Y… ¿Qué le pasó a Hugbel Roba?

Una de las cosas que ha tenido la revolución bolivariana desde Chávez hasta el presente, es que cualquiera que se presentaba con un discurso bonito, coherente, patriota, que inventara una frase como rojo rojito, que lanzara un micrófono a un opositor, de inmediato clasificaba para un puesto en el gobierno o era confiable en el manejo de las empresas del Estado.

Si la persona mostraba un discurso anti imperialista- yanqui go home, enseguida era ensalzado y de pronto aparecía ocupando altos cargos. Mientras tanto, en el interior de esa persona la idea era otra, alejada de lo que decía o escribía. Si no haga un ejercicio mental de todos los que han pasado por los gobiernos de Chávez y Maduro y se dará cuenta de muchos que se desviaron de sus ideales revolucionarios, si los tenían, porque el tiempo ha demostrado que en la revolución ha habido mucha gente camuflada, enmascarada, esperando su momento para hacer lo que tenían en mente: Robar.

Por ejemplo, el 30 de abril de 2015, Hugbel Roa publica en aporrea un articulo cuyo título era "Corrupción, burocratismo y ética socialista". Cualquiera que lo haya leído pudo haberse hecho la idea de estar frente a un incorruptible, a un patriota, a un revolucionario; sin embargo, con el tiempo se demostró que no todo lo que se dice es cierto y que esto resta credibilidad a los políticos de oficio. Una cosa es lo que se dice y otra la que se hace.

Es posible que a partir de ese artículo comenzara a trascender Hugbel Roa y ser tomado en cuenta por las autoridades del PSUV, para postularlo como candidato a diputado en las elecciones parlamentarias celebradas el 6 de diciembre de 2015. De hecho, resultó electo diputado en representación del estado Trujillo.

En dicho artículo se refiere "a la corrupción y al burocratismo como anomalías que destruyen la confianza en el modelo democrático socialista". Hoy ese comentario cobra vigencia por ser él mismo el que está logrando que el modelo democrático socialista pierda esa confianza por caer precisamente en lo que criticó.

Asimismo, caracteriza a la corrupción como un monstruo de mil cabezas capaz de degenerar la condición humana reduciendo sus valores morales y, además señala que: "La corrupción ataca el corazón político de una nación y como un cáncer se esparce por todo el entramado social, los sistemas económicos y de producción se ven afectados, las condiciones intelectuales y culturales de sus ciudadanos", en efecto, se contradice su afirmación con la realidad en la que está inmerso.

Asimismo, el día 24/08/2020, en otro artículo, titulado: "Monómeros: La estafa sin límites" tácitamente, se entiende que aun no ha sido tocado por la corrupción. En dicho artículo, se refiere, y eso es verdad, a la rapiña opositora; "Juan Guaidó y sus forajidos, no tienen otro accionar que robarse los bienes de la nación". Refiriéndose a Monomeros, señala que "… el robo y la corrupción son los causantes que una empresa élite, hoy exhiba números alarmantes"

Se supone que una persona con tanta claridad conceptual y con supuestos valores de honestidad arraigados, no tenía porque ceder a la tentación. En fin, ¿Qué te pasó hugbel?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2872 veces.



Jesús Rafael Barreto


Visite el perfil de Jesús Rafael Barreto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús Rafael Barreto

Jesús Rafael Barreto

Más artículos de este autor