El grupo Polar y su política de destrucción de la propiedad privada

En los años 1986, 19887 y 1988 pude ver como el grupo Polar arremetía contra la propiedad privada y llevaba a la ruina a decenas de empresarios; en aquellos tiempos como ahora Polar contaba con una red de distribuidores independientes que llevaban el producto a los rincones de nuestra geografía nacional. Estos empresarios jamás tuvieron libertad de elección, el grupo Polar les planeaba a que negocios visitar cuanta cerveza comprar y que tipos de marca de cerveza vender; este último punto fue el que más afecto a estos empresarios, ¿Por Qué? Ellos debían comprar de manera coercitiva marcas de cerveza como Nacional en sus dos presentaciones (Pilsen y media Jarra) y la cerveza cardenal en su presentaciones lata y pilsen (botella pequeña), pero ningún consumidor quería comprar estos productos, los puntos de venta era obligados a comprar estos productos bajo la amenaza de no venderles el producto líder (polarcita para ese entonces), en los puntos de venta llamados licorerías el consumidor terminaba comprando una caja de polarcita pilsen con 6 botellas de las marcas nacional y cardenal, la cuales terminaban en el fregadero de las casas; en otros casos como punto de ventas al detal (como bares) los empresarios cargaban con la perdida total ya que a pesar de poner ofertas de estos productos con un precio de venta que cubriera los costos, nadie compraba el producto.

A pesar de esto, los empresarios llamados independientes quienes construyeron para el grupo polar una de sus mayores fortalezas como lo era: “su canal de distribución”, no podía colocar todo el producto y muchos menos la llamada: “Media jarra Nacional”, terminando convertido sus hogares en grandes depósitos de estos productos, lo que llevo a la quiebra a una cantidad significativa estos empresarios y los que sobrevivieron vieron reducidas sustancialmente sus ganancias.

Otra modalidad de ser regulador de la propiedad privada del grupo Polar era la de descontar a estos empresarios una cantidad de dinero que supuestamente iba a un pote que no devengaba ningún tipo de interés y que solo servia para apalancar el capital de trabajo de este grupo empresarial, en otras palabras trabajar con el dinero de otro, sin dar nada a cambio.

En años anteriores un grupo de estos empresarios o distribuidores independientes demandaron con todo su derecho al grupo Polar, alegando que por la forman en que esta empresa regulaba sus operaciones no podían ser empresarios independientes sino empleados de la empresa; hasta la fecha no se en que ha quedado este asunto.

Venezolana de Televisión debería ser más agresiva y lamentablemente no lo es, ya debería haber invitado a estos empresarios y que el pueblo a través de sus testimonios supieran la triste realidad que ellos vivieron; hay nos daremos cuenta de que quienes han sido los verdaderos reguladores de la actividad privada en Venezuela (los grandes Oligopolios Empresariales).

¿Misterios de la Ciencia?


hcarrero@uneg.edu.ve
(*) Profesor
UNEG


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2487 veces.



Henry Carrero

Asesor y docente universitario en la Universidad Nacional Experimental de Guayana - UNEG. Especialista en temas de mercadeo.

 henryantonioc@gmail.com      @HENRYACARRERO

Visite el perfil de Henry Carrero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: