Las 3.000 cajas de los CLAPS

Va de reto Satanás, toco madera y cruzo los dedos. Sin duda esta plaga existe y está formada por chupa sangres bachaqueros, contrabandistas, corruptos y chavistas de mentiritas enemigos de la patria de Bolívar y del sueño de Chávez.

Todos nosotros somos culpables de que persista este mal, claro unos mucho más responsables que otros. El gobierno con la ley en la mano debe imponer un castigo ejemplar a estos malandros, que al parecer se ríen de las autoridades, sus castigos y de la propia ley, ya hace mucho, en sus propias narices. Ante las repetidas noticias de los medios nos preguntamos.

¿Será que los corruptos se han apoderado del gobierno?

Hoy todo es posible, cuando medicinas y alimentos son vendidos y contrabandeados a Colombia y diversos lugares para venderlos al precio que les venga en gana. No es extraño, que por un cartón de huevos estos batracios pidan ya 10.000 machacantes.

El gobierno y sus autoridades deben buscar las cabezas de estos elementos, ir a los jefes, a los peces gordos, al capo de los capos, que son los que permiten que esto suceda y día por día continúe. Las autoridades, deben aplicar todo el peso de la ley a estos bandidos, tal como hacen en China, Irán, Malasia etc. Únicamente con la pena capital se acabaría con este feroz mal que acogota al venezolano hoy y que no le teme al gobierno. Se burlan de las leyes y matan de hambre al pueblo. Al parecer tienen buenos padrinos y millones de billetes verdes que los respaldan, logrando burlar la justicia venezolana, lo que hace pensar a estos grupos mafiosas organizadas, que vale la pena seguir con esta guachafita y en este tan lucrativo "negocio".

Tres mil cajas de CLAP listas para viajar a Colombia, y al parecer otros emisarios las ofrecen por cantidades mayores.

¿Quién es el jefe?

A este es el hay que buscar amigo Freddy Bernal. Darle un castigo ejemplar, y sin taparles el rostro como se siguen haciendo en forma errónea las policias, evitando así que el pueblo les vea las caras, y los reconozca.

Esto continuará, mientras no guinden por los cojo…..s,

Si no se rían, por ahí mismito, a estos delincuentes no se acabará con estas pandemias.
La revolución debe ser implacable con todos estos satrapillos, pues es un crimen de lesa humanidad traficar y enriquecerse con las penurias y el hambre del pueblo venezolano.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1654 veces.



José Juan Requena


Visite el perfil de José Juan Requena para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Juan Requena

José Juan Requena

Más artículos de este autor