Falencia de la Propiedad Pública Venezolana

Desde los tiempos fronterizos con la feudalidad europea, cuando se consolidaron los primeros Estados burgueses, el gran filósofo, estadista y literato Juan Jacobo Rousseau, uno de los motores con mayor caballaje dinámico de la Revolución burguesa Francesa, introdujo eficazmente la idea contractual del Estado al servicio de todos los *ciudadanos*, por cierto, con borradura absoluta del tratamiento socioeconómico *campesino*.

Para ese pensador, los pobres y campesinos trabajadores (tratamiento omitido en las Constituciones actuales) legalmente deberían tener parte o participar con algo en la riqueza creada por aquellos (hoy asalariados) riqueza que desde tiempo atrás ha estado monopólica y clasistamente en pocas manos, ayer adulones aristocráticos de reyes, reyezuelos y emperadores, y desde entonces adulones y tartufos de presidentes de las modernas repúblicas americanas.

Se crearon entonces las archiconocidas instituciones públicas, organismos cuyos objetivos serían la prestación de caridad pública, y de servicios teóricamente gratis de variada naturaleza y de tercera calidad, toda un bella y romántica idea democrática que terminó con la instauración del corrupto aparataje burocrático que conocemos.

Porque con horror seguimos viendo que la participación del ciudadano pobre y del campesino ha quedado reducida a seguir reciclando, mediante el *famoso derecho al voto*, la misma carga burocrática de falaces mandatarios e inservibles burócratas con distinto grado de indolencia y marcada incompetencia técnica y servicial.

En paralelo, la propiedad privada, los ciudadanos con mayor poder dinerario y capitalistas en general empezaron a ver con desprecio la funcionalidad pública, y optaron por controlar el Estado para que este minimizara costos de mantenimiento, y con ellos reducir su carga tributaria, un eficaz y severo control para recibir de este Estado burgués los mejores contratos, y valerse de empresas privadas de primera calidad para la cobertura de sus particulares necesidades individuales y colectivas, en una clara conservación y continuismo de la distinción entre ricos y pobres. Tal es el Estado que sigue caracterizando la Venezuela del estos tiempos.

Pero lo que mejor evidencia la falencia de las instituciones públicas, de educación, sanidad, seguridad laboral y de tránsito, de recreación y asistencia jurídica, es precisamente el lamentable hecho de que sólo los poderosos y quienes dispongan de alto poder adquisitivo, o sacrifiquen buena parte de la satisfacción de necesidades personales, pueden recibir tales servicios *públicos:: La matraca, el soborno, la venalidad, el chantaje, el cohecho, la burla, la indolencia, la ineficacia, la prevaricación, y, en fin, toda esa gama de pésimos y corruptos servicios que irrefragablemente imperan en toda la Administración Pública venezolana, con las rarísimas e inestables excepciones de funcionarios honestos e incorruptibles de *antipática* y mal acogida conducta política.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3189 veces.



Manuel C. Martínez M.


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: