Wirmelis Villalobos: No todo lo que dicen es cierto

Es muy fácil repetir lo que escuchamos en la calle, e ir propagándolo como información veraz, no con esto, estoy poniendo en duda la vivencia que tuvo la articulista arriba mencionada, que la llevó a expresar su opinión publica por este medio, tampoco pongo en duda las grandes dificultades que la familia venezolana está viviendo para poder medianamente alimentarse, en un país en donde la escasez de alimentos ya se convirtió en una mentira, porque en todos lados hay alimentos, lo que no hay es dinero que alcance para adquirirlos, porque todos los días le aumenten el doble de lo que costaba hoy. Sí, vemos con preocupación la propagación de indigentes hombres mujeres adolescentes y niños, buscando en la basura, unos buscando alimentos, otros buscando cosas que le sirvan para vender, o artículos que les sirvan para su uso personal, eso es una realidad innegable e imposible de ocultar.

Como tampoco podemos ocultar que después de las guarimbas en el Municipio Chacao proliferan los indigentes, jóvenes y niños y hasta una mujer embarazada que ponen en peligro a los alumnos, de los colegios y liceos aledaños al Municipio y mantienen en una constante zozobra y preocupación al profesorado de estas instituciones. Sabemos que hay tantas cosas que están fallando, y que pareciera que nadie puede parar esa rosca que está haciendo mella en los sectores más humildes de la población. De acuerdo a lo que alcanzamos a ver y conocer, pues es de imaginarse que los padres con niños recién nacidos estén pasando una dura crisis, en cuánto a fórmula infantil se refiere si hay escasez de la fórmula infantil tradicional conocida por nosotros y la que se consigue es a unos precios que superan el doble del sueldo mínimo, y los pañales desechables, cada quien los vende al mejor postor la mayoría ha recurrido a los tiempos de la abuela, el pañalito de tela. Si bien es cierto, no deberíamos estar viviendo está situación, pero tampoco es la primera vez que los empresarios, juegan con la necesidad del pueblo. Hasta ahí todo es una realidad que lastima la dignidad de los venezolanos.

Ahora bien, de acuerdo a investigaciones que hemos realizado, y por experiencia propia, tenemos constancia que en los colegios y liceos públicos a nivel nacional, los alumnos reciben el beneficio del almuerzo, esto no excluye a ningún sector en donde hayan colegios públicos, sólo en pocas ocasiones el servicio de comedor es suspendido, cuando no hay agua en la zona, pero no por falta de alimentos, el problema es que estamos tan acostumbrados a ver la parte mala, que las pocas cosas buenas, nos negamos a creerlas y menos a divulgarlas, pero si es importante que seamos ecuánimes, a la hora de hacer una crítica, si es que queremos dar nuestro aporte, como comunicadores que nos preocupamos por el bien de la colectividad.

Bien por Roland que consiguió en su camino personas con sentimiento humano, pero hubiera sido bueno preguntarle en que colegio estudia, para poder llevar la queja con pruebas a la instancia que le compete, e inclusive llevar la queja a los directivos del colegio y saber el por qué ese colegio no está cumpliendo con las órdenes dadas por el gobierno, que es requisito obligatorio otorgarles el almuerzo a los estudiantes, tanto de la mañana como los de la tarde. Y hacerles saber que un niño de escasos 12 años, no debería salir solo del colegio considerando la inseguridad reinante alrededor de las instituciones educativas y eso no es un secreto para nadie. Y es motivo de llamados de atención a los padres y representantes, por parte de los educadores. Si no lo hacemos de esa forma solo será una crítica pero no estamos aportando nada para la solución.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 831 veces.



Zonia Linares

Nací con corazón revolucionario. Chavista desde 1992. Creo en Dios, mi patria sigo y seguiré los sueños de mi comandante eterno.

 sonfer723@gmail.com      @sonfer723

Visite el perfil de Zonia Linares para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Zonia Linares

Zonia Linares

Más artículos de este autor