Amaranta tras la pista de un "desfalco" madurista con complicidad

Parece que, a Amaranta, una soñadora -doña Bárbara- guanipera, se le pelaron los cables del juicio de la convivencia y, se electrocutó de locura política que, más de uno, no me incluyo, quiera tocarle su perfil trasero que le arde de risa cuando, se recrea en recordar tiempos dentro de una sucesión creciente de años pasados cuando, estudiaba bachillerato y, bajo un régimen especial de tocar para sentir -ni frío, ni caliente- con gusto o sin gusto, aprecia que, lo vulgar también es luz que alumbra nuestro Continente, casi que en tinieblas y, más ahora que reír o llorar no emociona cuando, desde el Norte nos quieren encaramar un "presidente" más de allá que de acá y, antes de morir de ignorancia, mejor es meternos el rabo entre las piernas dentro de tanto fatalismo como hijos de Bolívar que, nos persiguen como el pan nuestro de lo tomas o lo dejas.

No dudo que ella es una lince que lo que brilla lo desbrilla no por terquedad, sino por razones fundamentales dentro de la ética de ambientarnos humanísticamente dentro de este proceso que ella deshilacha con una prontitud que, nos encandila y, juro por Guaidó después, de su autoproclamación como interino que, si ella estuviera en el poder, otra guacharaca cantaría en la mesa y, las tórtolas dejarían de perder el vuelo dentro de los tremedales de esa sabana y, más que alegría tendríamos que, nos bañaríamos de ilusión porque la honradez es primero que meter las manos en las parcelas de la oscuridad que, pervierten al más sensato de la euforia y ella, como paraulata en la rama cantando a tiempo sin ver para los lados, es decir, lo que debe ser no es y, ¿quiénes pierden? Los pobres que no tenemos orientación, ni señuelos de peso a su debido tiempo.

Sé por trasposición autofacultativa y enclinchados pareceres que se subordinan al pensamiento dentro de lo real maravilloso que ella, en cualquier momento va a morder la fama mundial con su inteligencia que, como mujer preocupada por el bien común como margariteña sudante de aspiraciones en la Mesa de Guanipa que, en cualquier momento sin que Guaidó asuma el pedestal de presidente americano, que por cálculos oferentes dentro de lo operante que como buena comunicadora sin desatinos crepusculares que, conversa de noche con las estrellas oyentes y que endereza meteoritos trasnochados a otros rumbos, sin desactivar sus cálculos empedernidos de furia matemática con toda la entereza de mujer libre, sin pelos en la lengua, ni arrugas en su cara, ni se imaginan, pero cierto es que, nos va a dejar bocabierta cuando escriba y afirme en Aporrea quien, fue el primero entre el dilema del, huevo y la gallina, y será el tubazo que las redes explotarán y, ella, allá va su merced como luz bendita.

La tangente de la trigonometría de sus cálculos políticos han puesto al descubierto y tras de la puerta del olvido a las tramoyas fantasmales de quienes han precisado defender el gobierno de Maduro que, sino fuera por ellos, Amaranta, estuviera dentro de Cien Años de Soledad que, ha escapado gracias a ellos, sobre todo al de La Hojilla, Mario Silva que ha tragado el polvo sideral de sus análisis que junto con Pasqualina Curcio, los ha puesto a pedir perdón sin misericordia y, se los traga como maduristas inclementes que ensucian el socialismo dentro de la incubadora de sus ánimos y, cada vez que respiren se los deleita vivos y, ella como una diosa en su finca que prefiere a los marranos de su cercanía verlos engordar que, a esos depredadores que calcinan el ambiente de mentiras y apagan las brasas de la parrilla política sin guasacaca fluyente.

Que conste que no busco prebendas de ninguna clase, ni regaños dilatados a posteriori que, me entierren vivo por opinar de las enmiendas que con flujo elocuente, Amaranta, endereza o vigila entuertos de los que se aprovecha de nuestra inocencia por enunciar entuertos o, proclamar como actos que nos mal ponen dentro de las circunstancias actuales en que, se empeña en servirse de ellas que, les cae con tanta arrogancia que se suda la gota fría y como gota cría hay que enterrarlos y, otros que los lloren. Creo que "El Mazo Dando" de Diosdado se quedó pendejo, porque Amaranta, lo que tiene es una manopla rompe cabezas nada lisonjera.

Y como mortales chavistas entre maduristas que enjuician y se desjuician por desacatos tormentosos, que Amaranta no pela, tendremos que encogernos de voluntad y soltarle con una mano adelante y otra atrás: "Vanitas vanitatum, et omnia vanita", es decir, Vanidad de vanidades y todo vanidad.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2674 veces.



Esteban Rojas


Visite el perfil de Esteban Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a276798.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO