¡Pura paja, pura demagogia. ¿Será que no es conveniente la lucha contra la corrupción?

En estos países latinoamericanos, a cada momento se oye a un candidato presidencial, o al mismísimo Presidente, decir que en su gobierno se va a luchar de frente contra la corrupción administrativa y que no permitirá de dilapide un solo céntimo del presupuesto. Claro, él sabe que el tema producirá muchos y largos aplausos, y eso es encantador para un político. Pero lo real es que, al no más terminar su discurso, alguien se le acerca y le propone entregar algún dinero, mal habido, si le dan tal o cual contrato para construir determinada obra, cosa que es del conocimiento público y que se sabe está tazado en un 10 a 20 por ciento del valor de la obra. La corrupción administrativa en Venezuela se ha democratizado tanto, que no hay hueso sano en ninguna institución oficial, y el bajarse de la mula se aplica en cualquier alcabala de tránsito policial o militar, sobre todo si se trata de camiones cargados con cualquier clase de material, pero más aún, cuando esos camiones están cargados con productos agrícolas o pecuarios, naturales o elaborados, y ese asalto encarece el producto para cuando llegue al consumidor, tomando en cuenta que esto no sucede en una sola alcabala, pues casi siempre ese asalto por parte de la autoridades encargadas del puesto de revisión se hace desde el mismo lugar de salida hasta el lugar de arribo de la carga.

Cuando un ciudadano va a una oficina del gobierno, bien sea del SAIME, notaría, registro o cualquiera que expida algún documento, si el usuario no se baja de la mula, lo hacen ir a tal oficina 2, 3 o más veces; haciéndole perder por lo menos su tiempo. Por otro lado, cuando un ciudadano va a un lugar determinado para adquirir una bombona de gas para poder cocinar en su hogar, aunque el precio esté indicado, tiene que pagar la suma que diga el despachador, y fíjese que este sobreprecio no es guillaíto, no, no, es público y gritado a viva voz. El suministro de agua a los hogares donde no llega el líquido por tubería, siendo el camión cisterna propiedad de un ente oficial y el agua tomada de alguna fuente pública, el usuario, la mayoría de las veces tiene que pagarla bien cara para así poder llenar un tanque, y la cantidad de bolívares variará de acuerdo a la mayor capacidad del tanque. Y así en todas las oficinas públicas, aquí no se puede decir que hay algunas en las cuales no bajan de la mula al usuario y eso como se sabe ya es público, notorio y comunicacional. Y todo porque al gobierno no quiere tomar la cuestión con la seriedad debida, aunque existe toda clase de leyes que castigan cualquier clase de corrupción, pero allí está el detalle, resulta que los administradores de justicia, desde los jueces hasta los porteros, y más abajo también, andan en lo mismo, ningún petitorio sale de un tribunal si antes el interesado no se baja de la mula con el funcionario correspondiente.

Nosotros, los venezolanos de a píe, el pueblo, necesitamos una patria digna, una patria grande, tal nos la legaron nuestros libertadores, una patria modelo para el mundo entero, como en ciertos aspecto la ha sido, pero ahora con ese tremendo inri de la corrupción campeando por cualquiera de los despachos oficiales, no será jamás posible si es que no llega un gobierno que no sea cómplice y actuante en la corrupción, hay que convencerse que en ese lamentable asunto de la corrupción administrativa ya superamos a los gobiernos del Pacto de Punto Fijo, cuando uno de los jefes del partido de gobierno soltó aquel demoledor "En Venezuela se roba, porque no hay razón para no hacerlo" pronunciado por el Presidente Vitalicio de Acción Democrática, un adeco con uña en el rabo, el doctor Gonzalo Barrios. No, es necesario rescatar la patria de la terrible corrupción administrativa, del soborno que hace el empleado de la empresa privada al funcionario para conseguir ser beneficiado en un negocio, como también del soborno que promueve el funcionario al entrabar los tramites de alguna gestión realizada en la oficina donde trabaja. Es sabido que el gobierno bolivariano revolucionario asumió este formidable reto, luchar preventivamente contra la corrupción, pero el pueblo continúa esperando una contundente acción; tal fue aprobada en reuniones del 12 y 13 de noviembre de 2004, cónclave a la que acudió e intervino nuestro querido líder, Comandante Hugo Chávez y que llamaron "EL NUEVO MAPA ESTRÁTEGICO DE LA REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA"



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1098 veces.



José M. Ameliach N.


Visite el perfil de José M. Ameliach N. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José M. Ameliach N.

José M. Ameliach N.

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /contraloria/a266705.htmlCd0NV CAC = Y co = US