras Santander sigue cobardemente oculto tras las tapias, Bolívar se agiganta emancipando pueblos!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1746 veces.



Alí Ramón Rojas Olaya

Músico. Promotor cultural. Docente.

 elrectordelpueblo@gmail.com      @rojasolaya

Visite el perfil de Alí Ramón Rojas Olaya para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alí Ramón Rojas Olaya

Alí Ramón Rojas Olaya

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ddhh/a197449.htmlCd0NV CAC = Y co = US