La columna del guerrillero

El CLAP perdió su encanto

Tal como viene ocurriendo con otros programas sociales que emprendió el Comandante CHÁVEZ, los cuales progresivamente han perdido el brillo de su eficiencia, muy contrario a lo que trata de mostrar el gobierno por la televisión en boca de sus "encantadores de serpientes" que conducen la vocería informativa.

Algo así está pasando con el CLAP, ya no despierta el mismo interés de antes en sus beneficiarios.

Para escribir este artículo he estado observando en varios sitios de 3 parroquias de Caracas SUCRE, SANTA ROSALÍA Y EL RECREO y lo que percibí de quienes acudían a retirarlas fue un alto grado de desencanto por su presentación y contenido.

Las bolsas presentaban un estado deprimente, muy maltratadas, rotas algunas y su contenido con el 90% de carbohidratos.

Guiado por las últimas declaraciones que oí del Presidente Nicolás Maduro referente a la incorporación de nuevos productos en particular los proteicos me interese en hacer la observación mencionada.

Pues bien, razón tiene la gente beneficiaria del clap para sentir frustración al comprobar lo distante que están los hechos con las afirmaciones hechas por el presidente.

No hay peor daño que se pueda hacer a la investidura presidencial, que aquel en que la población comience a perder credibilidad en la palabra del presidente, toda vez que si alguna palabra tiene importancia para la población del país, es la del principal vocero de la nación.

Quien debe cuidar ese detalle, por cuanto en el momento que le toque anunciar asuntos que son de interés para la población en general, se encontrará con un alto porcentaje que estarás dudando de la veracidad de lo anunciado.

Más en este caso donde dicho vocero pretende continuar siendo la principal vocería del país.

Este paréntesis viene al caso, porque al igual que el CLAP, está ocurriendo con muchos servicios públicos de los cuales todos somos beneficiarios, cuyo deterioro afecta el estado de ánimo de los venezolanos.

Me refiero al Clap porque es un programa alimentario, que sumado al deterioro de los servicios de agua, la electricidad, transporte, educación y la precarización del salario de los trabajadores, conforman un cuadro de desaliento, que en conjunto afectan la salud de los venezolanos, los cuales no disponemos de un sistema de atención médica y hospitalario a niveles de un país petrolero como el nuestro.

De allí que el anuncio presidencial de un repunte ecónomo transita por un camino de dudas y contradicciones, porque a los únicos que veo celebrando ese anuncio es a los sectores empresariales afiliados a Fedecamaras

Ya que aguas abajo, el tal crecimiento económico, no se refleja en mejores salarios para los trabajadores, incrementos en cantidad y calidad de los productos del Clap, mejoramiento en el servicio de agua, y electricidad, dotación de insumo médicos y acondicionamiento de los hospitales y la recuperación del metro de Caracas, así como el interminable dolor de cabeza en que se ha convertido el mal servicio telefónico e internet que presta la CANTV Y MOVILNET.

De tal manera que al país le vendría muy bien una buena dosis de sinceridad por parte de la palabra del gobierno del presidente Nicolás Maduro, en cuanto a la realidad mediática que nos pretenden vender, que contrasta con la realidad verdadera que vive el pueblo venezolano.

A todos nos interesa vivir la realidad verdadera respaldada por la palabra creíble del gobierno y no el sueño de una realidad ficticia.

 

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 946 veces.



Hernán Urbina

Guerrillero Ayer. Combatiente Siempre.

 orgmbr200@gmail.com

Visite el perfil de Hernán Urbina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: