Lorca, Tarek Saab y la PDVSA apuñalada

El asesinato de García Lorca estremeció a la Humanidad, el vértigo de los abismos se apoderó de las mentes y corazones más lucidos del planeta, supieron que algo espantoso se aproximaba. Y no se equivocaron: había llegado el fascismo.

Unos hombres se erigieron en dioses que se alimentaban de otros hombres, la barbarie que comenzó con el asesinato del Poeta amenazaba a toda la Humanidad. La guerra devastó al planeta, millones de muertos fueron el símbolo de los tiempos, la ética del horror emergió de las profundidades de la psiquis; el hombre, como nunca, fue victima del hombre.

Supimos que los poetas son el brillo de los tiempos, la vida habla a través de ellos. Es impensable una Humanidad sin poetas. Nos hizo falta García Lorca para arrinconar tanta barbarie, parar a franco, acorralar a hitler. Los poetas han estado unidos a las desgarramientos de la Humanidad, al final le han marcado el rumbo hacia la supervivencia de la especie, la vida amorosa, la belleza. García Lorca permanece, trascendió aquella época lúgubre, su poesía sigue brillando.

Entre nosotros se ha dado el milagro de la poesía, y los poetas han sido perseguidos. Andrés Eloy sufrió los grillos del Castillo Puerto Cabello, el odio de gómez no toleró la poesía. La dictadura de pérez jiménez lo persiguió hasta México. Recientemente el fascismo asomó su cara en aquel Abril nefasto y a la vez heroico, cuando los cabezas rapadas resurgieron y quisieron revivir los dioses que asesinaron a García Lorca. En medio de su demencia, de sus persecuciones hasta debajo de las piedras, buscaron, se ensañaron con un Poeta, Tarek, el que un día cantó a Iracara, el Poeta de la Revolución de Chávez. Aquello fue el anuncio de lo que vendría. Gracias se pudo derrotar a la barbarie. Y nos retiramos tranquilos a la vida apacible.

Ahora, a pocos años de aquellos tiempos de persecución de Poetas, el fascismo oscuro regresa, los conocidos cabezas rapadas crecen en las grietas de la ambigüedad, de la estulticia, a esos los conocemos desde Abril. Un fenómeno nuevo nos alarma: los poetas ya no son victimas de la represión, ahora ellos reprimen y se les ve el gusto, es otra cara del fascismo.

Hoy aparece Tarek Saab persiguiendo, agrediendo a PDVSA, la heroica PDVSA, desprestigiándola: descubrió el Poeta que en la industria hay un puñado de gerentes que se guían por los aires de los tiempos: son corruptos, se llevaron algunos millones de dólares, y en lugar de juzgarlos con discreción, hizo del hecho una vendetta, una persecución de brujas. Ahora él juzga y condena frente a un micrófono, lanza sobre la industria un balde de excremento. Por la acción insana de un puñado de gerentes condena a una industria que tiene más de cien mil hombres sanos, demostrado en la producción y en la lucha por la Patria.

Nadie defiende a PDVSA, sus directivos callan con silencio criminal, el gobierno, torpe como es, deja que devalúen la industria, los más pícaros saben que están preparando las condiciones para privatizarla.

El poeta entretanto juega a ser policía, un esbirro destacado, ahora amenaza cual Eliot Ness o aquel del macartismo; junto a la mediocracia siembra el terror fascista, repiten las acciones de los cabezas rapadas de Abril. Si perseguir a poetas presagiaba al fascismo, cuál será el futuro señalado cuando los poetas son los que persiguen. ¿Será signo de la muerte de la poesía, del fin de la Humanidad?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1580 veces.



Toby Valderrama y Antonio Aponte

elaradoyelmar.blogspot.com

 elaradoyelmar@gmail.com      @elaradoyelmar

Visite el perfil de Toby Valderrama Antonio Aponte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Toby Valderrama Antonio Aponte

Toby Valderrama Antonio Aponte

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a253020.htmlCd0NV CAC = Y co = US