La lupa de Chávez

Luego de haber leído los correos electrónicos recibidos por el artículo titulado: “Gobernadores y alcaldes enmascarados”, tengo que admitir que me quedé corto.

Sobre todo al ver el mensaje que motivó este otro escrito: “Señor, además de los gobernadores y alcaldes, hay que recordarle al presidente Chávez, que le meta la lupa a los directivos de institutos autónomos, corporaciones y otros entes dependientes del Gobierno nacional, cuya gestión son una copia al carbón de los dirigentes que siguen actuando con la misma mentalidad de la IV República”.

Siempre me gusta advertir que no se debe generalizar. Hay revolucionarios de corazón que, incluso, pese a poseer un conocimiento vago del comunismo y del socialismo hacen honor a la justicia, la solidaridad, la paz y entienden la necesidad de unir a la gente para lograr el bienestar común. Tienen conciencia de que los intereses individuales no pueden estar por encima del colectivo y comparten la necesidad de darle poder al pueblo.

Pero hay otros, como esos alcaldes, gobernadores a los que ahora les sumamos los directivos de algunos entes gubernamentales, que han hecho muy poco para favorecer a las comunidades.

Eso es algo evidente, que no admite discusión. Y si quieren pruebas, den una simple mirada a los barrios para que palpen las penurias y necesidades en que vive la gente de menos recursos. Por eso, comparto el comentario de que Chávez tiene que desempolvar bien la lupa y continuar escudriñando la corrupción en esas dependencias gubernamentales por el bien de la revolución.

Seguramente muchos dirán que han ejecutado uno que otro proyecto para justificarse, pero más bien deben reflexionar acerca de lo que han podido hacer y no han hecho. Y de eso si sabe el pueblo.

Y es que tenemos que repetir que las administraciones de esas gobernaciones, alcaldías, así como de esas instituciones a las que hacen alusión los correos, sólo tienen como prioridad los contratos jugosos, el cobro de comisiones y enriquecerse con ese dinero que debe destinarse a consolidar nuestras comunidades.

Tampoco se trata de una varita mágica para resolver tanta desidia e injusticia que se produjo en el pasado. Me refiero a que, por lo menos, los bolivarianos que sustituyeron en los cargos a los de la IV República, denunciaran los desmanes que debieron conseguir en esas administraciones de derroche e impunidad.

Y es que de haber hecho las respectivas denuncias, resulta incomprensible que las cárceles no estén llenas de la gente que se robó y se roba el dinero del pueblo.

Aunque sé que eso es difícil. En este país se condenan los decesos provocados intencionalmente por cualquier causa, pero no se cuentan las personas que mueren por desnutrición, diarrea, vómitos, casos relacionados con esa miseria que, precisamente, generan los gobiernos nefastos, como si eso no fuera similar a pegarle a alguien un balazo en la cabeza.

Quizás se produjeron denuncias aisladas por parte de bolivarianos, pero igualmente se olvidaron, además pienso que no fueron muchas, a juzgar por la cantidad de alcaldías, gobernaciones y otros organismos adscritos al Ejecutivo nacional, que debieron tener monos del tamaño de King Kong.

Así pues, que me intriga esa parte. No se trata de ejercer una gestión con la cantaleta del pasado. Echando las culpas al que se fue, pero de encontrar indicios de corrupción se debieron hacer las denuncias en su momento, para que se hiciera justicia.

Particularmente estoy convencido de que los alcaldes, gobernadores y directivos de instituciones oficiales de la IV República tienen un rabo inmenso de paja, sin embargo, dada la actitud que se recuerde y aprecie de los revolucionarios que los sustituyeron, la situación no estaba en las condiciones que presumo. Y si me equivoco, entonces todo hace pensar que callaron.

Por eso, tengo el presentimiento que existe una lista larga de raspados que, sin duda, engruesa la gente de los entes gubernamentales que se me habían pasado por alto y que al igual que la de las gobernaciones y alcaldías, debieron tener como prioridad a los vecinos de esos críticos sectores, pero lamentablemente, la experiencia indica lo contrario y, en consecuencia, les hace falta que Chávez les meta la lupa.

(*)Periodista

albemor60@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2469 veces.



Alberto Morán(*)


Visite el perfil de Alberto Morán para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alberto Morán

Alberto Morán

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a30683.htmlCd0NV CAC = Y co = US