Respuesta al artículo de Matías Marcano con respecto a la contraloría social

Sr. Matías Marcano, saludos.

Ud escribe lo siguiente:

“Confieso que estoy totalmente de acuerdo con Augusto Hernández, en su artículo "El meollo de la revolución" (www.aporrea.org –fecha: 05-05-07), cuando afirma (yo diría que hasta dramática su conclusión): "El temor mío, y el de mucha gente, es que el pueblo se harte de promesas incumplidas… Ruego que la Misión Robinson haya liquidado el analfabetismo y no se trate de un concurso de cobas… Lo que anhelamos es que los servicios públicos, entre ellos la policía, funcionen y no se limiten a brindar estadísticas asegurando que todo está mejor que antes".

Se ha paseado ud alguna vez por las discusiones de los foros de aporrea, si no lo ha hecho, por favor hágalo, realmente el fanatismo y el ataque a cualquiera que de manera razonable haga una critica es sistemática y en ocasiones brutal, sin mencionar que todo lo que implique denuncia o mención a cualquier falla es negada de plano y clasificada la persona que la hace como "cipayo", "contrarrevolucionario", "disociado", "vendido", y en algunas ocasiones los ataques pasan a insultos aun más fuertes, y una se pregunta, si así reaccionan personas que dicen ser "revolucionarias", pero que no tienen poder, ni están insertos en la maquinaria del estado representando a la revolución, como puede ser diferente la reacción en esos niveles, en donde quizás y solo quizás, no solo se defienda a la revolución, si no también a la parcela particular de poder "adquirida".

Luego dice: “Porque se trata de no ser alcahuetes y cómplices de un proceso que deseamos que camine, que haga bulla y trascienda, pero que arregle los problemas, porque si no nos vamos a quedar con los crespos hechos y la gran fiesta de celebrar una revolución no se podrá realizar. Y va ser triste y lamentable, que teniendo la oportunidad para erradicar los males de este país, aún no se pueda hablar de logros después de ocho años de gobierno, en cuanto a niños de la calle, de la inseguridad social que día a día asesina un buen número de venezolanos y muchos menos que la corrupción administrativa haya disminuido; al contrario, sigue subiendo; no hay nadie preso y lo más grave aún, no hay un política sería ni para atacar la corrupción, ni los niños de la calle, ni la inseguridad social, por hablar de tres problemas que manchan la cara de la revolución; sin meter en este paquete los problema de agua, viviendas y electricidad que sufren los pueblos de Venezuela, y que la solución dependen del gobierno central, para no hablar de los otros problemas que sufren los pueblos y que dependen del Gobierno regional y municipal”.

Si, se trata de no ser alcahuetes y menos que nada cómplices, porque todos aparentemente deseamos que este proceso tenga éxito, pero ¿Cómo?, a mi alrededor la gente ya comienza a hablar de las similitudes entre estos políticos de la 5ta y los de la 4ta, y es que cuando intentamos denunciar y acudimos a la Defensoría del Pueblo o la Fiscalía o vamos a cualquier entidad pública a realizar todos esos ABSURDOS Y OBSOLETOS TRÁMITES, que se han agregado en la 5ta a los de la 4ta, la frustración, la desilusión, la rabia, la impotencia, es lo que obtenemos. Y lo que le escribo no es de alguien que me contó, no, es padecido en mi persona y en personas cercanas. Muchos gobernadores y alcaldes han resultado ser peores que los de la 4ta, mentirosos, intrigantes, trepadores, cómplices de sus colaboradores corruptos o ineficientes, aprovechadores de su poder para sus allegados y familiares, despilfarradores del presupuesto de todos, mostrando descaradamente su ascenso económico (ya sabe ud, " el dinero es como la tos, no se puede ocultar), y claro engañando a el presidente Chávez, porque aun yo creo que el presidente es engañado, pero le aseguro que hay otros que ya no lo creen.

Más adelante afirma: “Se trata, queridos amigos, de no ser fanáticos, sino objetivos, no podemos utilizar una página para encubrir hechos y adular al Comandante, porque le hacemos un flaco favor: Se trata de dejar el miedo y decir las cosas, sin tener el temor de que nos llamen "contrarrevolucionarios", cuando en realidad estamos ejerciendo el derecho que nos da la Constitución Bolivariana de Venezuela, a través de la participación democrática y protagónica y de la Contraloría Social. De eso simplemente se trata”.

Si, ciertamente es necesario ser objetivo, pero también es cierto que esta página y otros medios se usan para encubrir y el fanatismo anda libremente, sin mencionar que discutir con argumentos serios y razonables, cuando se es contrario a la opinión de un grupo, no parece ser la meta en algunos. Particularmente creo que de continuar como vamos muchos de nosotros seremos clasificados como contrarrevolucionarios y atacados duramente y ¿quién sabe?, hasta defenestrados, apartados y exiliados en páginas y foros, sin embargo tengo la esperanza que no lleguemos a eso. ¿Ud qué cree?

nadezca@gmail.com




Esta nota ha sido leída aproximadamente 2020 veces.



Nadezca Mujica


Visite el perfil de Nadezca Mujica para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: