Transportistas que cubren ruta La Guaira tienen sus *normas"

Los transportistas públicos y privados que trabajan la ruta interna y los que cubren Caracas -La Guaira imponen sus propias reglas en lo que se refiere al pasaje, el cual incrementan de manera unilateral. Para ellos no existe autoridad, así de simple, y mucho menos cumplen con las medidas de bioseguridad.

Veamos.

Las diferentes rutas que cubren el trayecto interno decidieron en diciembre pasado cobrar su "aguinaldo" durante los días 23,24 y 25 de diciembre, y 30,31 de diciembre y 1ro de enero. El "tradicional aguinaldo" era de 500 bolívares más, pero se quedó en forma permanente. Esto sin contar con el mal trato que reciben usuarias y usuarios de parte de los "colectores" que prefieren palabras subidas de tono y que te arrancan de mala gana el dinero. Mientras que el llamado "pasaje preferencial" para estudiantes y para la tercera edad desapareció.

Con relación al transporte que cubre la ruta Caracas -La Guaira la situación es grave. Los conductores de vehículos particulares, con placas o no para laborar la ruta, fijaron el pasaje en dólar y medio, no importa si usted desde Caracas va a un punto intermedio, pues el costo es el mismo. Hasta hace poco en el puesto policial de control, ubicado en calle Los Baños, los funcionarios detenían el vehículo de pasajeros provenientes de la capital y si el cobro era en exceso obligaban al chófer a reintegrar parte del dinero, pero yo no hay control. Usuarias y usuarios denuncian que algunos guardianes del orden público piden su tajada para no ver los desmanes de quienes prestan ese vital servicio publico.

La línea del transporte público, la única denominada Sistema Integral de Transporte Superficial Sociedad Anónima (SITSA), que trabaja la ruta Caracas -La Guaira, presta sus servicios desde la estación Gato negro hasta los terminales de Catia La Mar y la Plaza Bolívar Chávez. Pero incumplen las normas de bioseguridad al permitir que el bus exceda la capacidad de usuarias y usuarios sobre todo una vez que salen de la terminal de La Guaira, pues en el recorrido recogen pasajeros sin importancia la capacidad, y aún de pie el cobro de pasaje es excesivo.

Pero el abuso más grande lo cometen en Gato Negro después de mediodía. Bus que llega allí reporta que surtirá de gasoil pero desaparecen. El pasado martes entre las 3:00 y 6:00 de la tarde no apareció un transporte y la excusa de los funcionarios consultados fue el silencio, mientras que centenas de pasajeros no aguantaban el abuso y comenzaron los reclamos y la protesta. La situación era tensa que hizo que tres motorizados con sus acompañantes de la Policía Nacional Bolivariana llegaron el lugar para resguardar el orden. La gran cantidad de personas que esperaban el servicio era enorme, solo en la fila o cola hacia Catia La Mar eran 260 pasajeros según contó un usuario, y en la de La Guaira la cantidad eran más de 300 personas.

A estas alturas y con tanto abuso de los chóferes nadie sabe quién o quiénes son los responsables de normar este caos. Unos responsabilizan a la Gobernación del estado La Guaira, otros a las alcaldías del municipio Libertador y del municipio Vargas, por cierto, que el alcalde José Suárez (Vargas), estuvo en un programa de la emisora YVJE Mundial, a comienzos de año, y allí anunció que se reunirá con los presidentes de las diferentes líneas de autos para que respetaran el pasaje fijado surgido del consenso entre usuarias y usuarios, y que otorgaría carnés de identificación a los "colectores" y para educarlos en el buen trato y respeto a los pasajeros. Nada de eso ha pasado, dicen los afectados.

Mientras tanto, los abusos continúan y este servicio público parece no tener entrada en el 1 x 10 para el buen gobierno.



 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 661 veces.



Alcides Castillo

Periodista-Politólogo-Especialista en Sistemas y Procesos Electorales

 acastillo472@hotmail.com

Visite el perfil de Alcides Castillo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: